La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. / efe

El Gobierno da luz verde al bono del alquiler que llegará a 70.000 jóvenes

Las comunidades podrán elevar de 600 a 900 euros el límite de precio de los pisos para acceder a esta ayuda

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Las comunidades podrán elevar de 600 a 900 euros la cuantía máxima del alquiler establecida para acceder al bono joven aprobado este martes en Consejo de Ministros. Una ayuda presupuestada con 200 millones de euros destinada a los ciudadanos entre 18 y 35 años con un salario inferior a tres veces el IPREM (24.318 euros para 2022).

En concreto, los beneficiarios recibirán hasta 250 euros mensuales durante un máximos de dos años que tendrán un carácter finalista. Es decir, solo se pueden destinar a pagar la renta de alquiler. Por ejemplo, si un joven paga 150 euros de alquiler, solo podrá acceder a esa cifra.

Requisitos

Tal y como estaba previsto, los inquilinos tendrán que acreditar su contrato del alquiler para pisos que no excedan los 600 euros mensuales. Un tope que, según ha explicado la ministra del ramo, Raquel Sánchez, dependerá de los convenios bilaterales que se firmen con cada comunidad autónoma. De hecho, Sánchez ha explicado que las autonomías que así lo estimen, podrán elevar hasta los 900 euros ese límite si así se pacta con el Ministerio en los criterios de reparto.

Las ayudas serán compatibles con otras que ya estén vigentes en el nuevo Plan Estatal de Vivienda (transferidas a las comunidades autónomas), que ha sido aprobado en el mismo texto legislativo, aunque en un título aparte. A ellas también podrán acceder aquellas personas que alquilen una habitación suelta, con la condición de que esa renta no supere los 300 euros mensuales por habitación.

En este punto, y como ocurrirá con el caso anterior, el texto establece que ese límite se pueda elevar hasta los 450 euros en aquellas regiones en las que el precio de los alquileres sea más caro. Es decir, es muy posible que comunidades como Madrid o Cataluña apuesten por esta decisión.

Lo mismo ocurrirá con las personas que compartan pisos y que paguen menos del límite de los 600 euros cada uno. Serán las comunidades, en la gestión de las solicitudes, las que decidan los criterios para aplicar la ayuda tras haber pactado las condiciones previamente con el Ministerio. En estos casos, se exigirá que los convivientes sean cotitulares del contrato de alquiler y que estén empadronados en el domicilio de la vivienda que habitan.

El Gobierno estima que el número de jóvenes que podrán beneficiarse del bono este año se setuará en torno a los 70.000 beneficiados. Pero indican que esta no es la única ayuda establecida para los jóvenes, «que se podrá complementar con las vigentes en el Plan Estatal de Vivienda 2022-2025 con otras actuaciones para favorecer el alquiler social».

Los criterios de reparto del bono serán consensuados con las comunidades autónomas en los próximos días en conferencia sectorial. Esos criterios tendrán que ser aprobados de nuevo en Consejo de Ministros y, después, llevar a cabo una nueva conferencia sectorial con las autonomías. Un proceso que retrasará hasta dentro de un mes o mes y medio el plazo para poder solicitar la ayuda que, no obstante, tendrá carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año.

Esta ayuda estaba prevista dentro de la futura Ley de Vivienda. Pero la falta del informe preceptivo del Consejo General del Poder Judicial ha obligado al Ejecutivo a retrasar la norma y a aprobar este nuevo bono social junto al nuevo Plan Estatal de Vivienda.