Un cernícalo abatido tras colisionar con las aspas de un aerogenerador en el sur de la isla. / C7

Biodiversidad pide frenar los parques eólicos hasta ver su efecto acumulativo

El informe contrario al proyecto de Tinojai en Juan Grande propone aplicar el «principio precautorio» hasta valorar el impacto en especies y hábitats

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental ha emitido una declaración de impacto desfavorable a la creación del parque eólico Tinojai al lado del Ecoparque Sur, en Juan Grande, por resultar incompatible con el planeamiento insular y municipal, por el impacto paisajístico entre el Sitio de Interés Científico (SIC) de Juncalillo del Sur, incluido en la red Natura 2000, y las rampas de Amurga y por la probable afección de sus cuatro aerogeneradores a especies de avifauna protegida.

La declaración de impacto desfavorable destaca que la ubicación del parque entre zonas de aptitud natural con alto valor para las aves, el punto de alta concentración que constituye el vaso de vertido de residuos de Juan Grande y el área prioritaria de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de especies de avifauna amenazada IBA número 45 de Juncalillo del Sur-Aldea Blanca «hacen que el proyecto no contribuya a la función prevista por el planeamiento territorial para esta zona, consistente en favorecer los movimientos, la dispersión y los flujos de las aves, incrementándose, por tanto, el riesgo de mortalidad por colisión» con las aspas.

El informe contrario al proyecto del Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Canarias va más allá y reclama aplicar el «principio precautorio y de incertidumbre» previsto en la Ley del Suelo de 2017 y «posponer la autorización administrativa de nuevos parques eólicos» hasta conocer previamente la planificación sectorial o territorial de la industria energética, el dimensionamiento final y contar con estudios científicos específicos.

«No es posible emitir un informe técnicamente concluyente si no se cuenta con una planificación que permita evaluar el efecto global y acumulativo, las sinergias y repercusiones que la implantación de los parques eólicos pueden tener sobre las especies y hábitats tanto a nivel insular como a nivel local», explica sobre la necesidad de alejar la lupa para medir los impactos de la implantación de nuevos aerogeneradores.

El Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias, «herramienta de consulta que en ningún caso puede sustituir a las prospecciones de campo o estudios faunísticos o botánicos», recoge la presencia en la zona de al menos 26 especies protegidas, tanto residentes como migratorias. De ellas, una está catalogada en peligro de extinción, tres en la categoría vulnerable y el resto figura en el Listado de Especies Silvestres en Protección Especial. Además, seis están incluidas en el anexo I de la Directiva Aves y una en el IV de la Directiva Hábitats.

Vista de la central térmica de generación eléctrica Juan Grande rodeada de aerogeneradores. / C7

La zona elegida para el parque eólico Tinojai, agrega el informe sectorial, es importante para las especies esteparias. De hecho, se han registrado «importantes concentraciones postreproductoras de alcaravanes, especialmente en la zona comprendida entre el centro penitenciario y Castillo del Romeral».

Además, en el ámbito de afección está el hábitat de interés comunitario 5330 Matorrales termomediterráneos y preestépicos, en el que la Ley del Suelo pide deben adoptar las medidas necesarias para evitar el deterioro, contaminación y fragmentación de los hábitats y las perturbaciones que afecten a las especies.

Por último, Biodiversidad subraya que el proyecto no cuenta con mejoras tecnológicas que minimicen los impactos de los aerogeneradores sobre las especies y los hábitats.

El proyecto con declaración de impacto desfavorable prevé levantar cuatro aerogeneradores de 2,35 MW para sumar una potencia total de generación de 9,4 MW con una inversión de 13,86 millones de euros que incluye una linea eléctrica de evaluación subterránea y paralela a la carretera GC-500 con un longitud de 9,76 kilómetros. Los aerogeneradores serian de 124,3 metros de altura total, con una altura de buje de 78,33 metros y un diámetro de rotor de 92.