La presidenta del BCE, Christine Lagarde. / ecb

La inflación marca récord en la zona euro al escalar al 10%

Los precios siguen desbocados en la región y abren el camino a más subidas de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE)

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Si alguien pensaba que la escalada de los precios había tocado techo en agosto, nada más lejos de la realidad. La inflación en la zona euro se disparó por encima de lo esperado en septiembre al 10%, desde el 9,1% del mes anterior. Un dato que, sin duda, forzará al Banco Central Europeo (BCE) a mantener el ritmo en la subida de los tipos de interés en su próxima reunión de octubre.

Los denominados 'halcones', como se conoce a los miembros del Consejo del organismo favorables a una política más agresiva, llevan tiempo preparando al mercado para esa posibilidad. Y también la propia presidenta de la institución, Christine Lagarde, que en en sus últimas intervenciones públicas ha dejado claro que la lucha contra la inflación será prioritaria hasta que el IPC se acerque al objetivo del 2% a medio plazo.

Con este telón de fondo, y tras los datos anticipados por Eurostat, el consenso prevé que el próximo movimiento al alza de los tipos de interés será de otros 75 puntos básicos, como ya ocurrió en la anterior reunión del organismo. No solo se trata de frenar la escalada de los precios.

El hecho de que el BCE se haya quedado atrás respecto a la Reserva Federal (Fed) en las subidas de tipos, también ha provocado una fuerte debilidad del euro frente al dólar que preocupa, y mucho, al organismo, ante el riesgo de que esa 'flojera' de la moneda única aumente la inflación importada perjudicando los objetivos de la institución.

Subidas generalizadas

Según la oficina comunitaria de estadística, la subida de precios de septiembre no puede achacarse a un solo factor. Todo ha subido de forma generalizada. Los precios de la energía, todavía los principales impulsores de la tasa, crecieron un 40,8% en el noveno mes del año, frente al alza del 38,6% observada en agosto.

Los alimentos, el alcohol y el tabaco también registraron un alza del 11,8%, lo que supone una aceleración de 1,2 puntos frente al encarecimiento de precios del mes anterior. Los servicios registraron una inflación del 4,3%, cinco décimas más; mientras que los bienes industriales no energéticos se aceleraron cinco décimas, hasta el 5,6%.

Si se excluyen los alimentos frescos y la energía, la inflación subyacente también marcó un récord al subir al 4,8%, cinco décimas más que en agosto.

Si se analizan los datos país por país, la única buena noticia es que en términos armonizados, España logra un diferencial de precios favorable respecto a la zona euro de siete décimas, al situarse su inflación en el 9,3% en septiembre frente al 10,5% de agosto (en esos términos comparables con el resto de economías de la región).

Pero este mal de muchos no puede servir de consuelo a unas economías amenazadas desde hace meses por la espiral alcista de los precios. En septiembre, diez de los 19 países de la zona euro registraron inflación a doble dígito, siendo Estonia (24,2%), Lituania (22,5%) y Letonia (22,4%) los que peor escenario presentan, mientras que los incrementos de menos intensidad se observaron en Francia (6,2%), Malta (7,3%) y Finlandia (8,4%).