Protagonistas del juicio. / c7

Hay juicio por la muerte de Juan Carlos Tejera

La vista ha empezado con horas de retraso, tras solventarse los problemas logísticos registrados en la mañana

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife

Pasado el mediodía se ha podido dar inicio al juicio fijado por la Audiencia Provincial de Las Palmas, en su Sección Primera, centrado en el secuestro con desenlace de muerte sufrido por Juan Carlos Tejera, en Arrecife, en marzo de 2015. La vista tiene lugar, con jurado, en Gran Canaria, con presencia de cinco de los seis acusados; estando el sexto por conferencia de vídeo desde Lanzarote. Se espera que el martes estén todos los acusados de manera física en Gran Canaria.

La vista no se pudo iniciar esta mañana de lunes en el horario determinado, por problemas logísticos. Incluso se llegó a valorar la opción de dejar el arranque para el martes. Se prevé que el juicio pueda extenderse hasta el 29 de octubre.

Los presuntos responsables de la trama que acabó con la vida de Juan Carlos tejera se exponen a 139 años de cárcel, atendiendo al informe preliminar del Ministerio Fiscal. Más en concreto, para cinco de ellos, caso de Juan Carlos C.H., Néstor David P. P., Ángelo D. D., Juan Antonio D. R. y Antonio Enrique G. G. hay una petición de 25 años de prisión por cabeza. Y para Tania R.R., cómplice, la petición es de 14 años de condena carcelaria.

En versión del Ministerio Público, como ya publicó hace meses CANARIAS7, sobre las 23.35 horas del 12 de marzo de 2015, los investigados procedieron «con ánimo de acabar con la vida de José Carlos Tejera» o a sabiendas «de que podían ocasionarle la muerte», a interceptarlo en el garaje de su domicilio en el edificio Micaela de la calle Triana de Arrecife. Se cree que la banda pensaba que la víctima tenía guardada una gran suma de dinero relacionada con la condena a 13 años de prisión que se le impuso en 2006 tras su arresto cuando intentaba introducir en el Charco de San Ginés 141 kilos de cocaína ocultos en un velero que trajeron desde Venezuela.

Presuntamente lo ataron de pies y manos para que no se resistiera y le propinaron «fuertes golpes por diversas zonas del cuerpo», para depositarlo en el asiento trasero de su propio vehículo. A bordo del mismo lo trasladaron hasta la escombrera y lo dejaron en una cueva «que habían acondicionado a tales efectos». Allí fue hallado el cuerpo.

Como consecuencia de los golpes, la víctima sufrió heridas y traumatismos en la cabeza de alta intensidad, fracturas múltiples cerradas y abiertas con aplastamiento de falanges de varios dedos de ambos pies, lesiones en el cuello producidas por ahogamiento y contusiones por todo el cuerpo. Todas estas lesiones le fueron producidas en vida y las ejecutaron «con plena conciencia de aumentar su padecimiento», causándole un «sufrimiento y dolor intenso e innecesario» después de «un periodo agónico prolongado», argumenta Fiscalía.

Además de penas de cárcel, el Ministerio Público demanda para los acusados el pago de compensaciones económicas para la pareja y otros familiares próximos a Juan Carlos Tejera.