https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

El vehículo que limpia el aire mientras circula

En áreas urbanas con elevados niveles de contaminación y gran cantidad de partículas, estas pueden ser filtradas de forma efectiva

J. BACORELLE Madrid

Con la reducción de emisiones y contaminación como objetivo, las principales marcas y fabricantes de componentes avanzan en la producción de prototipos cada vez más respetuosos con el medio ambiente. Algunos van más allá y además de no generar emisiones como las causantes del efecto invernadero, son capaces incluso de limpiar el aire en la zona por la que circulan.

Un ejemplo es el Fine Dust Eater de MANN+HUMEL, incorporado en el prototipo Mercedes Benz Sustaineer, supone un paso más allá hacia la movilidad sostenible. Con la incorporación de este modelo de filtros, junto con otros componentes diseñados para reducir las emisiones de partículas, este prototipo de furgoneta eléctrica de Mercedes ha sido concebido para ser capaz de reducir su impacto en el medioambiente y en la salud.

Con Fine Dust Eater, este prototipo de vehículo comercial incorpora un sistema de purificación de aire. Es decir, no solo cuenta con un sistema de filtrado avanzado para el habitáculo, sino que añade un segundo sistema de filtrado para el aire exterior en los bajos del vehículo.

El resultado es que, al arrancar, el vehículo va limpiando el aire de allí por donde circule, mediante un sistema de filtrado capaz de atrapar partículas y contaminantes, logrando que cada desplazamiento sirva para limpiar el aire que nos rodea.

De este modo, los filtros Fine Dust Eater permiten compensar en más de un 50 por ciento las emisiones de partículas PM10.

El filtro activo integrado en el frontal del vehículo separa las partículas del entorno, lo qu e mejora de forma significativa la calidad del aire. Por otro lado, un sistema de control inteligente dependiente de la velocidad del ventilador de entrada asegura la máxima eficiencia.

El segundo sistema de filtración, ubicado en los bajos traseros del vehículo, filtra las partículas que se arremolinan en la carretera durante la conducción, asegurando la máxima filtración gracias a un diseño orientado a optimizar el flujo.

Durante todo el tiempo de carga, el ventilador de entrada permite filtrar activamente el polvo fino del medio ambiente, y la efectividad de la filtración aumenta cuanto mayor es la concentración de partículas, lo que significa que, en áreas urbanas con elevados niveles de contaminación y gran cantidad de partículas, estas pueden ser filtradas de forma efectiva.