'Déjate de fantasmadas', la campaña de este año para evitar ataques en la noche de 'Halloween'. / C7

La noche más terrorífica de Guaguas

Más de la mitad de los ataques al transporte público en los últimos tres años se han producido en Halloween

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Algo más de un 55% de los ataques sufridos por Guaguas Municipales -fundamentalmente por lanzamiento de piedras- en los últimos tres años se han producido en torno a la celebración de Halloween en la capital.

Entre 2019 y 2021, el número de incidentes que tiene registrado la compañía municipal es de 249. De ellos, 138 ocurrieron en la noche del 31 de octubre y al día siguiente al amparo de una práctica anglosajona mal entendida que, por si fuera poco, está ahogando la tradición canaria y pacífica de los finaos.

El momento álgido de las gamberradas sucedió en 2019. En la víspera de Todos los Santos de ese año, hubo un total de 105 ataques a la flota de Guaguas Municipales. El resto del año 'solo' se registraron 57. Esto significa que en aquel fin de semana largo (el puente empezó el jueves), los vehículos recibieron casi el doble de actos vandálicos que en el resto del año.

En 2020, con la pandemia de covid y las restricciones a la movilidad, el número de ataques se redujo hasta los 32, siete de las cuales fueron alrededor de Halloween, aunque si se añaden taxis y unidades de Global, el número de vehículos dañados se elevó hasta los 46.

Y en 2021 volvió a subir, con 55 ataques. De ellos, 26 ocurrieron en esta festividad.

c7

En el presente año, Guaguas Municipales ha sufrido 14 actos vandálicos. Y para evitar que se disparen en la noche del 31, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha diseñado una campaña específica que, bajo el lema 'Déjate de fantasmadas', se inicia este lunes con la rotulación de dos guaguas y un dispositivo policial especial.

El mensaje que se quiere inculcar es que los ataques al transporte público, por inocente que parezca lanzar un huevo, pueden provocar accidentes de tráfico con consecuencias graves. Por eso, junto al lema de la campaña se recuerda las consecuencias que pueden tener estos comportamientos, que incluyen penas de prisión o internamiento (en el caso de los menores de edad), multas de 100 a 600.000 euros, obligación de realizar trabajos para la comunidad o penas de libertad vigilada.

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, aseguró que «las supuestas chiquilladas no lo son». Por eso apeló a los ciudadanos a que trasladen a sus hijos que «esto no es ningún juego».

El edil aseguró que desde que se lleva a cabo esta campaña se ha reducido de manera considerable el número ataques sufridos. «Antes de la pandemia había más de cien incidentes en esa noche y el pasado fueron 26», explicó.

La línea 12 es la que suele resultar más afectada, aunque los incidentes se dan por todo el municipio.

El mayor riesgo que presentan estas prácticas es que algún pasajero resulte herido por el impacto de una piedra o que el conductor dé un volantazo a consecuencia del impacto que recibe la guagua y se produzca un accidente de tráfico.

Costes económicos

En todo caso, con independencia de que se produzcan repercusiones graves desde el punto de vista humano, cualquier daño a los vehículos provoca perjuicios económicos y, como poco, retrasos en la prestación del servicio que afectan a los usuarios de Guaguas Municipales cuando hay que sustituir los coches afectados.

Aunque la compañía municipal de transporte no tiene relacionada la valoración de los daños materiales con la fecha de celebración de Halloween, sí dispone de los gastos anuales. Así, en 2019, el coste del vandalismo ciudadano le supuso a Guaguas Municipales un total de 23.099 euros. En los años siguientes la cifra se mantuvo similar: 17.729 euros en 2020; y 17.526 euros en 2021.

En lo que vamos de año, los ataques han supuesto un coste de 5.105 euros.

Por su parte, el concejal de Seguridad, Josué Íñiguez, destacó la importancia de la labor preventiva de la campaña para disuadir de los ataques. « Habrá presencia policial en los puntos más negros, de uniforme, de paisano y con la unidad de drones», expuso, «el lanzamiento de un huevo contra una guagua puede convertirse en un asunto muy grave».

El edil señaló que habrá un refuerzo especial en el entorno de las calles Córdoba, Málaga y en El Lasso, si bien el dispositivo policial será dinámico y se irá moviendo por diferentes zonas de la ciudad, en función del lugar donde se produzcan los actos vandálicos.

El año pasado hubo cinco detenciones de personas que atacaron a las guaguas.

El dispositivo especial de la Policía Local, que se hará con el Grupo Operativo de Intervención y Apoyo-Unidad Especial, en colaboración con la Policía Nacional, se verá ampliado desde el fin de semana del 29 y 30 octubre hasta el martes 1 de noviembre.