https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

La normativa que impedirá que circules con tu coche por la ciudad si tiene más de 15 años

J. BACORELLE Madrid

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 fija una reducción de 27 millones de toneladas de CO2 para el transporte y la movilidad hasta 2030. Esto trae consigo una serie de medidas entre las que se contempla la creación de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en las que los coches más antiguos y los más contaminantes no podrán circular.

Según explican desde el IDAE, aunque en muchos países de la Unión Europea se han promovido las Zonas de Bajas Emisiones, los requisitos de las mismas no están armonizados en toda la UE. Por eso, las ZBE se rigen por reglamentos específicos a nivel de ayuntamiento o país.

[Cuánto tiempo le queda a tu coche para poder entrar con él en las ciudades]

Las Zonas de Bajas Emisiones son zonas delimitadas dentro de una ciudad donde se limita el acceso a los vehículos de más emisores y contaminantes para mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles -dióxido de carbono (CO2), óxidos de nitrógeno (NOx) o hidrocarburos (HC)-, según establece el Ministerio de Transición Ecológica en sus directrices para la creación de las ZBE.

La ley pretende potenciar la movilidad urbana ecológica con la implantación de Zonas de Bajas Emisiones, antes de 2023, en los 149 municipios españoles con más de 50.000 habitantes -según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística-, en los que residen más de 25 millones de personas (53% de los habitantes de España).

Según explican desde Multayuda, el artículo 14 de la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética define este término: «Se entiende por zona de baja emisión el ámbito delimitado por una Administración pública, en ejercicio de sus competencias, dentro de su territorio, de carácter continuo, y en el que se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, conforme a la clasificación de los vehículos por su nivel de emisiones de acuerdo con lo establecido en el Reglamento General de Vehículos vigente.»

Además, las ciudades de más de 20.000 habitantes también deberán implantar las ZBE en el mismo plazo, si su calidad del aire es deficiente.

Para el diseño de Zonas de Bajas Emisiones los Ayuntamientos deberán establecer objetivos que permitan mejorar la calidad del aire, garanticen el cumplimiento de los límites regulados para distintos contaminantes y tiendan a alcanzar los estándares definidos por la Organización Mundial de la Salud, así como objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero coherentes con los determinados por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. A partir de ahí, deberán articular las medidas necesarias para que las Zonas de Bajas Emisiones contribuyan a alcanzar estos objetivos.

Las directrices no determinan una extensión mínima para las zonas de bajas emisiones, que dependerá de las características de cada municipio, pero sí señalan que deberá ser significativa y suficiente para el cumplimiento de los objetivos.

Madrid y Barcelona son dos de las ciudades donde ya están en funcionamiento las zonas Zonas de Bajas Emisiones, pero otras localidades ya han seguido su ejemplo y las están implantando o disponen de proyectos para su entrada en funcionamiento. Para regular el acceso de los vehículos a estas zonas, que se tendrán que establecer los municipios de más de 50.000 habitantes en 2023, se tendrán en cuenta las clasificaciones medioambientales y las 'pegatinas' de la DGT. Los vehículos más veteranos, con más de 15 años, son los más afectados, ya que no disponen de distintivo, y por lo tanto no podrán circular en gran número de casos.

Distintivos medioambientales

El equipo de expertos de Legálitas nos recuerda los tipos de etiquetas medioambientales y los vehículos a los que afectan:

1. La etiqueta Cero, de color azul, se entrega a los vehículos (incluidos motocicletas y ciclomotores) de cero emisiones, es decir, eléctricos de batería (BEV), vehículo eléctrico de autonomía extendida (REEV), vehículo eléctrico híbrido enchufable (PHEV) con una autonomía superior a 40 km o vehículos de pila de combustible.

2. La etiqueta Eco, de colores verde y azul, se entrega a los vehículos eco (incluidos motocicletas y ciclomotores), entre los que se engloban los vehículos híbridos enchufables (PHEV) con autonomía inferior a 40 km, vehículos híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP).

3. La etiqueta C, de color verde, se destina a turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014. Puntualiza la DGT que «los de gasolina deben cumplir la norma Euro 4, 5 y 6 y en Diésel la Euro 6». Para motos sería la Euro 3 y Euro 4.

4. La etiqueta B, de color amarillo, se lleva en los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. También sería para las motos que cumplan con la norma Euro 2.

5. El resto de los vehículos, en función de su antigüedad, no les correspondería ninguna etiqueta, o, serían considerados como de etiqueta A, si bien, hasta la fecha, ese tipo de etiquetas no está dotada de ningún tipo de formato, ni distintivo.

Así, la ZBE-Rondas de Barcelona, en marcha desde 2020, que se extiende por cinco municipios, incluida Barcelona, unos 100 kilómetros cuadrados con dos millones de habitantes donde está prohibida la circulación a los vehículos sin distintivo medioambiental –los más contaminantes–, desde las 7 de la mañana hasta las 8 de la tarde.

En Madrid (3.334.000 habitantes), a partir de 2025 queda prohibido el acceso y circulación por todas las vías públicas y urbanas del municipio a los vehículos sin derecho a distintivo de la DGT. Para los no residentes (no empadronados o no domiciliados en Madrid capital), a aprtir de 2022 queda prohibido su acceso y circulación por las vías públicas urbanas del interior de la M-30, pero sí podrán circular por la M-30.

En 2023 queda prohibido su acceso y circulación por las vías públicas urbanas del interior de la M-30 y tampoco lo podrán hacer por la propia M-30.

A partir de 2024 queda prohibido su acceso y circulación por todas las vías públicas y urbanas del municipio de Madrid.

Además, los no residentes en la ZBE del Distrito Centro (empadronados en Madrid capital, pero no residentes en dicha zona, desde el 1 de enero de 2022 ya no pueden acceder a la misma, a excepción de los comerciantes que tengan un local en esta zona. También gozarán de la oportuna excepción los coches clásicos que sí podrán circular por la ZBE del Distrito Centro, pero, sin poder aparcar en la calle, debiendo utilizar un parking público o privado, a no ser que tengan una antigüedad superior a 50 años.

Por último, hay que tener en cuenta que, las citadas restricciones, únicamente, se aplican a automóviles turismos, por tanto, las motocicletas, ciclomotores, furgonetas y camiones podrán acceder y circular por la ZBE de Madrid con independencia de su clasificación medioambiental hasta el 1 de enero de 2025.

En Bilbao (350.000 habitantes), una ciudad donde una gran parte de los desplazamientos (65%) se hacen habitualmente a pie, explican desde el Ayuntamiento que la ciudad vive un 'tránsito cultural' en lo que a movilidad se refiere. Toda la ciudad ha adoptado el límite de 30 km/h, la flota de taxis se está electrificando, algo que Ayuntamiento también pretende hacer con los transportistas.

En Murcia (459.000 habitantes) se ha anunciado el cierre a la circulación de una de las principales avenidas de la ciudad –la Gran Vía–, durante todos los domingos desde este mes de octubre, como medida para reducir el uso del vehículo particular y fomentar la movilidad sostenible. Además de medidas de peatonalización, según fuentes municipales actualmente se trabaja en delimitar las zonas de bajas emisiones, y la ampliación de las zonas con acceso restringido, en la creación de tres nuevos aparcamientos disuasorios y un nuevo modelo de transporte urbano, entre otras medidas.

En Ciudad Real (75.000 habitantes) su Ayuntamiento ya ha propuesto la extensión de la ZBE Ciudad Real Central, que de ser aprobada abarcaría desde la ronda al interior de la capital e implicaría peatonalizaciones en nueve calles del centro urbano, donde se prohibirá la circulación de vehículos de motor.

Por su parte, el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid (98.000 habitantes) ha instalado durante el pasado verano Zonas de Bajas Emisiones en todos los entornos de los colegios e institutos de la localidad, donde se establecerán restricciones de acceso, con el fin de hacer la ciudad «más habitable, segura y saludable», explican fuentes municipales.