Borrar
Un momento de la intervención tras el accidente de la guagua de Global en la estación de San Telmo. Arcadio Suárez
Atropello en la estación de San Telmo

«Cuando abrió los ojos ya estaba debajo de la guagua»

Familiares del hombre arrollado por la guagua de Global en El Hoyo relatan la experiencia sufrida en el accidente del miércoles

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 16 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El accidente de la guagua que se estampó contra la pared de un andén en el intercambiador de San Telmo, en Las Palmas de Gran Canaria, sigue bajo investigación. Aunque todavía es pronto para conocer las causas del siniestro, en el que dos personas resultaron heridas -una de gravedad y otra en condición crítica-, el testimonio de los afectados empieza a aflorar. Sus palabras permiten esbozar ya un accidente rápido, casi repentino. Algunos familiares de J.L.P.R., el vecino del pueblo de San Lorenzo que fue arrollado por la guagua, trasladan a CANARIAS7 las palabras del hombre atropellado este miércoles en El Hoyo, ya que desde la Unidad de Medicina Intensiva del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín no puede usar el móvil. «Nos dijo que cuando abrió los ojos, ya estaba debajo de la guagua», exponen sus familiares, que optan por el anonimato.

También les confirmó que la guagua estaba quieta y que, de repente, arrancó. El movimiento hizo que la guagua no solo subiera el bordillo del andén, sino que se estampara contra la pared. A consecuencia del impacto, una mujer que estaba en el interior de la guagua quedó atrapada por el chasis del vehículo, de tal manera que tuvo que ser excarcelada por los agentes del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS). Ella fue la que ingresó en estado crítico.

En ambos casos, los dos pacientes evolucionan de modo favorable, según la información facilitada por la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria.

J.L.P.R. pasó una buena noche. «Durmió bien y está tranquilo pero dice que tiene el cuerpo molido» como consecuencia del atropello sufrido en el intercambiador de San Telmo.

El accidente se produjo cuando iba a volver a casa. Como es habitual, cogía la guagua en El Hoyo. La línea 229 (Las Palmas de Gran Canaria-Teror) lo dejaba cerca de su casa, en San Lorenzo. Pasaba por delante de la guagua, en el andén 19, cuando el vehículo se le echó encima.

El momento del impacto no está en su memoria. Y el dolor empieza a abrirse paso ahora. Solo recuerda que estaba boca abajo y que encima tenía un vehículo de varias toneladas.

También retiene vívida las manos del vigilante de seguridad del intercambiador que lo ayudó a salir de la parte baja de la guagua. En todo momento estuvo consciente.

El chófer bajó por su propio pie

También recuerda la impresión que le causó la cara desencajada del conductor, como la de una persona que trata de entender lo que le acaba de ocurrir.

«A mí me da pena el chófer», explica un familiar de J.L.P.R. El conductor, que dio negativo en las pruebas de alcoholemia y drogas, tampoco perdió la consciencia en ningún momento, según pudo saber este periódico. «No se explicaba lo que podía haber sucedido», señalan desde Global, «no se desmayó, estaba consciente y se bajó por su pie de la guagua». Sí que presentaba un cuadro de ansiedad importante, de ahí que la compañía le haya dado unos días de descanso para que pueda recuperarse de la conmoción.

La familia del accidentado espera que cuando J.L.P.R. esté estable pueda coser el hilo del relato que todavía reposa entre las sombras. Para ellos, sí está fresca la angustia sufrida en los primeros momentos del accidente, cuando carecían de información sobre el estado de su familiar. «Una hermana nos dijo que se lo habían llevado al hospital, pero que no cogía el teléfono».

Un vendedor de la ONCE

Sabían que era un usuario habitual del transporte público, que cogía en el intercambiador. El Hoyo es no solo el sitio donde coge la guagua J.L.P.R., sino también su lugar de trabajo, en el que solía vender los números de la ONCE, aunque en los últimos tiempos estaba de baja médica, tras dos intervenciones quirúrgicas -en un ojo y con una hernia- y otras afecciones a su salud. «Ya le dijimos que cuando salga, va a tener que ir a Teror a ver a la Virgen del Pino», relatan sus familiares.

En el intercambiador todavía se respira cierta tensión por lo que pudo pasar. «Si en vez de esa línea pasa con la que suele ir al aeropuerto, la guagua se hubiera llevado por delante a los chóferes que se ponen allí, en una zona que llaman 'el gallinero'», señalan otras fuentes.

Los servicios sanitarios llegan a la estación de guaguas donde se produjo el accidente.
Los servicios sanitarios llegan a la estación de guaguas donde se produjo el accidente. Cober

Mientras se alivian las tensiones, continúa la investigación para conocer las causas del accidente. Los agentes de la unidad de Atestados de la Policía Local recopilaron este jueves las imágenes grabadas tanto en el interior del vehículo accidentado como en la estación. También se ha solicitado la información del vehículo, que tiene ocho años y había pasado todas las inspecciones periódicas obligatorias.

Con ello, y los testimonios de testigos y personas involucradas, se elaborará un parte de accidente que solo se trasladará a la autoridad judicial en forma de atestado si se tienen sospechas de que pueda haber un supuesto comportamiento delictivo.

Por otro lado, el Cabildo de Gran Canaria está a la espera de que Global concluya su investigación para decidir si hay que abordar medidas extraordinarias que mejoren la seguridad del transporte.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios