Canarias7
José L. Reina

Con todos ustedes, Rubén Castro

Tras un verano muy movido en las oficinas del club amarillo, los pupilos de Manolo Jiménez se estrenan en casa ante una ilusionada afición, que ha visto como se está formando un equipo que, por nombres y categoría, aspira a todo en esta temporada. El primer once de Manolo Jiménez contó con siete debutantes de las nuevas incorporaciones: Raúl Fernández en la portería, David García, Cala, Lemos y Dani Castellano en defensa, Rivera, Javi Castellano y Ruiz de Galarreta en el centro del campo, y Momo, Rafa Mir y Rubén Castro en ataque.

Desde los primeros instantes del encuentro quedó claro que el estilo que quiere aplicar Manolo Jiménez es el de un juego directo y rápido, con los tres atacantes moviéndose con mucha libertad, y con Rubén Castro de referencia ofensiva clara. Rivera y Ruiz de Galarreta como brújulas en el centro del campo, necesitarán tiempo y partidos para entenderse a la perfección, junto al tercer pivote, puesto por el que lucharán presumiblemente Javi Castellano y el recién llegado Maikel Mesa.

Rubén Castro abrió el marcador

Uno de los fichajes más ilusionantes de la temporada, Rubén Castro, tardó 15 minutos en abrir la lata. En una jugada trabada, una serie de rechaces cerca del área del Reus acabaron con el esférico llegando a los pies de Castro, en una situación en la que rara vez perdona. Un golpeo magistral desde el pico del área batió al portero visitante, Edgar Badía, que no pudo hacer nada a pesar de la estirada.

Control y llegadas del Reus

El gol de Castro no cambió la hoja de ruta del equipo catalán, al que le gusta jugar el balón y tocar buscando los espacios. Con los hombres de Jiménez bien plantados en el campo y mordiendo en defensa, la primera ocasión del Reus llegó en el minuto 24, cuando Alfred Planas mandó arriba un balón que creó algo de peligro en la portería defendida por el debutante Raúl. A partir de ahí, los visitantes se hicieron con el control del balón mientras los locales esperaban pacientes, que vieron como Fran Carbiá contaba con la ocasión más clara para los suyos en el minuto 40, cruzando demasiado un balón desde dentro del área amarilla.

Tras el descanso, mismo ritmo

El Reus volvió a hacerse con el control del balón nada más salir del vestuario tras los primeros 45 minutos, teniendo una clara ocasión en los primeros instantes de la segunda parte tras un disparo de Fran Carbiá. Los amarillos, que no se sintieron cómodos con el cuero, buscaban algo más de control en el centro del campo, por lo que Jiménez le dio la oportunidad a Fabio en el minuto 63 en sustitución de Rivera, que aunque necesita más partidos para acoplarse al sistema, dejó detalles de mucha calidad.

Efectividad y eterno olfato goleador

Cuando más atípico estaba el encuentro, sin un dueño claro sobre el césped y con un ritmo bajo, una gran jugada de Álvaro Lemos por la derecho acabó con un peligroso centro al que no pudo llegar Rafa Mir en el centro del área pero al que si llegó, como siempre ha llegado durante toda su carrera, Rubén Castro para marcar el segundo en el marcador y en su cuenta personal en el minuto 68.

Tras el gol llegó la calma

Tras el segundo gol del depredador Castro, el juego de la UD mejoró de manera considerable, manejando el partido y dejando pasar los minutos. Algunas galopadas de Sacko por la izquierda y el debut del altísimo delantero Pekhart, fueron los principales atractivos de la recta final del encuentro, que sirvió para que el público presente celebrara con los suyos la primera victoria de la temporada, y coreara la figura eterna del gran capitán, David García, que iguala en partido al mítico Germán Dévora.