Imagen de archivo de agentes del Cuerpo Nacional de Policía. / C7

Quebrantó la orden de alejamiento e intentó asesinar a su ex en El Tablero

El Ministerio Fiscal interesa una condena de 16 años de cárcel por acuchillar a la víctima en múltiples ocasiones

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Este martes a las 9.30 horas, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial juzgará a Roberto O.R., que está acusado de quebrantar la orden de alejamiento que tenía sobre su expareja para intentar asesinarla, en unos hechos ocurridos en El Tablero en abril de 2019. El fiscal interesa una condena de 16 años de cárcel.

Esta parte entiende que a las 23.00 horas del 26 de abril, Roberto O. R. actuó «a sabiendas de que sobre él pesaban unas prohibiciones consistentes en «no aproximarse durante dos años» a su expareja -con la cual había convivido en San Bartolomé de Tirajana- a una distancia inferior a 500 metros en cualquier lugar que se encontrara o «comunicarse con la misma durante dos años».

Pues a pesar de esta medida, obró «con total desprecio por las resoluciones emanadas por la Administración de Justicia», añade la Fiscalía, y acudió al Bar La taberna de El Tablero «donde se dirigió» a su ex «para pedirle un cigarro y cinco euros».

Más tarde, sobre las 23.30 horas, el procesado fue nuevamente hacia la víctima «cuando esta se encontraba en la Calle Hawai» y «con ánimo de acabar con su vida y como acto de dominación por el hecho de ser mujer», sacó un cuchillo y comenzó a apuñalarla en el cuello, en el abdomen y en la espalda «de forma sorpresiva sin que inicialmente tuviera la oportunidad de defenderse».

Como consecuencia de esta agresión la mujer «sufrió unas heridas consistentes en la rotura traqueal penetrante con neumomediastino, una perforación esofágica en la cara anterior derecha de unos seis milímetros de diámetro, múltiples contusiones y laceraciones pulmonares, pneumoperitoneo secundario o perforación de víscera hueca, laceración hepática, fractura de escápula izquierda, trastorno adaptativo de tipo ansioso y una eventración multisaculada, que requirieron para su cura «de una primera asistencia facultativa y tratamiento médico quirúrgico». Como consecuencia de este ataque, la víctima tardó en sanar 529 días de los cuales 14 fueron impeditivos para sus quehaceres habituales, fruto de unas heridas que le causaron unas secuelas graves de 25 puntos. Esta mujer «habría perdido la vida a consecuencia de esta agresión si no hubiera recibido asistencia médica urgente», determina la Fiscalía.

Hay que destacar que el procesado tiene antecedentes penales con sentencia firme de febrero de 2019 por un delito de malos tratos en el ámbito familiar y está en prisión preventiva por estos hechos desde el 30 de abril de 2019, es decir, cuatro días después de haber perpetrado supuestamente el ataque.