Canarias7
Efe / Nueva York

Londres pedirá a la Interpol el arresto de los sospechosos en el caso Skripal

La solicitud internacional para detener a Alexander Petrov y Ruslán Boshírov, dos oficiales del espionaje ruso, se sumará a la orden europea de arresto que las autoridades británicas ya habían dado a conocer este miércoles.

"Si cualquiera de esos dos individuos viaja alguna vez fuera de Rusia, daremos todos los pasos a nuestra disposición para detenerlos, extraditarlos y llevarlos ante la Justicia en el Reino Unido", dijo este jueves la embajadora británica ante la ONU, Karen Pierce.

La diplomática, que habló en una reunión del Consejo de Seguridad sobre el llamado caso Skripal, recordó que la legislación rusa no contempla la extradición de sus nacionales, por lo que Londres no ha hecho tal petición a Moscú.

Según las autoridades británicas, Petrov y Boshírov han sido identificados como los sospechosos en el envenenamiento en Salisbury y hay suficientes pruebas para acusar a ambos de conspiración para cometer asesinatos.

Los Skripal estuvieron hospitalizados varias semanas tras ser envenenados con el agente nervioso Novichok, de fabricación rusa, lo que llevó al Gobierno británico a culpar al Kremlin del ataque y a expulsar de Londres a varios diplomáticos.

Unos meses después, la británica Dawn Sturgess murió tras envenenarse con Novichok al entrar en contacto con un frasco de perfume que, según los medios, había recogido del suelo y que contenía el agente nervioso, mientras que su pareja, Charlie Rowley, también enfermó, pero se recuperó tras unas semanas hospitalizado.

El Reino Unido convocó este jueves al Consejo de Seguridad de la ONU para informar al resto de países de los detalles de su investigación.

En su intervención, Pierce arremetió duramente contra Rusia, a la que acusó de ignorar las normas internacionales y de comportarse de forma "desvergonzada" y "temeraria".

"Intentaron matar a los Skripal, jugaron a los dados con las vidas de la gente de Salisbury, viven en un universo paralelo donde las reglas normales de los asuntos internacionales están invertidas", insistió.