La Policía Nacional investiga y precinta la casa de San Rafael

La Policía Nacional le sigue la pista al incendio en la histórica casona de la finca de San Rafael. Agentes de la Policía Científica volvieron a personarse este martes en el edificio para tomar fotos y coger posibles muestras, y dejaron precintado el acceso a esta antigua y abandonada explotación agrícola.

GAUMET FLORIDO | / TELDE

A media mañana de este martes dos agentes de la Policía Nacional de Telde seguían con las pesquisas en el interior del inmueble. Este periódico intentó captar en imágenes los daños producidos en el edificio por las llamas que lo asolaron este lunes, 8 de mayo, pero la Policía Nacional mantiene el precinto sobre el complejo hasta que no se haga con todas las pruebas que ayuden a esclarecer qué motivó el fuego. Por lo pronto, testigos de la zona y el propio okupa que habitaba uno de los cuartos-sótano de la mansión, Kalman Racz, aseguraron haber visto salir huyendo de la finca a un grupo de jóvenes que, según estas mismas fuentes, viven en el entorno.

En todo caso, desde el exterior del inmueble se podían apreciar, al menos parcialmente, los daños que le causó el incendio. A simple vista se observa cómo se vino abajo toda o parte de la techumbre del gran salón central de la vivienda, un entorno de aire señorial al que daba el resto de la casa y que, pese a años de saqueos y vandalismo, aún conservaba parte de su encanto.

Por su parte, Kalman Racz ya no podrá volver al pequeño sótano en el que se estaba quedando, al menos de momento. Servicios Sociales del Ayuntamiento de Telde le ha ofrecido asesoramiento sobre las ayudas a las que tiene derecho. Por ahora, se ha mudado a un edificio que comparte con otros okupas en la capital.