Feria del Libro

El libro sucumbe a la fiebre de los ‘influencer’

31/05/2018

Ni la amenazante grisura del cielo ni los jolgorios convocados para celebrar el Día de Canarias impidieron que miles de personas se acercaran ayer a la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria.

El parque de San Telmo, con una parte acotada por las obras de reforma del kiosco de la música, constriñó en un reducido espacio a los amantes de los libros y a los seguidores de los nuevos reyes del emporio comunicativo juvenil e infantil: youtubers, blogueros, booktubers e influencers.

A pesar de las estrecheces, en el parque se abrió un abismo entre los novísimos lectores y los de toda la vida, que miraban ojipláticos la cola con forma de espiral que padres, niños y adolescentes formaron durante casi toda la mañana ocupando gran parte del recinto urbano. El objetivo de tan larga espera no era otro que sacarse una foto con Verónica Díaz, alias @JustCoco, la estilista y autora que firmó con voluntariosa insistencia su libro Cientos de miles de millones de sonrisas.

En un rincón del parque los actores del colectivo Anartistas daban alaridos para calentar sus gargantas antes comenzar su performance. «Están preparando una terapia para que esos pobres padres que llevan más de una hora en la cola liberen la tensión», comentaba un avispado observador del fenómeno.

La instagramer copó la caseta de firmas durante toda la mañana y eclipsó a Javier Sierra, la rutilante estrella editorial que llevaba su premio Planeta bajo el brazo. Peor suerte tuvieron Juan Ramón Tramunt y José Luis Correa que presentaron sus poemarios de la colección Puentepalo, Condena y júbilo del poeta Caín y Otoño de repente, respectivamente. A pesar de que se encargaron de romper el hielo y abrir la jornada en la carpa Marianela, se quedaron sin espacio para poder firmar sus libros. Así y todo estaban felices por ver a tanta gente menuda con libros en las manos.