Zapatero ha elegido 'La Mareta', en Lanzarote, para pasar sus vacaciones

30/07/2005

El palacio de "La Mareta" de Lanzarote, lugar elegido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para pasar sus vacaciones desde el 2 de agosto, es una residencia de origen real que debe su nombre al agua, no al que lo rodea, sino al que se recogía allí antes de edificarse.

Utilizada con anterioridad como lugar de descanso por la Familia Real española y numerosas personalidades internacionales, "La Mareta" está situada a la orilla del mar, en la localidad turística de Costa Teguise, perteneciente al municipio de Teguise, al noreste de la isla más oriental de las Canarias.

Mandada construir por el Rey Hussein de Jordania a finales de los años 70, el monarca hachemita jamás se hospedó en "La Mareta", a pesar de sus frecuentes estancias en la isla, sino que fue uno de sus hijos el único miembro de la familia real jordana que utilizó la residencia para disfrutar de su luna de miel.

Hussein de Jordania cedió la residencia a su amigo el Rey Juan Carlos y el inmueble pasó a formar parte del Patrimonio Nacional a finales de los años ochenta.

"La Mareta" debe su nombre al lugar en el que fue construida; allí existía una mareta, una especie de aljibe sin techar o depósito excavado en el suelo que servía para recoger las aguas de lluvia de la zona y dar de beber a los animales que pastaban en el lugar.

Y es que Lanzarote está lleno de maretas.

El inmueble está orientado al sur y emplazado en una zona abrigada del litoral, lo que hace que el lugar esté considerado como una inmejorable zona de pesca. De hecho, es habitual ver casi a diario a numerosos pescadores que practica su afición en la zona costera que bordea la residencia, e incluso a pequeñas embarcaciones dedicadas a la pesca de litoral que faenan frente a las aguas que bordean el inmueble.

"La Mareta", cuyo diseño fue obra del artista lanzaroteño César Manrique, dispone de todos los servicios necesarios para garantizar el pleno disfrute de quienes la ocupan. El clima templado de Lanzarote ha propiciado que la Familia Real haya ofrecido la residencia a varios mandatarios internacionales como lugar de descanso.

El primer mandatario que utilizó La Mareta fue el ex canciller alemán Helmut Kohl, que se alojó en ella durante la cumbre hispano alemana celebrada en Lanzarote en mayo de 1992. Unos meses después, en agosto de ese mismo año, pasó tres semanas en La Mareta el ex presidente de la URSS, Mijail Gorbachov y su esposa Raisa, quienes cada tarde efectuaban prolongadas marchas a pie a lo largo del litoral de Costa Teguise.

La Familia Real española utilizó por primera vez la residencia de Lanzarote en abril de 1993, fecha en la que, tras la muerte del Conde de Barcelona, se desplazaron a la isla para descansar junto al mar.

El Rey y su familia volvieron a Lanzarote en diciembre de 1999 para pasar juntos la Navidad y recibir el nuevo año. El 2 de enero de 2000 fallecía en "La Mareta" la madre del monarca, doña María de las Mercedes.

Otros visitantes ilustres fueron el canciller alemán Gerhard Schoreder, el presidente checo Václav Havel, el presidente del gobierno José María Aznar y Rodrigo Rato, y el presidente de Kazajstán, Nusurtan Nazarabayev.

La esposa del presidente del Gobierno, Sonsoles Espinosa, se ha desplazado en varias ocasiones a la isla durante los últimos meses con el fin de supervisar personalmente las obras de acondicionamiento y mejora que se han ejecutado en la residencia.

Además del mantenimiento general de las instalaciones, se han realizado mejoras en los sistemas de comunicaciones del inmueble, con el fin de que el presidente pueda atender desde Lanzarote sus compromisos en todo momento.