Canarias7
Óliver Suárez Armas

Baloncesto: España

Mondelo: «El legado de estas jugadoras es que están haciendo fácil lo difícil»

— Cuenta atrás para el Mundial en Tenerife (del 22 al 30 de este mes). Tras una primera concentración en Palma de Mallorca en junio y julio, otra en Valencia hace una semana y disputando compromisos de preparación en Extremadura este fin de semana, ¿cómo está un grupo que lleva tantos años jugando junto?

— El grupo es un equipo, no es una selección, y absolutamente competitivo. Muchas de las jugadoras están en ligas muy exigentes, jugando finales todo el año o luchando por llegar a disputarlas y eso tiene un precio. Por eso, ahora mismo estamos con las típicas molestias, cargas y hay que dar descanso a esta o a la otra. Hay pequeñas bajas, pero parece que las jugadoras se van recuperando y esperamos tenerlas a todas disponibles para el Mundial. Estamos trabajando para ello.

— Ya descartó a Tamara Abalde y a María Araújo de la lista inicial de 16 jugadoras para tomar parte en la cita mundialista. Restan 14 para la recta final de la puesta a punto...

— Sí, quedan 14. Este fin de semana descansan dos que están en proceso de recuperación (Silvia Domínguez y Alba Torrens) y ya fuimos 12 para jugar ante Argentina, que venía de ser campeón de Sudamérica ganando a Brasil, en un cartel muy bonito en el torneo de Cáceres. También están Puerto Rico, que viene de ser medalla de oro en el Centroamericano ganando a Cuba, y Grecia, que fue cuarto en el pasado Europeo.

— Oro en el Europeo 2013, plata en el Mundial 2014, bronce en el Europeo 2015, Plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y oro en el pasado Europeo 2017. Tantas medallas, pero siempre fuera de casa. Ahora afrontan el reto de volver a subirse al podio como equipo anfitrión...

— Los rivales también van creciendo en generaciones y a veces los calendarios y los grupos facilitan el camino. En este caso, todos los favoritos están en el mismo lado, exceptuando Australia. No lo digo yo, lo dice FIBA. Nosotros somos el tercer favorito y por el camino tendremos al cuarto que es Bélgica, el quinto es Francia, que eso no lo entiendo y debería ser al revés, pero bueno, el sexto es Canadá y el séptimo Japón. Todos nos vamos a encontrar por el camino. Eso te dice la dificultad y, además, pienso que será el Mundial más igualado de la última década. Vamos a ver cómo lidiamos con la presión de jugar en casa, cómo la masticamos, pero creo que lo estamos enfocando bien porque esta presión queremos convertirla en la ilusión de jugar en casa y sentir el apoyo y el aliento de todo el público. Seguro que será una pasada en Tenerife.

— Motivación, ilusión, responsabilidad, presión... ¿Qué siente?

— Tenemos responsabilidad e ilusión, yo quitaría la palabra presión del vocabulario. Cada año tenemos responsabilidad, es cierto que hay una cosa que no nos damos cuenta que más que la presión de jugar en casa la podemos convertir en ilusión es la responsabilidad, el peso de nuestra historia, eso cada vez pesa más en la mochila porque hemos aumentado las medallas, las expectativas y explícale a la gente que parece fácil ganar medallas cuando lo más difícil es volver a ganar después de haberlo hecho. Podemos ver a los rusos, balcánicos, francesas de los últimos diez años. De hecho, lo que hemos realizado nosotros no lo había hecho nadie. Cuando estás inmerso en esta vorágine parece fácil lo difícil y ese es el gran legado de estas jugadoras, que están haciendo fácil lo difícil, y enganchando al público por su juego, por su ritmo, por su intensidad y por su normalidad. Son normales, no van de estrellas. Lo son, son estrellas, pero se comportan como personas normales porque es lo que son.

— Se trata de una selección que disfruta y obtiene éxitos. ¿Cree que lo más complicado será trabajar el aspecto mental para apartar ese ruido y la atención extra?

— Sí, intentamos centrarnos en los entrenamientos e ir partido a partido, que eso ayuda a focalizar y no pensar a medio o largo plazo. Miramos qué tenemos ahora, primero este torneo en Cáceres, y así hasta el Mundial. Y ahí exactamente igual, el primer partido ante Japón y no pensar en nada más. Ya iremos viendo y, por supuesto, disfrutar el camino. Es la manera de aislarse un poco del runrún y luego todo el cuerpo técnico está ayudando, intentando que seamos una burbuja, pero bueno las emociones a veces más que rechazarlas hay que sentirlas.

— España compone el grupo C junto a Japón, que ya pudo ver en Palma y advirtió del peligro nipón, a Bélgica, con la que se midió en Valencia, y a Puerto Rico, estos días en Cáceres junto a ustedes. ¿Qué valoración hace de sus rivales?

— Siempre con mucho respeto, Puerto Rico es el conjunto más flojo de los cuatro que estamos en el grupo y viene de ser campeón de Centroamérica. Somos capaces de ganar a cualquiera o a casi cualquiera si hacemos bien nuestro trabajo, pero también es cierto que, si no lo hacemos, no vamos sobrados de nada, y nos puede ganar casi cualquiera.

— No estará una pieza capital en el juego interior de la selección como la pívot norteamericana Sancho Lyttle por una lesión en los ligamentos cruzados de la rodilla. ¿Supone un hándicap su ausencia o la canterana del Spar Gran Canaria Astou Ndour puede suplirla con garantías?

— La baja de una titular y con los números que hizo para obtener la medalla de oro en el pasado Europeo siempre es sensible, no lo vamos a ocultar. Es como si faltara Pau Gasol en la masculina, con eso ya lo digo todo y es la realidad. Lo cierto es que cuando falta Gasol y están Ibaka, Mirotic o quién está pues, y en este caso Astou, son jugadores de altísimo nivel. Ella ya ha ganado medallas con la selección y va a hacer un gran trabajo seguro. Una nos aporta unas cosas y ella otras, y, sin duda alguna, vamos a intentar aprovecharlas al máximo. Es una más del equipo y de la familia, siempre lo ha sido y ella lo sabe. Para nosotros es un privilegio que se nos lesiona Sancho y entra Astou, que no todo el mundo lo puede hacer.

— La grancanaria Leonor Rodríguez prosigue creciendo en la rotación exterior del equipo nacional...

— Leo es una jugadora que está trabajando bien, pero es cierto que otras jugadoras también. Su posición de alero está carísima, pero es bueno para el equipo. Están todas peleando por un puesto y ahí está ella en primera línea.

— La también isleña Leticia Romero era una fija en sus convocatorias desde 2014 y no está en la lista. ¿Considera que le perjudicó que decidiera ir a la WNBA -se perdió la primera concentración-?

— Leticia Romero no está en la lista, es una buena jugadora, pero igual que ella hay varias que podrían estar y no están. No es solo Leticia, podemos dar una lista de cinco o seis nombres ahora mismo. No voy a descubrirla ahora, es una jugadora joven con mucho talento y que tiene un buen futuro si sigue progresando y evolucionando. Esta temporada no ha sido buena para ella tanto en Praga como en la WNBA, pero eso le ha pasado a todo el mundo alguna vez.

— Entonces es una cuestión meramente deportiva...

— Es un tema de que la competencia en su posición es brutal ahora mismo, desde Silvia Domínguez, Laia Palau, Anna Cruz, Cristina Ouviña, Marta Xargay puede jugar de base... Mírate los números de Sandra Ygueravide jugando en Europa y no está ni en la concentración. Podríamos entrar, pero bueno es una jugadora con mucha proyección, que está en el círculo de esas 16 o 18 que pueden entrar en la convocatoria. Lo normal es que Leticia si sigue trabajando y evolucionando acabe siendo una de las bases de la selección. Como les digo a todos, yo contesto la pregunta evidentemente solo faltaría, y después ya me gustaría que nos centráramos en las que están y no en las que no.

— Canarias vibrará con un evento internacional femenino que España no albergaba desde el Eurobasket de 1987. Que disfrute la afición a este deporte en las islas, ¿no?

— Por supuesto. Además, Canarias es un marco ideal, yo estoy enamorado de las islas. Más allá de ir muchas veces a jugar y casi siempre perder con los equipos canarios (risas), he podido acudir bastante de vacaciones, solo me falta por estar en La Palma y me encanta. Además, está el calor de la gente y el entendimiento del baloncesto porque es uno de los principales deportes en Canarias. Hay muy buenos entrenadores y muy buenos jugadores que han salido y salen de allí. Estoy muy contento de que sea en Canarias, concretamente en Tenerife. Seguro que será un éxito en todos los sentidos, con esa gente que siente pasión por el baloncesto y por todo en la vida. El Mundial es un premio.