Borrar
Edu Blasco, pensativo, con el Mediterráneo a sus espaldas. C7
Conflicto entre Israel y Palestina

Edu Blasco, el salvavidas: ahora rumbo a Gaza

El campeón español aparcará de nuevo las medallas para tirarse al mar a salvar migrantes que necesiten ayuda y estén en peligro | «Vamos a ir a zonas bombardeadas», pone en contexto el nadador criado en Fuerteventura

Kevin Fontecha

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 4 de marzo 2024, 17:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No hay nada mejor en la vida que sentirse realizado ayudando a los demás. Alos más necesitados. Saberse feliz con uno mismo cuando el de al lado sonríe. Porque un oro puede brillar como ningún otro metal, pero jamás llenará la satisfacción personal de luchar por las causas justas. Nadie elige el lugar donde le toca nacer. Y hay sitios y sitios. A veces, la desgracia inunda de tal manera que asfixia. Y, en esos momentos donde todo se intuye perdido, aparece la verdadera cara del ser humano.

El protagonista de esta historia, aunque él prefiera poner la lupa sobre los que verdaderamente necesitan visibilidad, no es otro que un tal Edu Blasco, campeón español a casi todos los niveles de la natación, habituado a las medallas y los piropos. El pasado fin de semana, sin ir más lejos, en Relevos, conquistó un nuevo oro en su haber rompiendo, de paso, el récord del Campeonato Nacional y bajando a 31 segundos y tres centésimas una marca que ya era buena (32 segundos y 68 segundos).

Blasco, que dio sus primeras brazadas en el Atlántico, pues aunque nació en San Sebastián creció en Fuerteventura, aparcará las competiciones oficiales para tirarse a mar abierto a salvar personas. Seres humanos. Porque donde muchos ven cifras y números, Edu ve personas. «Nuestra idea es echar una mano a las personas que están huyendo, protegerlas». El deportista irá esta vez a Gaza, donde la situación, en plena guerra con Israel, es un infierno.

«No sé exactamente qué nos vamos a encontrar porque la coyuntura geopolítica internacional es bastante diferente y hay mucha presión. Seguramente haya problemas. Iremos a zonas bombardeadas y seguramente la embarcación no se pueda acerca a la costa, por lo que tendremos que movernos en lanchas», comenta Blasco sin miedo alguno a lo que se podrá cruzar en su camino. Todo corazón y bondad, prioriza hacer el bien.

En su anterior misión.
En su anterior misión. C7

Tras su reciente experiencia en el Mediterráneo con el Open Arms, Edu Blasco espera seguir colaborando por la humanidad. «Me gustaría poner en valor la necesidad que tenemos de informarnos. El conflicto de Gaza, la intifada, que es el nombre del conflicto entre Israel y Palestina, es el conflicto armado más antiguo del mundo. Y, probablemente, el más importante. No solo por el contexto religioso y económico. Es la mayor matanza y desplazamiento de la historia de la humanidad...», narra Blasco con un nudo en la garganta.

«Cuando uno está vivo y puede opinar y pensar, hay diálogo»

«Me gustaría que mi tesis doctoral se tratase del conflicto de Gaza», confiesa el propio Blasco. «Hay que informar sin ponerte ni en un lado ni en el otro. Yo he estado allí. He vivido lo que es. No me posiciono. Protejo la vida. Cuando uno está vivo y puede opinar y pensar, hay diálogo. Cuando la violencia toma el control de la situación, ya no hay nada que hacer. Por eso hay que evitar las últimas consecuencias de la violencia, que no es otra que la muerte. Esta gente está saliendo por mar y hay que ir por ellos», continúa Edu al teléfono.

En sus virtudes y destrezas puede estar la salvación de los más necesitados. De esas personas que se tiran al mar sin saber nadar siquiera, solo en busca de una oportunidad o de salvar su vida, aunque por el camino puedan perderla bajo el agua. «Soy nadador, nado rápido. Soy lo suficientemente fuerte para llegar y lo suficientemente resistente como para aguantarlo. Tengo que ir. Tengo que estar. Es una responsabilidad», promete el campeón, entre otras cosas, de Salvamento y Socorrismo.

Esta será su sexta misión social y solidaria. Estuvo antes en Libia, Túnez, Egipto, El Hierro y de nuevo en Libia. Así, el nadador cocinado en Fuerteventura, que pondrá el pause a las competiciones oficiales, ofrecerá otra vez su versión más altruista.

Noticia relacionada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios