Canarias7
Bárbara Hernández

Accidente de Spanair

Meri Pita: «El objetivo es poner luz para que no vuelva a ocurrir»

— La comisión de investigación en el Congreso de los Diputados sobre el accidente de Spanair lleva ya unos meses de andadura. ¿Qué balance hace? ¿Están encontrando respuestas?

— Hemos previsto 34 comparecencias y todavía no hemos terminado. Avanzamos lo que pudimos en julio, porque se había habilitado el mes entero pero se complicó con el asunto de la negociación del techo de gasto y RTVE. Como presidenta de la comisión, destacaría la aportación que han hecho el superviviente Rafael Vidal y el miembro de la Asociación de Afectados, Federico Sosa. Me impresionaron -y creo que a toda la comisión- porque pusieron negro sobre blanco y dejaron claro que el sufrimiento no fue sólo la perdida de sus seres queridos, sino el tratamiento que se dio a las familias o lo que pasó en el postaccidente y que ha sido motivo de preocupación por la necesidad de mejorar.

— ¿Será posible hacer justicia finalmente?

— Ese es nuestro objetivo. Nos interesa hacer justicia, pero no desde el punto de vista jurisdiccional, porque no somos jueces ni fiscales, pero sí conocer si -como todo el mundo habla- hubo cierta coincidencia en la cadena de errores previas al accidente. Habrá que ver qué errores, saber si hay responsables y sacar las conclusiones para que no vuelva a ocurrir. Debemos dar certidumbre y luz a la aviación civil. Sobre todo porque para nosotros el avión es un medio de transporte habitual -muchos millones de personas sobrevolamos el espacio aéreo español cada día-, y por eso en la comisión hay muchos diputados canarios, además de que la mayoría de las víctimas eran nuestras, eran canarias. El mérito de la comisión es de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 porque lleva diez años manifestándose para pedir justicia y verdad, y ésa es la obligación que tenemos los responsables políticos. Insisto en que el objetivo de la comisión es poner la verdad encima de la mesa y así, alumbrar y dar certidumbre a la aviación civil española y que los fallos en cadena que se han podido producir no vuelvan a ocurrir. Es verdad que el avión es un medio seguro, pero si podemos detectar los errores que producen estas tragedias, será bueno para todos.

— ¿Está encontrando colaboración por parte de los comparecientes?

— Llevamos apenas una docena de comparecencias y hay mucha amnesia selectiva por parte de algún responsable y algún técnico que no recordaba nada, o que de repente no tenía memoria. La actitud no ha sido la más colaborativa por parte de algunos comparecientes, pero también es clarificante su silencio o su amnesia, aunque ellos crean lo contrario. Ha habido falta de colaboración y también nos ha sorprendido la altanería de otras intervenciones, que han venido con una prepotencia que desde luego nos parece reprochable y que dice mucho de este tipo de comparecientes. A veces callan o se escudan intentando ocultar, pero afortunadamente dan luz. Por eso, yo insisto en que es importante que pasen por la comisión los peritos, los técnicos que saben de estas cosas de verdad y que probablemente se sumarán a las comparecencias previstas.

— ¿Considera que después de diez años desde que se produjeron los hechos se pueden depurar responsabilidades políticas?

— Responsabilidades de todo tipo, las que correspondan y arroje la comisión. Debemos ir detectando cada uno de los fallos que produjeron el final trágico aquel 20 de agosto de 2008 que dejó tantas víctimas e ir poniéndole responsabilidades, que pueden ser colectivas o individuales. En cualquier caso, nosotros no venimos con ningún ánimo de meter a nadie en prisión, sino que queremos que se sepa la verdad con el fin último de que no vuelva a ocurrir. No somos un tribunal, pero perseguimos la verdad para que este hecho desgraciado no suceda nunca más. Ése el objetivo que mueve a esta comisión de investigación. El hecho de que diez años después se haya conseguido constituir esta comisión en el Congreso significa que hay elementos que no se han puesto sobre la mesa, que no se conocen. Y en esa línea espero que los responsables políticos podamos poner esa justicia y esa verdad a la tragedia.

— ¿Cree que el trabajo de la comisión podría tener como consecuencia la reapertura del proceso judicial como está reclamando la Asociación de Afectados?

— La verdad es que nosotros no nos planteamos esas hipótesis. Si se tienen que dar, se darán, pero nuestro objetivo es encontrar la verdad, independientemente de que eso determine que tenga que abrirse nuevamente el tema judicial. No prejuzgamos el final de la comparecencia. Lo que queremos, nuestro fin, es arrojar luz y verdad para evitar que esta tragedia se vuelva a repetir. Las consecuencias que puedan tener esas conclusiones ya se verán en el futuro. Yo me planteo -más que los temas judiciales- la regulación, que como Legislativo podamos proponer al Gobierno y a los grupos parlamentarios nuevas normas, o que los organismos existentes se reestructuren o desaparezcan si es necesario o se unifiquen si se considera conveniente, que haya una revisión. En cualquier caso, lo que tenga que darse, se dará. Lo que no vamos a hacer es esconder nada en los cajones.

— ¿Y por lo que está viendo, entiende que se pueden producir esas conclusiones que finalmente puedan conducir a que se cambien las normas?

— No llevamos muchas comparecencias aún, ni la mitad de las aprobadas. Todavía nos queda mucho por escuchar y probablemente se puedan aprobar más intervenciones, sobre todo creemos que es interesante la presencia de los peritos. De momento, es prematuro saber si se puede cambiar la legislación con la hoja de ruta que nos marcamos, que es antes, durante y después del accidente. Todavía estamos analizando lo que ocurrió antes de la tragedia, viendo qué pasó con esa cadena de errores.

— Desde que se planteó la creación de esta comisión de investigación en el Congreso se ha tenido que sortear su politización, y además no todos los grupos votaron a favor de que se constituyera -el Partido Popular se abstuvo-, la comparecencia de la exministra de Fomento, Magdalena Álvarez (PSOE), fue muy tensa... ¿Como presidenta cómo lo está viendo?

— No estuve en la comparecencia de la exministra por motivos familiares, pero me parece que los cargos públicos, los anteriores y los actuales, deberíamos mostrar el más absoluto respeto hacia todos los afectados por el accidente y la humildad suficiente, porque no creo que deban tener otro objetivo que arrojar la luz y la verdad. Me parecería torpe que se intentara politizar en alguna medida esta situación, porque eso te señala. ¿Quien tiene que ocultar nada? Si realmente lo que ocurrió fue que se produjo una cadena de errores -circunstancial o casual- y no hay responsabilidades, ¿qué miedo hay a que se investigue y salga la verdad? Unos y otros, lo que tenemos que hacer es trabajar y poner negro sobre blanco sobre el accidente, verificar y comprobar esos errores en cadena y si hay responsabilidades, hacer justicia. No hay otra cosa que hacer. Y como Legislativo, insisto, nuestro objetivo es proponer al Gobierno las medidas necesarias en esa línea.

— ¿Alguien ha pedido disculpas?

— No. En la comisión nadie ha pedido disculpas aunque casi todos los comparecientes, no todos, han recordado a las víctimas de la tragedia y se han solidarizado con el dolor de los familiares. Pero entiendo que lo importante es la luz que se arroje sobre los hechos, porque si un accidentes de esta entidad sigue vivo diez años después, es porque algo no se ha hecho bien y es hora de que se haga. Esa es nuestra responsabilidad.