Empresarios de La Palma denuncian dificultades para encontrar trabajadores

La competencia en la oferta de empleo con las empresas públicas como Gesplan, Gestur y Tragsa «es inasumible para los empresarios de la isla», señala el presidente de la Federación de Empresarios

EFE Santa Cruz de La Palma

El presidente de la Federación de Empresarios de La Palma (Fedepalma), David Fuentes, ha señalado que a raíz del Plan de Empleo Extraordinario de La Palma los empresarios están teniendo dificultades a la hora de encontrar trabajadores y comenta que algunas empresas «se han visto obligados a cerrar».

Según el presidente de la patronal más representativa de La Palma, la competencia en la oferta de empleo con las empresas públicas como Gesplan, Gestur y Tragsa «es inasumible para los empresarios de la isla», ya que el Plan Extraordinario ha contratado a más de 1.600 trabajadores reduciendo la bolsa de demandantes de puestos de trabajo.

Fuentes pide que, en el caso de que se renueve el Plan de Empleo, que finaliza el 31 de diciembre, se permita la participación del sector privado para, además de cubrir las necesidades empresariales, «aportar una formación y posibilidades de crecimiento en algo más que retirar cenizas».

«En vez de gastar el dinero en planes de empleo, la administración podría facilitar la contratación a los empresarios, bonificando la Seguridad Social, por ejemplo, para crear más oportunidades de contratación a las empresas», ha señalado David Fuentes.

Los empresarios del sector de la hostelería y el comercio ratifican las afirmaciones del presidente de la patronal, añadiendo a la competencia que genera el Plan de Empleo Extraordinario la falta de formación en los perfiles de las personas que buscan activamente un puesto de trabajo en la isla.

«Además, no nos vendría mal avanzar en la digitalización de la búsqueda de trabajadores. En otros sitios se hace todo por internet, mientras que aquí seguimos a base de currículums en papel y llamadas telefónicas», ha señalado un comerciante.

Mauro Rodríguez, regente de dos locales comerciales y dos restaurantes, ha comentado que tiene problemas de personal desde el mes de mayo, cuando se tuvo que incorporar a uno de sus restaurantes de una baja por una operación antes de lo que le habían recomendado porque se le fueron «tres trabajadores a la vez», explica.

Rodríguez reconoce que «la contratación pública tiene mucho que ver, ya que, quieras o no, son 1.600 personas menos que contratar en la isla», aunque también apunta al desprestigio de la hostelería como puesto de trabajo, y a un aumento en las exigencias de mejores condiciones laborales, «incluso en personal no cualificado».

«Antes el puesto de trabajo de las personas sin formación era el sector de la construcción. Ahora ahí te piden certificados y cualificación, por lo que ese perfil está viniendo a trabajar en la hostelería», reitera Mauro, quien dice no utilizar los 15 días de periodo de prueba oficial a los trabajadores que contrata debido a la necesidad de personal.

El empresario admite que ha perdido a trabajadores porque en otros sitios les ofrecían condiciones que en su sector no puede igualar, como libranzas durante los fines de semana.

«Tú cuando tienes un día libre quieres irte a comer por ahí, nosotros no podemos cerrar en festivos», comenta Mauro, que se plantea cerrar sus negocios los domingos para mejorar las condiciones de trabajo, aunque conlleve una reducción de plantilla.

La secretaria insular de UGT en La Palma, Lupe Parrilla, considera que no se puede hablar de falta de trabajadores sin particularizar por sector, y admite que s e ha formado un cuello de botella en la contratación de profesionales de la construcción debido a la obligación de los trabajadores de portar la Tarjeta Profesional de la Construcción (TPC).

Esta tarjeta sólo la emite la Fundación Laboral de la Construcción, que tiene sede en las dos capitales de provincia canarias, lo cual dificulta la entrega de las TPC en la isla, por lo que desde UGT se ha solicitado que se debe de crear una nueva oficina en La Palma para acelerar este proceso.

Para Parrilla, en el sector de la hostelería el problema de la falta de formación no es real, ya que en la isla hay un ciclo de grado medio y otro de grado superior de hostelería en el Instituto Virgen de Las Nieves, «y los chicos salen con una formación estupenda que ha recibido numerosos premios a nivel nacional».

«La gente no va a trabajar a un bar por las condiciones de trabajo», explica con claridad la dirigente sindical, que añade que nadie quiere trabajar si «me van a pagar lo que el empresario quiera, voy a trabajar lo que el empresario quiera, y lo que estaba escrito en el contrato de trabajo no se ajusta a la realidad».

Parrilla explica que el «paro endémico» que caracterizaba a la isla de La Palma estaba en torno a los 6.000 parados, «un número que decían que no podría bajar». En la actualidad, en la isla hay 5.878 desempleados, según el último informe dado a conocer el 3 de noviembre por el Observatorio de Empleo Canario (Obecan).

«Los esclavos ya desaparecieron, y yo espero que sigan desapareciendo», sentencia la secretaria insular de UGT, en alusión a las quejas de los empresarios por no ser capaces de cubrir los puestos de trabajo.