Canarias7
Europa Press / Madrid

Las ITV son ya más estrictas

La lectura E-OBD, un protocolo que se aplicará a coches fabricados a partir de 2006 (vehículos ligeros Euro 5 y Euro 6 y vehículos pesados Euro VI), constituye una prueba complementaria (no sustituye) a las convencionales de gases de emisión/opacidad, que se seguirán realizando pero adaptándolas a las nuevas tecnologías. En el caso de ser rechazado el vehículo por defectos en la lectura de la centralita E-OBD, no será necesaria la realización del test de emisiones.

«La entrada en vigor de esta medida supone un paso más en la implantación de las medidas recogidas del Real Decreto 920/2017, con el claro propósito de hacer de la carretera un lugar más seguro. Tanto los elementos mecánicos como los relacionados con el medio ambiente serán controlados más facilidad».