Borrar
El veterinario del Cabildo de Gran Canaria Pascual Calabuig sostiene dos crías tras ser auxiliado por los bomberos de Las Palmas de Gran Canaria. Bomberos
Picotazo de bienvenida a Gran Canaria

Picotazo de bienvenida a Gran Canaria

Bomberos y el Cabildo colaboran para trasladar un nido de charranes por los ataques contra los cruceristas en el muelle de Santa Catalina

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 15 de mayo 2024, 14:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A este paso, el charrán común ( 'Sterna hirundo') va a acabar por convertirse en el símbolo del debate sobre el control del turismo en Canarias. Un dispositivo de Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria y los expertos del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria colaboraron en la mañana de este miércoles en el traslado de un nido de charranes puesto en el techo de uno de los edificios construidos en la terminal de cruceros. Las aves, que en época de cría se vuelven agresivas para proteger a su descendencia, habían protagonizado estos últimos algunos ataques contra los cruceristas que subían y bajaban de los barcos que atracan en el muelle de Santa Catalina.

Un equipo del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del parque zonal de La Isleta se desplazó hasta el lugar a auxiliar al veterinario del área de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Pascual Calabuig, en la operación de rescate.

«Los charranes habían anidado en una construcción que era una subestación eléctrica del muelle de Santa Catalina y estaban dando picotazos a los turistas que se acercaban por allí», explican desde Bomberos.

Imagen principal - Picotazo de bienvenida a Gran Canaria
Imagen secundaria 1 - Picotazo de bienvenida a Gran Canaria
Imagen secundaria 2 - Picotazo de bienvenida a Gran Canaria

El nido estaba a unos seis metros de altura, de ahí que se hiciera necesaria la intervención del SEIS para llegar al techo. «Dos compañeros tuvieron que subir a auxiliar a Pascual Calabuig porque en cuanto llegamos arriba empezaron a atacar», exponen los mismos agentes, «enseguida aparecieron unos doce charranes para defender el nido».

Este comportamiento es natural en estas aves. Los charranes forman colonias para defenderse de posibles ataques de otras aves de mayor tamaño, como las gaviotas, o de cualquier amenazan. Así, cuando sienten que existe un riesgo para sus huevos o para los pollos, comienzan a emitir unos chillidos que inducen a los otros charranes que están cerca a responder a la llamada de auxilio y plantear una defensa común frente a la amenaza.

La operación se saldó con el rescate de tres pollos, de los que uno nació hace tres o cuatro días, y los otros dos puede que rompieran el cascarón entre este martes y el miércoles, y de dos huevos más que están a punto de eclosionar. Todos fueron trasladados con urgencia al centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria para ser depositados en la incubadora.

Una vez pasada la época de cría cambie el plumaje, en unos meses, las aves serán soltadas en este entorno para que se reintegren al medio natural. Hay que recordar que en esta zona, entre el centro comercial El Muelle y la Base Naval, existe una plataforma en medio de la lámina de agua, instalada para que las aves puedan anidar allí sin sentirse amenazadas por la proximidad humana.

Los bomberos salen del muelle de Santa Catalina tras el rescate de los charranes.
Los bomberos salen del muelle de Santa Catalina tras el rescate de los charranes. Cober

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, que dirige Raúl García Brink, está apostando por la recuperación de esta especie. De hecho, Las Palmas de Gran Canaria se ha convertido ya en el principal núcleo de anidamiento y cría de estas golondrinas marinas en toda Canarias. En la actualidad, tienen a su disposición las plataformas de la Base Naval, del muelle Nelson Mandela y del Roque Matavinos, en la costa del Confital.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios