Canarias7
Teresa Artiles

El Consejo Escolar critica la reducción de grupos en los colegios públicos

El Consejo Escolar de Canarias (CEC) critica que como consecuencia del descenso de alumnado en el segundo ciclo de infantil y en educación primaria la Consejería de Educación haya reducido el número de grupos en los colegios públicos de las islas respecto al curso anterior, «cuando hubiera sido bueno mantener el mismo número autorizado para mejorar las actuales ratios» –número de estudiantes por aula– y, con ello, «mejorar la calidad del sistema».

En su informe sobre la planificación del próximo curso de la Consejería, el CEC destaca que la previsión es que en estas etapas haya 2.198 alumnas y alumnos menos en las aulas públicas de las islas –debido al descenso de la natalidad–, con una reducción de 61 grupos, «mientras en la escuela concertada el descenso de 667 matriculaciones no impide que los grupos autorizados pasen de 1.469 a 1.480».

El máximo órgano de representación de la comunidad educativa de las islas considera «fundamental» que la Administración canaria planifique «una reducción generalizada de las ratios en todos los niveles» de la enseñanza para que el archipiélago se acerque de forma gradual a la media europea «y eliminar con la mayor celeridad posible las negativas consecuencias de la norma sobre racionalización del gasto público impuestas en 2012».

El CEC añade que en la ESO y bachillerato, donde la matrícula permanece estable, uno de los problemas más graves se produce «cuando en las aulas las ratios superan los 30 alumnos y alumnas por aula». En el informe se destaca que «resulta extremadamente difícil que el profesorado pueda atender un número tan elevado en la misma clase, y más cuando hablamos de materias como idiomas, tecnologías o las científicas, por nombrar solo a algunas, en las que el componente práctico debe sacrificarse por falta de tiempo y recursos».

Mejoras docentes

Por otro lado, el CEC destaca en su informe sobre la planificación del próximo curso que la Consejería «debe seguir avanzando «en la mejora de las condiciones de trabajo del profesorado, corregir los horarios de docencia, ampliar las plantillas, garantizar unas ratios que permitan una organización innovadora, con más horas de preparación de materiales curriculares específicos y para atender la diversidad».

Reclama que los centros puedan tener más horas de coordinación entre docentes, con las familias y «con los diferentes agentes educativos» e incorpora en el informe las principales conclusiones del estudio sobre tareas de gestión docente que publicó recientemente y que concluía que el profesorado tiene una sobrecarga de gestiones burocráticas. En este sentido, reclama la racionalización del trabajo y el apoyo de otros profesionales para que el profesorado pueda dedicarse a su trabajo esencial, la enseñanza y el aprendizaje del alumnado.