Imagen de la obra de construcción de las aceras. / Arcadio Suárez

Aceras para una carretera peligrosa

El Ayuntamiento inicia la construcción de un paso peatonal entre Salto del Negro y Hoya de La Plata. Los vecinos aun reclaman que se quite el tráfico pesado de la vía

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Una acera puede verse como una conquista y como un recordatorio. El paseo peatonal que está construyendo el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para unir los barrios de Hoya de La Plata y Salto del Negro -en virtud de una inversión que ronda los 306.000 euros y que están consignados con cargo al Plan de Cooperación del Cabildo 2020-2023- es un alivio pero mantiene todavía vivas las aspiraciones de los vecinos de sacar el tráfico pesado de la calle Párroco José C. Quintana Sánchez.

Esta calle, que se desboca desde Salto del Negro, representa un peligro diario para quienes tienen que cruzarla. La profusión de camiones de basura (unos 240 suben y bajan del vertedero cada día) y las altas velocidades que se registran se traducen en un listado de accidentes que los residentes de la parte baja tienen fresco en la memoria.

La asociación de vecinos Hoya de La Plata Original no se cansa de reclamar una solución a este problema que la secretaria de la nueva junta directiva, Miriam Carolina Segura, es capaz de resumir en una concisa sentencia: «Llevamos 44 años soportando los camiones de basura, con la velocidad, el olor, el ruido y la inseguridad que esto genera».

Hay que recordar que esta calle es el lugar de paso de los camiones de basura que prestan servicio en la ciudad, pero también en otros doce municipios que depositan sus residuos en el complejo ambiental Ecoparque Gran Canaria Norte, el antiguo vertedero.

Los vecinos se han manifestado en diversas ocasiones para reclamar un nuevo acceso al vertedero, algo en lo que está trabajando el Cabildo de Gran Canaria. Sin embargo, el proyecto está enquistado en los tribunales.

Recurso contra el acceso

En una carta remitida por el servicio de Medio Ambiente insular a la asociación de vecinos, el pasado 5 de julio, se informaba de que «en el momento actual nos encontramos a la espera de sentencia en relación al procedimiento ordinario 261/2020 del juzgado de lo Contencioso-Administrativo 6 de Las Palmas de Gran Canaria, promovido por Explotaciones Turísticas Morasol contra el acuerdo del Consejo de Gobierno Insular (...) que aprobó el proyecto constructivo del nuevo acceso al Ecoparque Gran Canaria Norte desde Lomo Marfea».

El Cabildo reconoce que la vía de acceso actual a través de Hoya de La Plata presenta « una densidad de tráfico bastante alta, con el lógico problema de olores y ruidos que emiten los vehículos que transportan residuos al Ecoparque».

Sin embargo, la judicialización de la expropiación de los terrenos por parte de la mercantil ha frenado la nueva vía. La carretera de acceso al vertedero de Salto del Negro a través del Tívoli es otro de los aspectos que pone a prueba la paciencia y la capacidad de resistencia de Hoya de La Plata.

Pero no es la única zona que forma parte del listado de reclamaciones del colectivo vecinal. En la Vía 1009 o en la calle La Morena se hicieron unos trabajos de pavimentación cuyos resultados no satisfacen a los vecinos. «No se ha quedado de manera uniforme», indicó la secretaria de la asociación de vecinos Hoya de La Plata Original, «esta año no pudimos hacer las alfombras durante las fiestas por todos los desniveles que hay».

«Además, en la calle La Morena hay un hueco en el que cabe un balón de fútbol porque el asfaltado no compactó bien», detalló Miriam Carolina Segura.

El resto de las peticiones que han hecho los vecinos al Ayuntamiento siguen a la espera. Las propuestas de creación de un parque infantil, la instalación de juegos biosaludables y la construcción de un espacio deportivo no han sido capaces de dejar el limbo de las promesas, pese al compromiso adquirido por el Ayuntamiento hace un año.

Los lomos de asno de la calle Párroco José C. Quintana Sánchez no se incluirán en el presupuesto hasta el año que viene. Y el muro de la calle Vía 1009, que iba hacerse en unos quince días, todavía sigue a la espera, algo más de un año después.

Las pocas buenas noticias que han llegado últimamente al barrio han sido la del último pleno, en el que todos los partidos políticos con representación municipal acordaron dedicar una plaza a Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua del Partido Popular que fue asesinado en 1997 por la banda terrorista ETA.

Se trata de mejorar el espacio que habilitaron los vecinos y que debe ser adquirido antes por el Ayuntamiento de la capital grancanaria.

Maquinaria de la nueva obra. / Arcadio Suárez

También se ve bien la habilitación de las aceras entre Hoya de la Plata y Salto del Negro. El proyecto, que se llevar a cabo en un tramo de aproximadamente 650 metros de longitud, obliga a desmontar una parte del talud ubicado junto a la cuneta donde irá una acera de más de dos metros de ancho.

También tendrá un muro de protección, una cuneta de recogida de pluviales, nuevo alumbrado público, papeleras y bancos.