Borrar

Episodio 2

Historias tras 'Arrugas', el cómic que hizo de Paco Roca una estrella

Alternó la publicidad y las viñetas durante un tiempo, hasta que el cómic sobre dos ancianos en una residencia da la campanada

podcast background

Mikel Labastida y Carmen Velasco

Valencia

Lunes, 13 de mayo 2024, 23:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La novela gráfica que en 2011 cambió la trayectoria de Paco Roca, quien venía de diseñar carteles de las discotecas de la ruta del bakalao, de publicar cómics en revistas porno y de trabajar en publicidad. Mucho antes de 'La casa' (puedes escuchar aquí el primer capítulo, dedicado a esa obra), la historia de dos ancianos que pasan sus días en una residencia para mayores emocionó en todo el mundo. Mucha gente creyó que aquella era la historia del padre del dibujante valenciano, pero no es así.

Créditos

  • Guion y narración Mikel Labastida y Carmen Velasco

  • Montaje y diseño sonoro Amalia Yusta

  • Mezcla final Rodrigo Ortiz de Zárate

  • Dirección Mikel Labastida

  • Intervienen MacDiego, José Manuel Casañ, Vicente Pizcueta

  • Con la colaboración de Paco Roca

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

Transcripción

Episodio 2

Historias tras 'Arrugas', el cómic que hizo de Paco Roca una estrella

Podcast | Historias tas Paco Roca
Episodio 02: «Arrugas»
AMBIENTE OFICINA
PACO ROCA: Una vez me encargaron, dentro de la publicidad, hacer el cartel para un Salón del Automóvil. La agencia que me lo encargó me dijo que llenase aquello de personajes. Dibujé una pareja de ancianos; tenían bastante protagonismo. Y la agencia me dijo «¿Qué?, ¿porqué has puesto ahí unos ancianos?».
ESCENA PELÍCULA «ARRUGAS»:
-Este niño a mí, ¿por qué me llama abuelo?
-Papá, es mi hijo, Emi, tu nieto. Pero, ¿no te acuerdas?
-Sí, hombre, sí, sí, claro.
VICENTE PIZCUETA, MACDIEGO Y JOSÉ MANUEL CASANY SE ENCUENTRAN Y SE SALUDAN
JOSÉ MANUEL CASANY: Muy buenas.
MACDIEGO: Hombre, ¡qué pasa!
VICENTE PIZCUETA: ¿Cómo estás?
MACDIEGO: Cuando nos dijo que iba a hacer un tebeo sobre abuelitos en una residencia, pues como que «Paco, ¿te pasa algo?, ¿podemos ayudarte?
VICENTE PIZCUETA: Paco tiene carácter bohemio, una bonhomía que todos los que lo conocen siempre destacan.
MACDIEGO: Es un gran dibujante, dibuja muy bien pero es que narra muchísimo mejor y tiene unos diálogos… y maneja los tiempos… y todo es precioso.
JOSÉ MANUEL CASANY: Todas las historias que cuenta es la banda sonora de nuestra vida, nos ha pasado a todos. Hay mucha gente que se puede identificar con ello, pero sobre todo de una cosa aparentemente nimia, la punta que le saca.
MACDIEGO: Paco sí que hace… a un grupo de amigos o nos deja el guion, o los primeros bocetos cuando la historia la tiene a lápiz, a ver qué nos parece a ver el ritmo, a ver si se entiende, a ver si corregimos algo… Cuando levanta una ceja, ya sé lo que va a decir.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Esos son los amigos de Paco, de Paco Roca. Los que le conocen de siempre. Nos dirigimos a ellos para saber más de él, de dónde viene, cómo se relaciona, de dónde surgen sus intereses… Y para preguntarles por «Arrugas», el cómic que cambió sus vidas. La de Paco, porque le otorgó un reconocimiento y una popularidad enormes, pero también la de ellos, que vieron cómo de la noche a la mañana su amigo se convertía en una celebridad.
AMBIENTE CAFETERÍA
MIKEL: ¿Qué vas a tomar tú, Carmen?
CARMEN: Yo, un cortado.
MIKEL: Yo también. ¿Nos pones dos cafés, por favor?
CARMEN: Has hablado con los amigos de Paco, ¿no?
MIKEL: Sí. Creo que nos va a venir muy bien para dibujar sus inicios, y para que nos cuenten cómo lo ven.
CARMEN: Fíjate, nunca he conocido a nadie que hable mal de Paco.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Carmen Velasco y yo, Mikel Labastida, nos habíamos empeñado en conocer el universo de Paco acercándonos a las personas y los lugares que mejor podían hablar de él.
MIKEL: ¿A qué hora hemos quedado?
CARMEN: En 10 minutos. Tómate le café tranquilo, que estamos cerca de su casa.
MIKEL: Esta vez vamos a su casa, casa, en la que vive.
CARMEN: Sí, sí, en la que vive con Raquel, sus hijas, y en la que trabaja, porque ahí está su estudio también.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Paco nos cita en su casa, ubicada en un edificio antiguo de más de 100 años, donde vive y trabaja. Instaló su estudio allí precisamente después de ganar el Premio Nacional por «Arrugas».
CARMEN: Pues fíjate, es que en «Arrugas» anticipa ya todo lo que después va a venir de Paco Roca. Cuando se fija en la memoria, en las relaciones familiares y también nos avanza ya cómo va a ser su mirada: esas historias cercanas, cotidianas, que solo él consigue convertirlas en universales.
MIKEL: A mí leer «Arrugas» me encoge. Ya me encogió por dentro cuando lo leí en su día y lo he vuelto a leer y mucho más. Mi situación personal ha cambiado y yo creo que el momento vital en el que lees este cómic es fundamental para la percepción que recibes de él.
CARMEN: Claro, es que te interpela como hijo, te puede interpelar también cuando eres padre o cuando eres madre… Es decir, hay un momento ahí, en la lectura, que en función de tu situación te toca la fibra.
MIKEL: Depende de la edad también con que lo leas. Eso lo hemos comentado tú y yo en muchas ocasiones. Y también que es una novela que ha marcado a un montón de gente y que ha sensibilizado sobre temas que eran un poco tabú, sobre los que había miedo a hablar, como la vejez, las demencias que causan las pérdidas de memoria o todo el mundo al rededor de las residencias, que sigue siendo un tema del que nos cuesta hablar abiertamente.
CARMEN: Yo creo que «Arrugas» continúa marcando.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Originariamente «Arrugas» lo publicó una editorial francesa en 2007 y rápidamente se convirtió en un fenómeno, tanto por los temas que trataba, la vejez o el Alzheimer, que casi nunca se abordaban de este modo, como por la forma en que lo hacía.
MIKEL: Es verdad que ha llegado a mucha gente, pero creo que la mayoría de esa gente piensa que es una historia autobiográfica, la de Paco.
CARMEN: Y no, no, no lo es. Y creo que la gente piensa que es autobiográfica por la mirada que tiene Paco al contarla, tan cercana, tan próxima.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Pero no lo es. Y para que nos cuente eso precisamente, vamos a ir a casa de Paco Roca.
LLAMAN A UN TELEFONILLO Y ABREN
PACO ROCA: Buenas
CARMEN LABASTIDA: Hola. Buenos días, Paco
PACO ROCA: ¿Qué tal? Adelante
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: La casa de Paco tiene un pequeño patio: una terraza con plantas, como él dice. Y si lo cruzas, llegas a su estudio.
PACO ROCA: Yo salgo de mi casa y me voy a trabajar. Cruzo la terraza estoy aquí como si estuviese a kilómetros de mi casa. Es tranquilo, es agradable… La verdad es que no oyes nada, es como estar en una burbuja.
CARMEN VELASCO NARRADORA: Al entrar en el estudio de Paco me llama la atención una felicitación navideña de los Estudios Ghibli.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Los de Totoro. Yo me fijé también enseguida de que la tenía ahí en la estantería.
PACO ROCA: Son el estudio que en Japón distribuye la película de «Arrugas». Entonces, como era muy fan, cuando me enviaron la felicitación de Navidad me la guardé ahí.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Vemos algún ejemplar de «Arrugas», pero también de otros cómics.
PACO ROCA: Es que aquí tengo una parte. Luego dentro de casa tengo todo lo demás. Aquí tengo cosas que son igual más personales. Muñecos que… tenía de cuando era pequeño, algunas figuras de Tintín, de Porco Rosso, que es una película de animación, un ladrillo de Michelín, la silueta de Picasso de la Fundación Bancaja… Cosas que son un poco más personales.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Echo de menos cuadernos o colores sobre la mesa, pero Paco nos aclara que trabaja directamente con el ordenador.
PACO ROCA: Tengo dos pantallas, una la utilizo para ir colocando cosas o para cuando veo alguna cosa de referencia y trabajo con otra, que es una Wacom Cintiq, entonces trabajas directamente dibujando encima con un lápiz, y es lo más parecido, junto con el iPad, por ejemplo, a poder dibujar directamente en la pantalla.
MIKEL LABASTIDA: ¿Qué tipo de música escuchas?
PACO ROCA: Escucho un poco de todo y depende también en el momento en el que esté del trabajo. Es decir, si estoy en una parte más creativa, pues la parte de escribir el guion o hacer los bocetos de las historias, suelo poner música que la tenga de fondo pero que no le preste atención. Entonces escucho jazz o blues… Y sin embargo, si estoy en otra fase que igual es más de trabajar, pero que puedes tener la cabeza en otro lado, pues sí que puedo escuchar música que acabas cantando o acabas más escuchándola. Puedo escuchar desde indie español a nuestro amigo José Manuel Casny.
JOSÉ MANUEL CASANY: Bueno, pues Paco, estoy convencido de que está escuchando cualquier canción de cualquier época mía. Yo sé que de vez en cuando le gusta coger la parte más latina en un momento dado, o luego se vuelve a la parte más reggae.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Ese es José Manuel Casany, líder de Seguridad Social, igual lo habíais reconocido. Paco y él se conocen desde hace años. Lo habíamos escuchado al principio, junto a otros amigos de Paco: Vicente Pizcueta y MacDiego. Los tres nos van a ir acompañando a lo largo de este episodio.
JOSÉ MANUEL CASANY: Tenemos la misma infancia, o sea, Mortadelo y Filemón, El Capitán Trueno, etc, etc… Yo he sido muy lector de cómics, y luego «El Víbora», los underground…
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: José Manuel y Paco escribieron juntos una novela gráfica, «La encrucijada», que se publica en 2017. Pero eso fue años después de publicarse «Arrugas», y habíamos venido aquí a conocer los inicios de Paco.
PACO ROCA: Empecé a trabajar en publicidad, debía tener 17 años, mientras estaba estudiando en la Escuela de Artes y Oficios, empecé a trabajar. Y prácticamente ya no paré de trabajar en publicidad hasta «Arrugas». Fueron 20 años.
CARMEN VELASCO NARRADORA: Y ahí se forja su manera de dibujar, con todo tipo de encargos.
PACO ROCA: En los 90 se vivía muy bien de la publicidad. También el cambiar continuamente de encargo también era muy divertido, que una semana estás haciendo una campaña sobre un avión para Air Nostrum y a la siguiente semana estás haciendo un cartel de Lois, por ejemplo, de los pantalones.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Entre los encargos destaca uno. El de los carteles de algunas de las discotecas más famosas de la ruta del bakalao, como nos cuenta su amigo Vicente Pizcueta.
VICENTE PIZCUETA: Paco Roca es un poco el diseñador de referencia de todo ese recorrido que empezó en Arena y luego tuvo continuidad en Camelot, que fue una discoteca que inauguré en Valencia a finales de los 80… Luego cuando me hago cargo de la dirección de Barraca Paco es la imagen gráfica de Barraca… también y por último de Heaven…
PACO ROCA: Eran carteles que de verdad que te podían haber puesto demandas por todo, porque utilizábamos cualquier cosa que ne ese momento estuviese de moda. Un cartel de Los Simpsons, cuando empezaron a emitirse Los Simpsons, pues entonces eran Los Simpsons en Barraca, por ejemplo. Otro era Freddy Krueger, otro podía ser Terminator… Eran plagios de todo tipo, pero era todo muy divertido.
CARMEN VELASCO NARRADORA: Pese a que en la publicidad le va bien, Paco nunca abandonó los cómics.
PACO ROCA: No he dejado de dibujar cómics, que era lo que me gustaba, que lo hacía en fines de semana, o en vacaciones hacía algún cómic que se publicaba en alguna revista pornográfica, que era la única salida que había entonces, o en el fanzine de algún amigo…
MACDIEGO: Joder, éramos jóvenes y gamberros y nos gustaba, nos entretenía la cosa esta erótica.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Ese era Diego Ruiz de la Torre, MacDiego, que es diseñador y editor de cómics, y una persona fundamental en la vida de Paco.
PACO ROCA: MacDiego fue mi profesor durante un trimestre cuando yo estudiaba en Artes y Oficios. Era el profesor más raro que te podías encontrar.
MACDIEGO: Éramos un porrón de gente en clase, 30 o 40. Todo el mundo quería dibujar a Capitán América o Supermán y Flash y cosas de estas… Y con Paco hablaba de Tintín, de Asterix de, Visir Iznogud… de otro tipo de tebeos, ¿no? que nos gustaban más. Ahí hubo cierta amistad. No era el mejor de la clase, pero sí que tenía un chispa especial. Había gente que se preocupaba mucho por dibujar los músculos y estas cosas, y él era más de contar que de dibujar.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Cuando Paco empieza a trabajar en publicidad, sus caminos se cruzan de nuevo porque MacDiego tenía un estudio y le iba desviando trabajos.
CARMEN VELASCO NARRADORA: Pero es importante en la carrera de Paco por más cosas.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Sí, sí, ahí iba, porque el padre de aquel profesor que Paco conoció mientras estudiaba y que después iba a ser su amigo, le inspiraría el personaje principal de «Arrugas», el de Emilio
ESCENA PELÍCULA «ARRUGAS»
-Emilio, ¿te encuentras bien?. Emilio, ¿te encuentras bien?
MACDIEGO: Arrugas era una historia de unos abuelos que estaban en una residencia, se escapaban e iban a atracar el Casino de Monte Picayo, y entonces aquello se convertía en una película de los 60-70 de Ozores y compañía. Era como así como muy naïf. Pero buscando documentación se dio cuenta de que el entorno del mundo de los abuelitos era otro.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Paco había dibujado unos ancianos para incluirlos en una campaña de coches pero se lo rechazaron. Y ahí, justo ahí, surge la idea. Paco había tenido la gran idea.
PACO ROCA: En publicidad está feo poner ancianos. Me pareció como curioso, esa fobia desde la publicidad que al final es también una especie de fobia social hacia la vejez, hacia todo lo que no sea juventud y esos valores que parecen que son los esenciales de competitividad y demás.
MACDIEGO: Paco era amigo de mi padre. Mi padre era un tío culto, y Paco venía a casa y charlaban y hablaban de cosas que habían leído… Tenían muy buena comunicación y conoció un poco la enfermedad de mi padre. Yo desconocía lo que era el Alzheimer hasta que mi padre lo tuvo. Duró solo un par de años y vimos todo el proceso y Paco se preocupaba.
PACO ROCA: A su padre lo conocía desde hacía muchísimo tiempo, entonces pude ver cómo le afectaba la enfermedad. Tuvo Alzheimer y en cuestión de un año cambió mucho. Fue como… en su caso fue como muy rápido.
MACDIEGO: Mi padre era ingeniero y se dedicó al mundo de la banca y al mundo de las empresas y estas cosas. Mi padre era una persona muy culta. Recuerdo cuando salió el Trivial Pursuit la primera vez en España, que fue una novedad, y había uno por mi casa y era un rollo jugar con él porque solo le podías ganar si le salía la casilla de correo social y cosas así.
PACO ROCA: Como Diego era amigo, hablábamos mucho también de su padre, de cómo afectaba la enfermedad también a la familia… este tipo de cosas y muchas anécdotas que las iba apuntando.
MACDIEGO: Hay una preciosa. Una noche a las 4 de la mañana oigo la máquina de afeitar. Mi padre estaba en el mundo de la banca. Me despierto, yo dormía con él por las noches, lo cuidaba de noche, y voy al cuarto de baño y veo que se está afeitando, y está medio vestido. Y le digo «papá, ¿qué haces?» y me miró y dijo «cómo que qué hago, que me tengo que ir a trabajar». «Pero papá, son las 4 de la mañana, y llevas jubilado 10 años, y no sé por qué estás así». Y mi padre se quedó parado mirándose al espejo. Esa escena la ví y me quedé un poco flipado.
CARMEN VELASCO NARRADORA: A los lectores de «Arrugas» les sonará esa historia porque aparece en las viñetas, aunque en el cómic el que encuentra Emilio afeitándose es su compañero de habitación, Miguel, con el que mantiene una relación muy especial. Es el que le ayuda a adaptarse a la residencia.
MACDIEGO: Mi padre siempre estuvo en casa. Tuvimos la suerte, entre todos los hermanos… bueno hermanas, tuvo un montón de hermanas. Entre todas y yo, poderlo cuidar. Él llevó la situación a la residencia, le dio un poco la cuenta también con las cosas que le contaban sus padres.
PACO ROCA: Quería situar la historia en una residencia de ancianos para así tener más vejeces y no solo así centrarme en un par de ancianos o lo que sea. Eché mano de un amigo que se llama Juanjo que era enfermero en una residencia, otro que había trabajado como médico en otra, otro que tenía un familiar en una residencia… Echando mano de todo esto empecé a visitar residencias y a intentar comprender cómo era la vida en la residencia. Y encontrar lo que es el tema de arrugas, que es la soledad. Era algo que sí que veías en estas residencias, una especie de náufragos de la vida que llegaban a estos lugares por diferentes motivos. O porque no podían valerse físicamente, o porque sus hijos no pueden hacerse cargo de ellos, porque no podían pagar la casa en la que estaban… por diferentes motivos todos acababan ahí, sin tener nada en común más que la vejez.
CARMEN VELASCO NARRADORA: Ahí surgen personajes como Dolores, Modesto, la señora Rosario…
MACDIEGO: La primera vez que leí «Arrugas» pues me emocioné un poquito más porque había un montón de detalles familiares que había contado de forma preciosa.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Todos nos emocionamos con aquella historia.
MACDIEGO: Todos los que al final hemos tenido una relación con demencia senil o con Alzheimer, o con esta relación con la gente mayor, si lees el libro, ¡pum!, te explota la patata, dices ¡qué tío!, qué bien contado, y qué bien que lo cuente, que no se esconda. Porque este tipo de enfermedades también siempre han sido… He conocido a gente que ha tenido a su padre con Alzheimer y lo tenían en el dormitorio, que está bien, para no molestarlo necesita tranquilidad y todo el rollo, pero un poco escondido. No sé, por qué no hablar de estas cosas ya.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Todo eso lo consiguió Paco Roca con un cómic que había ido construyendo a ratos, mientras lo alternaba con sus trabajos publicitarios.
PACO ROCA: Los viernes por la tarde no trabajaba y lo dedicaba a los cómics. Después llegó un momento en que trabajaba solamente por las mañanas y por las tardes me dedicaba a los cómics. Y en esa fase es en la que hice «Arrugas», trabajando por las mañanas en publicidad y por las tardes con los cómics. «Arrugas» lo cambió todo.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: Eso es. «Arrugas» lo cambia todo. Todo el mundo se fija en ese cómic y en el autor que lo firma.
PACO ROCA: De repente con «Arrugas» me vi haciendo cosas que no eran las habituales de un dibujante de cómics. Tenía todas las del dibujante de cómic, de festivales, de reseñas en el mundo del cómic, de premios y demás, y al mismo tiempo estabas en el mundo de la cultura, en ferias de libro, en institutos Cervantes… Por otro lado estabas en el tema social, de residencias de ancianos, de ONGs, de colaboraciones de todo tipo, de inaugurar una gala sobre Alzheimer, de estar en Italia inaugurando una residencia de ancianos… De repente como algo que jamás te hubieses imaginado. Luego la película y estás en el mundo del cine…
ESCENA PELÍCULA «ARRUGAS»
-Hombre pues no estoy mal. Los enfermeros y el personal son muy amables, la verdad. Y la comida está muy bien, aquí se come como en un restaurante, y además hacemos gimnasia todas las semanas
PACO ROCA: De repente fue como todo un cambio. Y al mismo tempo infinidad de actos, de viajes… «Arrugas» se habrá publicado, no sé… igual en 20 países o por ahí. Entonces de repente tienes que empezar a viajar a todos estos países. Y eran también actos a veces alejados del mundo del cómic. Por ejemplo, en Italia uno de los primeros viajes era a una convención de médicos, farmacéuticos… sobre la salud. Te ibas a Puerto Rico a la universidad a dar charlas para llevar las humanidades a la ciencia… Era como de repente estar haciendo cosas que no eran las habituales del mundo del cómic. Perdías un poco el norte porque no tenías un referente hasta ese momento de alguien que digas «joer, este también hace este tipo de cosas». Fue para mí todo un cambio económicamente, profesionalmente y personalmente.
MACDIEGO: Y recuerdo con «Arrugas» que le acompañé a varios colegios y otros eran residencias y centros culturales… Y muchísima gente y la gente se emocionaba. Pero Paco tiene un discurso precioso y muy bien contado, muy bonito. Pero lo mejor de Paco es escucharlo y leerlo, claro.
JOSÉ MANUEL CASANY: Paco lo que tiene es que es casi de lágrima pero no llega a ser empalagoso. Me encanta esa sensibilidad, y además la forma de decirlo para no ofender. Paco es de decir las cosas muy claritas pero sin insultar, sin provocar, dejando que tu mente y tu intelecto y tu moral, por decirlo de alguna manera, puedan llegar a captar esa sensibilidad. Sin choque frontal, y eso me encanta de Paco.
MACDIEGO: Paco es que no ha cambiado nada del Paco aquel que yo conocí. Mi relación con Paco sigue siendo, por lo menos conmigo, exactamente la misma. Nos mandamos freir puñetas cuando nos tenemos que mandar y nos reímos de todo. Pero es que él lo pone súper fácil, y con un lenguaje y una claridad todo súper sencilla, porque hay veces que le llamo y no puede y cuando luego me devuelve la llamada y me dice «es que he estado con fulanito y con menganito» y son gente de esta que admiras, y para él es ya lo normal.
CARMEN VELASCO NARRADORA: Con «Arrugas» llegan los reconocimientos, las segundas vidas de sus cómics, los premios, los proyectos se amontonan…
PACO ROCA: Después de «Arrugas» vino «Las calles de arena», que fue muy diferente. Eran muchos ejemplares y un público importante de esas ventas era de gente que nunca había leído cómic. «Arrugas» cayó en sus manos por el tema, porque fue muy mediático y demás, y se lo habían comprado. Y algunos compraron también «Las calles de arena» pero no conectaron con la historia, era más fantástica. Funcionó mejor que la mayoría de cómics pero no fue lo que había sido «Arrugas».
CARMEN VELASCO NARRADORA: La sombra de «Arrugas» pesaba, pero nada de eso le impedía seguir tocando otros temas, como las relaciones familiares, de pareja y la huella del pasado.
PACO ROCA: Después de «Las calles de arena» vino «El invierno del dibujante». Al mismo tiempo que «El invierno del dibujante» apareció la serie en Las Provincias de «Memorias de un hombre en pijama». Después vino «Los surcos del azar». Después de eso vino «La casa», después de «La casa», «La encrucijada».
JOSÉ MANUEL CASANY: Hubo una especie de flechazo y dijimos «oye, ¿por qué no hacemos algo juntos?». Él quería hacer algo con la música y yo quería hacer algo con el cómic. No fue fácil, yo soy mucho más impetuoso y él es mucho más de meditarlo a largo plazo. Yo creo más desde la vitalidad, desde el momento, desde la sensación misma… Él es mucho más paulatino, tranquilo… El va lentamente…
PACO ROCA: Después «El tesoro de Cisne Negro» y después del Cisne Negro, «Regreso al Edén»... No sé si me dejo… tampoco… no tengo así como muy presente las cosas que voy haciendo. Si bien mi tema es el de la memoria y el de mirar atrás, conmigo no lo utilizo.
AMBIENTE CAFETERÍA
MIKEL LABASTIDA: No sé… es que… ¿y cómo seguimos? Es que… fíjate. Son un montón de títulos los vinieron después de «Arrugas». Es como inabarcable el poder hablar de toda la obra de Paco.
CARMEN VELASCO: Claro Mikel. Es que los personajes de la obra de Paco Roca, una de las características es esa épica bestial para enfrentarse a situaciones. Pero sí, el tema de la memoria es fundamental. Nos podríamos centrar en eso, la memoria personal y la memoria colectiva.
MIKEL LABASTIDA: Sí, creo que es buena ida. Porque así podemos llegar hasta su último libro, «El abismo del olvido», que por cierto, está todo el mundo como muy conmovido con él, los lectores, los afectados por los propios hechos que cuenta, los amigos…
MACDIEGO: Es un libro que no lo puedes leer de golpe. Que a lo mejor en una tarde te lo has leído pero no puedes. Yo necesitaba parar. Necesitaba reflexionar, tomar aire… emocionarme o que se me pasar la emoción, todo lo contrario y volverme lector y seguir leyendo, porque es como una historia muy cercana. Es que es las cosa que tiene Paco.
MIKEL LABASTIDA NARRADOR: En el próximo capítulo de este podcast tomamos aire. Sí. Lo hacemos para hablar de la importancia de la memoria en los libros de Paco, en títulos esenciales como «Regreso al Edén», que gira en torno a su madre, y por supuesto «El abismo del olvido», sobre los miles de españoles que fueron represaliados tras la Guerra Civil. Y el propio Paco será consciente de la importancia para mucha gente de esta labor que hace.
«Historias tras Paco Roca» es un podcast con guion y narración de Mikel Labastida y Carmen Velasco. Montaje y diseño sonoro Amalia Yusta. Música Original David Barberá. Mezcla Final Rodrigo Ortiz de Zárate. DIrección Mikel Labastida. Con la colaboración de Paco Roca.