Borrar

Episodio 8

Siempre en otro sitio

¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para cumplir tus sueños? Pedro Carmona lo tiene claro. Malvive durante el año para poder pisar hasta el último país del mundo

podcast background

Miércoles, 7 de junio 2023, 23:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Por pocas cosas se malvive con gusto. Pedro vive para viajar y viaja para vivir, aunque para ello tenga que pasar parte del año pluriempleado en los peores trabajos. La experiencia del viaje en solitario, el descubrimiento de los lugares más remotos, merece la pena. Todo lo aprendió de un cazatesoros moderno, un barbudo en la cuarentena que pasó por allí antes que él.

Newsletter

Créditos

  • Una historia de Carlos G. Fernández

  • Edición Luis Gómez Cerezo

  • Producción técnica Íñigo Martín Ciordia

  • Diseño sonoro y mezcla Rodrigo Ortiz de Zárate

  • Coordinación general Andrea Morán

  • Dirección y producción ejecutiva José Ángel Esteban

  • Ilustraciones Gustavo Magalhães

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

Transcripción

Episodio 8

Siempre en otro sitio

FUERA DEL RADAR: SIEMPRE EN OTRO SITIO
José Ángel Esteban: ¿Qué tal? Bienvenidas y bienvenidos a nuestras historias.
SONIDOS INTERCAMBIADOR DE AUTOBUSES
JAE: Cuando el joven Pedro Carmona dejó su pueblo por primera vez, sabía perfectamente lo que estaba buscando.
Pedro Carmona: Ese Pedro de 19 años es un Pedro que llega con muchísima ilusión a Madrid, que realmente cree que crear historias es lo que tiene que hacer en la vida.
JAE: Crear historias. Ese era su sueño. Estudiar para ser artista. En la maleta, como tantos jóvenes, expectativas realistas y sueños idealizados. Desde un pueblo de Córdoba, Pedro se mudó a Madrid para estudiar cine.
SONIDO MAQUINA DE TATUAR
PC: Esta es 'La Cosa' de Carpenter, aquí está 'El Necronomicón' de Posesión Infernal…
JAE: Sus brazos están totalmente tatuados con personajes de clásicos del terror. Su piel cuenta una historia.
PC: El machete de 'Viernes 13', el 'Nosferatu', 'Frankenstein' pero el de Boris Karloff.
JAE: El cine es una pasión.
PC: Es como la máxima expresión del arte que existe.
JAE: Una pasión y una apuesta.
PC: Años de juventud y dedicación y de amor, de que piensas que realmente algún día vas a ganar un Óscar.
JAE: Ganar. Ser una estrella. En un mundo en el que hay una inmensa tasa de paro y precariedad y donde los sueños no dan de comer.
PC: No me arrepiento de los conocimientos que adquirí. Pero si volviese a mis 18 años, creo que tomaría otro camino.
JAE: En este viaje, en este camino, y de eso vamos a hablar, de lo que uno quiere y de lo que uno termina haciendo, Pedro va a recibir muchas lecciones. Aunque algunas de las respuestas que busca las va a encontrar a más de diez mil kilómetros de España.
PC: Yo cuando viajo no estoy de vacaciones.
JAE: Porque Pedro se ha convertido en un viajero
PC: Yo me quemo mucho más, adelgazo, me pongo enfermo, duermo en sitios mucho peores que cuando estoy aquí en Madrid.
JAE: Un viajero apasionado. De eso va esta historia, de alguien que soñaba con un Oscar y ha terminado por protagonizar un viaje infinito.
PC: Polonia y Bielorrusia. En Hungría, Eslovenia, Eslovaquia. Austria…
JAE: Una aventura en la que Pedro ha encontrado algunos compañeros especiales.
PC: Juntos hemos estado tres veces en Japón, dos veces en Italia. Hemos estado en Kirguistán, en Kazajstán, en República Checa…
JAE: Un amigo con el que ha recorrido más de cuarenta países…
PC: Yo a Jorge siempre lo he considerado como un maestro, como un sensei.
JAE: Un maestro y un alumno que se acabará convirtiendo también en un experto nómada.
PC: ¡Y San Marino! El país más bello del mundo.
JAE: Dos viajeros, pues, y un gran giro de guion…
PC: Somos los últimos aventureros que quedan.
CABECERA: FUERA DEL RADAR, HISTORIAS MÁS ALLÁ DE LA NOTICIA. EN ESTE EPISODIO: SIEMPRE EN OTRO SITIO
SONIDO DE AVIÓN
JAE: ¿Cómo y por qué uno cambia de destino?
PC: A veces lo pienso mucho y me veo siendo el dueño de un hostel en el sudeste asiático.
JAE: Lo que en su pueblo Pedro había escrito para el guión de su propia vida pasaba por dedicarse al cine y convertirse en una estrella. Como en las películas, hay obstáculos, desvíos, crisis, a veces insalvables, y esa batalla permanente entre lo inesperado y lo inevitable.
PC: Es como sacarte de tu estanque y meterte en otro con unos peces totalmente diferentes y con el miedo de que te coman.
JAE: Bueno, pues para entenderlo, para entender ese salto, más vale que empecemos por el principio. Así que volvamos al punto de partida. Villanueva de Córdoba. Ocho mil habitantes, una hora de carretera hasta la capital de provincia.
PC: Todos mis amigos que siguen viviendo allí están casados, tienen hijos, se han comprado una casa, tienen una vida bastante establecida.
JAE: La familia de Pedro no tenía ninguna tradición creativa.
PC: Mi hermana estudió Derecho y Empresariales y tiene dos máster, entonces es una persona de provecho y mi madre siempre quiso que yo estudiase Historia o que estudiase también Derecho.
JAE: Es normal. Todas las familias son escépticas ante el sueño del artista. También la de Pedro. Pero confiando en él, le apoyaron y le permitieron seguir ese camino, poco seguro, de estudiar cine.
PC: Mi padre es dentro de que es un hombre muy clásico, es el típico español con bigote que te esperas, sí tuvo más manga ancha conmigo, de decirme bueno, «Cumple tus sueños». También me dijo: «Ten un plan B».
JAE: El Plan B tampoco iba a ser posible. Esta historia la ha investigado Carlos García Fernández y la narra Andrea Morán.
SONIDOS DE UN RODAJE
Andrea Moran: En 2009 Pedro llega a Madrid y comienza su curso de dirección cinematográfica. Todos los viernes, sin excepción, hay rodaje en el plató.
PC: Dos años muy divertidos de mi vida. Hacíamos cortos y yo me apuntaba a todo, incluso había alguno en los que sólo agarraba una pértiga o tenía que mover muebles.
AM: A veces, lo mejor que hace una escuela es juntar a personas que se tenían que conocer.
PC: Prácticamente el 80% de la gente que a día de hoy sigue siendo mi amiga en Madrid, conocí a una chica que fue mi pareja durante cuatro años…
AM: Pero hubo un encuentro distinto a los demás. Alguien que iba a cambiarlo todo.
PC: Antes de incluso conocerlo, hablar con él; como una figura en plan de «Quiero tomarme un café con este señor y que me y que me diga qué pasa en la vida».
AM: En la puerta del Instituto del Cine de Madrid, en Príncipe Pío, está fumando un estudiante, unos diez años mayor que él. Le llama mucho la atención.
PC: Era esta persona que iba con gabardina, con su aspecto de Alan Moore trasnochado.
AM: Barba muy larga, mirada intensa, largos silencios… Era Jorge:
Jorge Arias: Lo primero que me llamó la atención es que tenía una verborrea... Bueno, me sigue llamando la atención incluso hoy, una verborrea increíble.
AM: Tiene doce años menos que él, pero cuando Pedro conoce a Jorge, Jorge Arias, consigue impresionarle con sus conocimientos sobre cine, y no un tipo de cine cualquiera…
JA: Cine de los años 70 de terror de una productora que se llama 'La Hammer'. Me sorprendió mucho porque es un tipo de cine muy vetusto y la verdad no me esperaba que una persona de 20 años tuviera ese tipo de intereses.
AM: Jorge había sido camarero, proyeccionista en cines, en páginas web… pero, sobre todo, llevaba ya un tiempo viajando. Su primer gran viaje fue en 2002: el Interrail. Adolescencia y mochilas descubriendo el mundo.
JA: Entonces estábamos completamente engarrulados. Era una especie de de película de Paco Martínez Soria.
AM: Sus amigos hacían en Europa todo lo que se supone que hay que hacer.
JA: Llegamos a Amsterdam y estuvieron completamente adormecidos durante tres días por el consumo de… Bueno, no hace falta que lo diga.
AM: Sí…Marihuana. Jorge no consumía pero era el único que hablaba inglés.
JA: Me tocaba a mí hacer la compra de ciertas cosas.
AM: Se cansa.
JA: Y decidí probar a viajar solo. Y fueron diez días maravillosos en los que me di cuenta de que realmente es factible viajar solo.
AM: No solo eso, sino que le encuentra muchos atractivos.
JA: Abandonas toda comunicación con la familia. Sientes por primera vez el anonimato.
AM: A Jorge le gusta esa sensación.
JA: Podías ser quien quieras.
AM: Y decide buscarla más a menudo. Se lanza a organizar viajes por su cuenta. Solo. Por ejemplo, de Turquía a Dinamarca, un viaje largo y provechoso.
JA: Se asocia mucho la cultura del viaje con la curación. Acabas teniendo un diálogo interior y acabas lidiando con muchos asuntos que a lo mejor llevan inquietándote muchos años.
AM: Jorge tiene una filosofía de la vida y del viaje. Irán, Armenia, Georgia: siempre solo. Pedro sigue empeñado en su plan A: el cine.
PC: Yo he estudiado casi todas las ramas audiovisuales que hay. Estudié Dirección de cine, estudié guión de cine, estudié fotografía…
AM: Pero el mercado es duro y hay que buscar alternativas. Un Plan B, como diría su padre. Un trabajo estable y normal. Veterinaria…
PC: Es verdad, pero ves a los animales en su peor momento. Entonces, si eres sensible, es muy difícil. Estuve en una eutanasia. «No tío, no puedo…»
AM: Todo son puertas cerradas. Tierra de nadie. Y ahí aparece Jorge.
JA: Llega un momento en que a lo mejor entre los 25 y los 35 te tienes que dar de golpe con la realidad.
AM: Para Pedro, Jorge es un consuelo. Comparten el cine, la precariedad, y se hacen muy amigos:
PC: En común tenemos el consumo de cerveza, a veces en cantidades industriales y eso crea una camaradería y hermandad.
AM: Se va al garete el Plan B.
SONIDO AVIÓN
NOTICIA FUKUSHIMA
PC: Yo estaba obsesionado con Japón desde los cinco años.
JA: Había pasado un año de Fukushima. Mi conclusión fue que los billetes iban a estar muy baratos y efectivamente estaban muy baratos.
AM: Estamos en 2013. Poca gente quiere visitar un país tras un accidente nuclear. Para Jorge, uno más. Para Pedro, su primer gran viaje.
PC: Yo como que ni me lo pensé. En cinco segundos dije: «Sí, sí, por supuesto».
JA: Llevaba varios meses viendo películas sobre la mafia japonesa, la yakuza. Entonces me empapé muchísimo de aquella cultura.
AM: De nuevo el cine se vuelve un elemento de unión entre ellos.
PC: He visto mucho cine de samuráis, de mafia, me crié viendo anime, leyendo manga…
AM: Pedro aprende de Jorge un estilo de vida.
PC: Jorge tenía la excentricidad, un perdigón que tenía en la cabeza que era; comer una vez al día, porque el tiempo que pierdes comiendo no estás viendo cosas.
AM: A encontrar lo que no aparece en las guías.
PC: No sólo quería ver templos o parajes bellos, sino que tiene una cierta cercanía o le ve un cierto encanto a las momias, a los huesos, a los cementerios.
AM: Algo muy diferente de los viajes organizados.
PC: Creo que si hablas con mil personas que han estado en Tokio, que no son de Japón, te aseguro que el 99% no saben que hay un museo del parásito.
AM: Eso sí, con lo justo:
PC: No te creas que somos esos que se van a dejar 1000 euros en esos 15 días. Somos, de hecho, los que vamos rateando.
AM: Pasan por Tokio, Kyoto, Hiroshima y Kamakura. El viaje también tiene un episodio de los que no se olvidan, de los que te recuerdan lo lejos que estás.
PC: Mi abuela se murió estando yo en Japón y ha sido de los momentos más duros de mi vida porque se intensifica mucho al estar allí. Yo lo pasé fatal y fue de esas veces que me replanteé mucho mi vida.
AM: En los siguientes años, Pedro comienza a acompañar a Jorge en muchos de sus viajes. Con sus correspondientes peligros…
PC: …Cruzando la frontera de Kirguistán… Yo estaba total y absolutamente aterrado…
JA: …Auténticos crímenes contra la humanidad… auténtico pánico…
PC: …Era una locura como iba conduciendo… totalmente asustados…
JA: …El tema de las enfermedades estomacales...
PC: …Nos dice es peligroso en esta zona hay hienas… atacan a la gente… ahí sí tuve miedo… ¿Qué hago yo aquí, perdido en mitad del Kenia, a merced de cualquier animal?
AM: Mientras, el resto del mundo, el resto de la vida, va a otro ritmo.
PC: Te das cuenta de que tus amigos tienen su vida porque siguen teniendo su trabajo, su pareja, tienen su monotonía.
AM: En cambio, su estilo de vida nómada exige sacrificios cada vez más extremos durante una parte del año, para poder viajar el resto. Alojamiento de supervivencia…
PC: Viviendo en un hostel en el que yo, por la mañana, para que me saliese gratis la habitación, trabajaba en el hostel, hacía la lavadora, me comía las quejas.
AM: Eso, por la mañana.
PC: Y por la tarde, a partir de las 03:30, me iba a repartir en bicicleta comida hasta las 00:00 de la noche. Yo trabajaba 50 horas semanales.
José Ángel Esteban: Cansado, en 2020 Pedro toma una decisión para cambiarlo todo. Quiere volver a Japón, para vivir allí al menos durante un año. Toca apretarse el cinturón y rellenar montañas de papeleo.
PC: Llevaba dos años ahorrando para ello. Me dan cita, ya que me lo habían aprobado para ponerme el sellito en el pasaporte el 24 de marzo de 2020. A principios de marzo… No sé si habéis visto las noticias últimamente… Una especie de pandemia mundial…
JAE: La pandemia frustró la oportunidad de Pedro para cambiarlo todo. Los viajeros indomables tuvieron que quedarse quietos como todos los demás.
PC: Lo que iba a pasar yo un año viviendo en Japón fue pasar tres meses encerrado en casa. ¿Qué hago aquí? ¿Qué demonios estoy haciendo?
JAE: Enseguida retomamos el relato.
PAUSA
JAE: Malvivir para viajar. Centrar tu vida en el viaje, en desaparecer continuamente. Y, entonces, un confinamiento.
PC: Yo trabajaba de camarero y se me acabó el trabajo y una crisis existencial brutal. Y acompañado de que yo soy una persona hipocondríaca y no quería salir a la calle.
JAE: Pero por mucho miedo al virus que haya, en cuanto se puede, la cabra tira al monte.
PC: En plena pandemia iba a ser la única posibilidad en nuestra vida de que haya poquísima gente…
JAE: En verano de 2020, Jorge y Pedro se plantan en una de las ciudades más turísticas del mundo.
JA: Una Venecia completamente abandonada. No había nadie. Era increíble.
JAE: Y de ahí…
PC: Ese verano visité como cinco países, tenía los ahorros que me iba a gastar en Japón, tenía bastante dinero y en cuanto se empezó a abrir me fui a Italia, me fui a Montenegro, me fui a Croacia…
JAE: Desde que Pedro decidió cambiar su vida, olvidar sus sueños cinematográficos y hacerse viajero en compañía de Jorge, su maestro, el pasaporte ya tiene sellos de 45 países en poco más de 8 años. Todavía quedan muchos más que pisar, y algunos sinsabores.
PC: Familiares que te dicen: «A ver si te cansas de estar siempre de vacaciones», porque ellos no entienden que, que cada uno nos tomamos la vida como hemos decidido.
Andrea Morán continúa con el viaje.
Andrea Morán: Cuando uno se mueve de esta manera aprende de uno mismo que todo lo que le hace distinto, único, le separa del resto.
JA: Creo que la gente, a no ser que desarrolle esa experiencia, no tiene especial interés por lo que le vayas a contar. Y eso es muy difícil porque a lo mejor has dedicado seis meses de tu vida, que además cuando viajas son como dos años.
AM: No lo entienden....
PC: Y mucha gente te ve como inmaduro porque dice: «Bueno ya madurarás» y es como: «¡Bueno! Ya veré yo si eso no es madurar». A mí me hace mucho bien.
AM: La incomprensión era otra forma de parálisis. Y Pedro no se lo podía permitir.
PC: No recuerdo si fue en 2017 o 2018 que a él me dijo: «Te recomiendo, Pedro, que hagas algún viaje solo».
AM: El maestro, es decir, Jorge, le estaba pidiendo a Pedro que soltara amarras.
PC: Mucha gente le tiene miedo al viajar solo. Si no consiguen a nadie, se quedan en casa.
AM: Pedro no se quedó en casa.
PC: El plan original era de Egipto volar a Tirana y desde Tirana a Albania, ir por tierra, autobuses, trenes, coches… llegar hasta Helsinki.
AM: Era el mes de febrero de 2022.
PC: La idea original era pasando por Ucrania.
AM: De nuevo la historia, la guerra en este caso, cambió los planes de Pedro. Había que recalcular y rápido: evitó Ucrania y pasó a cambio por Turquía, Armenia, Israel, Chipre… todo sin prisa.
PC: De pronto hay un algo o conoces a gente más local y es por el simple hecho de dar un paseo. Es cuando más te metes en la ciudad, cuando te quedas un tiempo, no tienes esa prisa.
AM: Sin esperar demasiado.
PC: De las cosas más interesantes que me han pasado es cuando simplemente te aburres, sales a dar un paseo y acabas en un mercado…
AM: Estaba aprendiendo.
PC: sí tienes un momento en el que de pronto te das cuenta que estás solo, absolutamente solo, en un país en el que no tienes a nadie mínimamente al que pedirle una mano o una ayuda.
AM: Así, estuvo en tres continentes.
PC: Estuve en Asia, en África y en Europa.
AM: Y terminó en la isla de Malta.
PC: Y casualmente, cuando yo estaba en mi última semana en Malta, me sentía con más fuerzas que nunca.
JA: Le faltaba una cosa que era viajar en solitario y ya lo ha hecho. Y lo ha hecho muy bien.
PC: Me dije pero ¿Por qué me voy, por qué me vuelvo a España ahora?
JA: Incluso yo estoy muy contento de que haya viajado solo.
TRANSICIÓN BREVE
AM: A la vuelta, Pedro y Jorge ya pueden compartir el aprendizaje más profundo del viaje en solitario.
PC: Cuando estás viajando, si viajas solo, descubres qué es lo que realmente quieres, qué es lo que realmente no quieres, que es a quien echas de menos, a quien no echas de menos, qué echas de menos, qué no echas de menos y qué cosas estás dispuesto a sacrificar.
AM: A la vuelta, eres otro.
JA: Más independiente, más fuerte, más seguro de ti mismo. En el fondo creo que es algo relacionado con el hecho de enriquecerse.
PC: El descubrimiento personal es absoluto. Cuando estás con uno mismo, no necesitas a nadie más.
JAE: Aquel Pedro que en Córdoba quiso ser cineasta ya era efectivamente otra persona distinta. Poco a poco, en Japón, en Armenia o en Kenia, fue encontrando un camino.
PC: En Japón conocimos a un hombre de 65 años que se acababa de jubilar y estaba aprovechando ahora para viajar.
JAE: El viajero Pedro imagina un destino completamente distinto.
PC: Yo quiero pensar, llegar a esa edad y quizá ser una persona más tranquila, haber aprovechado mis años más activos en hacer lo que a mí más me gusta.
JAE: El viaje no es una huida, es una búsqueda sin final, dice.
PC: Creo que si yo estaba en Japón cuando se murió mi abuela, que fue un momento muy jodido y una persona a la que estaba muy unida, creo que tenía que ser así. Quizá yo soy la persona que soy por cómo se han dado las situaciones y me gusta la persona que soy. Entonces… Esto es un viaje de ida y no hay vuelta atrás.
JAE: El maestro, Jorge, claro, está orgulloso.
JA: Creo que está empezando a experimentar procesos que son muy especiales y que son muy difíciles de definir, que van asociados a los viajes.
JAE: Seguirán viajando juntos y por separado, aunque será difícil que Pedro olvide su influencia, el estilo de viaje que le enseñó.
PC: Como dije antes, Jorge es un mentor y me cuesta mucho… No sé si algún día seré capaz de despegarme de cómo hago los viajes con él porque a día de hoy siguen siendo los más divertidos.
JAE: Mejor que no tener claro nada en la vida, es tener al menos una cosa. Pedro se queda con el virus del viaje.
PC: Me he dado cuenta de que si por el estilo de vida que llevo nunca me caso, nunca tengo hijos, puedo aceptarlo. Es algo que puede pasar y que no creo que me reconcoma.
JAE: De momento, sus próximos viajes ya están planificados.
JA: Yo me voy a una zona de Croacia que se llama Slavonia.
PC: Yo me voy en tres días a Estados Unidos, de ahí vengo, estoy unos días aquí en España, me voy a Corea del Sur, de ahí vengo, estoy aquí tres días y me voy a Mauritania.
JAE: Buen viaje. Esta ha sido una más de las historias de Fuera del Radar. Gracias a Carlos García Fernández por investigar esta historia, a Andrea Morán por narrarla, a Jorge y a Pedro, nuestros viajeros.
Soy José Ángel Esteban. Muchas gracias por escuchar.
JAE: Fuera del radar es un podcast narrativo producido por los periodistas de las cabeceras regionales del grupo Vocento. La coordinación general es de Andrea Morán Ferres. Carlos García Fernández y Luigi Gómez Cerezo han hecho la edición, la producción técnica es de Iñigo Martin Ciordia, el diseño sonoro y la mezcla de Rodrigo Ortiz de Zárate y la dirección y producción ejecutiva de José Ángel Esteban.