La subasta eólica, la próxima semana

Pedro Ortega mantuvo un encuentro en el Ministerio de Transición Ecológica para abordar los detalles del nuevo sistema de subvenciones.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La nueva subasta de potencia eólica para Canarias espera ser convocada la próxima semana. Así lo confirmó ayer el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, tras participar en un encuentro de trabajo con responsables del Ministerio de Transición Ecológica para abordar los detalles de este sistema de subvenciones con el que se quiere promover la instalación en las islas de al menos 180 megavatios de potencia renovable.

En la reunión participaron también los presidentes de la Asociación Canaria de Energías Renovables (ACER) y de la Asociación Eólica de Canarias (Aeolican), junto a representantes de esas Asociaciones.

Pedro Ortega recordó que ésta es la segunda ocasión en tres años que se adjudicará la instalación de un cupo de energía eólica para Canarias, después de que en verano de 2015 se reanudará el diálogo con el Gobierno de España poniendo punto y final a un período de 10 años en el que la instalación de energía renovable y, en concreto, eólica, estuvo prácticamente paralizada.

Ya la semana pasada el Gobierno de España dio el visto bueno para la utilización de 80 millones de euros, cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, con los que se va a dotar la nueva subasta. Ahora queda que el Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), de quién dependerá la gestión, publique en el Boletín Oficial de Estado las Bases y la Convocatoria.

La articulación de este sistema de subasta de potencia permite conceder subvenciones para cubrir una parte de los costes de inversión incurridos por los promotores en la instalación de energía eléctrica renovable con el objeto de hacer frente al mayor coste que tiene la generación en las islas.

Ortega recordó que la potencia de energía renovable instalada en Canarias se ha duplicado en los últimos tres años debido, fundamentalmente, al impulso de nuevos proyectos eólicos.