Un ciudadano circula con su patinete eléctrico por la avenida marítima. / Cober

El peculiar tránsito del patinete en la capital

El Ayuntamiento estudia implantar un sistema de gestión pública de alquiler de patinetas. De prosperar esta opción, sería el primero de carácter no privado del país

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se ha planteado subirse al patinete. En estos momentos, en el área de Movilidad e xiste un debate sobre si la primera experiencia de préstamo de estos vehículos de movilidad personal se entrega a una empresa privada o si, por el contrario, el Consistorio lo asume de manera directa, a través de la Sociedad de Aparcamientos (Sagulpa), como ocurre con el sistema de bicicletas, la Sitycleta.

El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, anunció que el servicio de préstamo público de patinetas arrancará con una experiencia piloto de 150 unidades. El edil aclaró que la encomienda de la explotación de esta prueba a una empresa privada tiene un difícil encaje jurídico. Ya muchas empresas se han dirigido al Ayuntamiento para presentar ofertas de servicio de préstamo de patinetas.

Así las cosas, la gestión directa a través de Sagulpa parece perfilarse como la opción más plausible a ojos del grupo de gobierno.

La prueba piloto que quiere poner en marcha el Ayuntamiento capitalino tendrá una duración próxima a los dos años

De confirmarse la gestión directa, Las Palmas de Gran Canaria sería la única ciudad española, de las grandes urbes, que no entrega el servicio a la iniciativa particular. Todas las demás han preferido por dejar el préstamo de patinetas en manos de empresas privadas.

Es más, en muchas de ellas se ha decidido abrir la oferta a una competencia variada. Así, capitales como Barcelona, Sevilla, Zaragoza o Palma de Mallorca tienen dos empresas diferentes funcionando al mismo tiempo. En posiciones más extremas se encuentran Málaga, donde operaban hasta ocho marcas -aunque se quiere reducir a dos- y, sobre todo, Madrid. En la capital de España conviven catorce empresas, con otros tantos sistemas y diferentes modelos de patinetes.

Lógicamente, a favor de la alta competencia que se vive en Madrid juega el hecho del gran número de vehículos que existe a disposición de ciudadanos y visitantes. Hay algo menos de 4.900 unidades operativas, si bien en su momento el Ayuntamiento se planteó habilitar unas 10.000.

El dato

  • 4 vehículos. Es el número de patinetas por 10.000 habitantes que tendrá la capital grancanaria. Es una cifra similar a la de Palma de Mallorca o Valencia (5), pero lejos de las 30 de Madrid o 40 de Sevilla.

Para el viceportavoz del Partido Popular en el Consistorio de Las Palmas de Gran Canaria, Ángel Sabroso, pretender que Sagulpa asuma este servicio es un error. «El caso de los patinetes eléctricos es otro ejemplo de la ineficacia e ineficiencia de quienes se creen que son capaces de hacer mejor las cosas que el propio mercado», expuso el edil.

En su opinión, «no hay necesidad» de apostar por el modelo público. «Lo público debe ser para cubrir lo que no existe o no es rentable y lo privado debe estar regulado y controlado por lo púbico para que sea de calidad», dijo, «el sectarismo del PSOE-Podemos-Nueva Canarias contra todo lo que huele a actividad económica, generación de empleo o emprendimiento es un virus aún más peligroso que el covid-19. De esta crisis solo saldremos dejando a las empresas trabajar y a la gente elegir».

Como ejemplo de ello pone la guagua turística, cuyo servicio se presta sin contrato y sin regulación y no genera problemas.

Eso sí, la iniciativa privada tampoco es la panacea. La explotación del servicio sin autorizaciones o regulación ha generado numerosos problemas en ciudades como Barcelona, Sevilla o Valencia.

«La regulación es del todo obligatoria», reconoce Sabroso, «pero no hay que inventar nada, solo copiar bien lo que se ha hecho en la mayoría de las ciudades».

En la definición de esta regulación es donde se circunscribe la prueba piloto que quiere poner en marcha el Ayuntamiento. El concejal José Eduardo Ramírez señalaba este viernes que la prueba se ha planteado para un periodo de dos años. «Es el tiempo que nos permitirá recoger suficientes datos», expuso, si bien matizó que sería posible acortar estos plazos.

Precios

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios del servicio de préstamo de patinetes resumía el cuadro tarifario que se baraja en las diferentes ciudades españolas: de 0,15 a 0,2 euros por minuto; un euro por el desbloqueo en algunas empresas; y entre 2,5 y tres euros por los diez minutos de utilización.

El edil de Movilidad indicó que los precios que podrían aplicarse en la capital grancanaria se situarían en esos rangos, solo si finalmente se optara por la cesión del servicio a una o varias empresas privadas. En cambio, si se mantuviera el rumbo de que el sistema fuera dirigido desde Sagulpa, los precios se integrarían en el actual cuadro tarifario de la Sitycleta, que es el siguiente: una tarifa base de 1,5 euros por cada media hora; y tres abonos, de 15 euros a la semana, 20 euros al mes y 40 euros al año. En el caso de las tres últimas modalidades, el pago da derecho a media hora de préstamo. Pasado ese tiempo, cada media hora vale 0,5 euros hasta dos horas; y desde ahí, 0,75 euros cada treinta minutos.