El gestor aeroportuario mantiene el litigio con los operadores que fueron a la vía judicial para impedir los cobros de 2020. / C7

Aena cobra a sus inquilinos el 2021 con rebaja aunque con «errores» a su favor

El gestor aeroportuario recoge en las facturas del año pasado la caída de los pasajeros pero aún no ha devuelto lo cobrado de más en 2020

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Ayer comenzaron a llegar a los comercios y restaurantes de los aeropuertos españoles las primeras facturas emitidas por el gestor aeroportuario Aena por el alquiler de sus locales el pasado año. Tras el litigio mantenido en 2020 entre Aena y los inquilinos por los cobros abusivos del gestor aeroportuario, que cobró el 100% pese a la caída de un 72,4% de los pasajeros debido a la covid y que aún está pendiente de resolverse, Aena ha decidido acatar para los cobros del 2021 la norma aprobada por el Congreso a finales del pasado año -a raíz de una enmienda presentada en el Senado por Coalición Canaria (CC).- y que la obliga a ajustar la renta al volumen real de los pasajeros. La medida se aplica sobre la renta mínima garantizada, que depende del tráfico de pasajeros mientras que los operadores han pagado sin problema la renta variable, que se abona mensualmente en función de la facturación.

Según fuentes del sector, las facturas empezaron a llegar ayer por la mañana con una rebaja de entre el 50% y el 60%, dependiendo del aeropuerto y la caída de su tráfico. Si bien, como apuntan fuentes cercanas, los cobros presentan «algunos errores» que se están estudiando actualmente para realizar las oportunas reclamaciones. «Nosotros teníamos los cálculos hechos y vemos que en algunos conceptos se cobra más. Estamos analizándolo porque creemos que hay errores de entendimiento a la hora de interpretar la ley», señalan.

Tras la rebaja aplicada y a modo de ejemplo, una empresa que antes de la covid podía pagar a Aena cuatro millones de euros por sus locales, desembolsará por el 2021 entre 2 y 3 millones de euros, según su facturación y la caída del tráfico en el aeropuerto en el que esté. En 2020 Aena le exigía esos cuatro millones a pesar de haber perdido un 85% de la facturación y tener incluso unas cuentas en pérdidas.

Las empresas del sector no tenían claro que Aena fuera aplicar la rebaja estipulada por ley, después de que aún no les haya remitido las facturas del 2020 «rectificadas» y con el recorte que fija la norma, que tiene carácter retroactivo. El gestor aeroportuario está tramitando la rectificación de los cobros y devolución de aquellas empresas que no recurrieron a la vía judicial pero mantiene el litigio con los operadores que plantearon procedimientos judiciales y que, en la mayoría de los casos, solicitaron medidas cautelares para evitar que por el impago de lo que Aena les exigía se les pudieran ejecutar los avales.

Como ha admitido el propio presidente de Aena, Maurici Lucena, su intención es utilizar las vías legales a su alcance para evitar la norma y así ha planteado un recurso de inconstitucionalidad sobre ella.

Mientras esto se resuelve, los juzgados siguen fallando en contra de Aena y a favor de los operadores. Una de los últimos autos lo ha emitido la Audiencia Provincial de Las Palmas, que a finales de diciembre falló a favor de la empresa Zea Retail, que antes de la covid tenía 13 establecimientos en seis aeropuertos españoles -dos de ellos en el aeródromo de Lanzarote- y actualmente cuenta con siete, después de que los contratos hayan finalizado y Aena no los haya vuelto a sacar a concurso.

La sentencia de la Audiencia Provincial, que no es recurrible por Aena, llega después del rechazo del Juzgado de Primera Instancia 3 de Arrecife a estimar las medidas cautelares solicitadas por Zea Retail frente a los cobros exigidos por Aena en 2020. Como recoge el auto, Aena reclamaba a la empresa 129.220 euros por los dos locales de Lanzarote cuanto la empresa presentaba un resultado negativo de -363.474 euros a fecha de 31 de octubre de 2021 y había tenido que recurrir a un crédito ICO para salir adelante. «Está acreditada la difícil solvencia que resultaría para la entidad actora tener que abonar la renta mínima garantizada, insistiendo Aena en su reclamación», recoge el auto de la Audiencia, que advierte de que pagar esa factura «pondría en juego» la continuación del negocio de la empresa Zea Retail.

«No es que no queramos pagar; queremos abonar lo justo»

El presidente de la Asociación Española de Locales Comerciales de Aeropuertos (AEOCA), constituida a raíz de los problemas surgidos en 2020 entre Aena y los arrendatarios, Manuel Zea (dueño de la empresa Zea Retail, que ha logrado el apoyo del Audiencia Provincial en sus reivindicaciones frente a Aena), asegura que los operadores no quieren de dejar de pagar pero sí reclaman que los cobros sean justos y acordes con la actividad. Según indica, con las caídas de la facturación que se ha producido en todos los negocios en 2020 era imposible pagar lo que se les exigía Aena sin riesgo para su continuidad y la del empleo. «Solo hemos pedido un reajuste de los contratos a la situación actual y un equilibrio en el contrato», insiste.