Las 'EdTech', el futuro del sector educativo post-Covid

El potencial del sector se dispara con la digitalización educativa: en Canarias, el proyecto de TECH Universidad Tecnológica creará 1.800 empleos, con una inversión de hasta 40 millones anuales

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El año 2020 supuso un antes y un después en el panorama educativo mundial. El cierre de colegios y universidades forzó una transición a un entorno online poco desarrollado hasta entonces, y alumnos y profesores pudieron experimentar, aunque de forma un tanto precipitada, una modalidad que se configura como el futuro del sector educativo. En este contexto, el sector de la tecnología educativa, conocido como 'EdTech', fue el gran protagonista, con más de 1.600 millones de estudiantes de 180 países distintos obligados a trasladar su aprendizaje al mundo digital.

La pandemia ha disipado las dudas sobre la urgente necesidad de implementar la transformación digital en un sector clave como es la formación. Y ahí es donde el sector 'EdTech' tiene ya un largo camino recorrido. No es un concepto nuevo, pero sí ha renovado su valor estratégico gracias al interés de las economías desarrolladas en este planteamiento, que consiste en aprovechar los avances tecnológicos para enriquecer los modelos de aprendizaje.

El potencial de este sector en el mercado es enorme, y su porcentaje de crecimiento comenzó a despuntar ya en 2018, aunque ha sido la pandemia la que ha disparado los datos a nivel mundial. En 2020, la inversión alcanzó los 16.000 millones de dólares, frente a los 7.000 del ejercicio anterior, según los últimos datos de Holon IQ. En su último informe, la consultora especializada en educación digital destaca las extraordinarias posibilidades de un sector que, auguran, será el futuro de la educación.

La financiera Citigroup comparte la misma visión optimista. En su último informe, cifraba en 360.000 millones de dólares el gasto potencial en el sector para 2025, más del doble de los 160.000 millones registrados en 2019, con una tasa promedio de crecimiento del 17% anual. Sus estimaciones para 2030 son más optimistas aún, cifrando su potencial de crecimiento en 2,7 billones de dólares para esa fecha, gracias al avance de un modelo híbrido de aprendizaje que combine la enseñanza presencial y online.

TECH Universidad Tecnológica

China encabeza desde hace años la inversión global en el sector, marcando un récord en 2020 con la inversión de más de 10.000 millones de dólares. En 2021, la inversión del gigante asiático duplica ya la realizada por Estados Unidos, es seis veces superior a la de la India y multiplica por diez la de Europa. Si en el mercado internacional hay recorrido, el margen es mayor en países como España, donde el sector de las EdTech sigue siendo un mercado inmaduro, con apenas algún ejemplo destacado.

Es el caso del grupo educativo TECH, propietario de la mayor universidad online del mundo, TECH Universidad Tecnológica. La compañía ha sido considerada por Financial Times entre las 200 de mayor crecimiento en Europa en los años 2017 y 2018, y es además la tecnológica creada en España con mayor valoración de los últimos 15 años, según los tres mayores bancos de inversión norteamericanos: 2.000 millones de euros.

Referente en la formación online de posgrado, comenzó su actividad en Latinoamérica, estableciendo en México su universidad principal, y actualmente opera en los 24 países de habla hispana. A Canarias llegó en 2018 con dos objetivos: situar en España la sede central del grupo empresarial, e implantarse en la región como universidad privada. El impacto económico del proyecto supone uno de los mayores proyectos de creación de empleo en décadas. La compañía emplea ya a 230 trabajadores, aunque su objetivo es crecer hasta los 1.800 empleados en 2025, una previsión supeditada a la aprobación por parte del Parlamento de Canarias del expediente para el reconocimiento como universidad privada, un proceso que lleva en curso más de tres años y que depende del impulso del Gobierno regional.

Precisamente, la fuerza del sector EdTech reside en su capacidad para generar nuevas economías, especialmente en sectores relacionados con la innovación y la digitalización, un nicho económico que, en el caso de Canarias, tiene la capacidad de limitar la dependencia del turismo y contribuir a transformar el modelo económico y social.

Retos del sector educativo

En este contexto de cambio, TECH es la compañía española con más bagaje haciendo lo que se conoce como 'e-learning' o formación online, con una amplia experiencia de éxito internacional. Su naturaleza cien por cien online le ha permitido avanzar en un sector que presenta una fuerte contradicción: la demanda de formación online crece, mientras el sistema educativo tradicional se resiste a una digitalización que ya se ha asentado en el resto de áreas de nuestra realidad cotidiana.

Las fuertes reticencias a la innovación en el sector se sustentan en la idea de que la digitalización perjudicará al sector educativo, desplazando la labor de los docentes y generando desprotección y desigualdades de acceso a los propios estudiantes. Sin embargo, la pandemia no solo confirmó el papel esencial del docente en el proceso formativo, sino que reforzó su figura gracias al acceso a recursos tecnológicos innovadores con los que apoyar a sus alumnos, potenciando una enseñanza más personaliza, flexible y efectiva.

Uno de los aspectos clave de la transformación digital de la educación es precisamente su capacidad para situar al estudiante como eje central de la ecuación. El profesor sigue siendo elemento principal en el proceso docente, pero en la era de la información, deja de ser la única fuente de conocimiento para ser el guía esencial del alumno en el proceso formativo. Con todo, el nuevo papel del profesor es, en realidad, el de siempre: extraer lo mejor de cada estudiante, mostrándole nuevas formas de conocimiento e involucrándolo cada vez más en el proceso de aprendizaje.