Vista de Playa del Inglés. / C7

El Condado pide renovar el permiso para un kiosco y 300 hamacas en Playa del Inglés

La familia solicitó la concesión administrativa en 2020, pero mientras se tramita, reclama a Costas una autorización por un periodo de un año

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

La familia del Condado de la Vega Grande ha solicitado a la Demarcación de Costas de Canarias la renovación del permiso para los servicios de temporada de 2022 y de 2023 en la zona de Playa del Inglés más próxima a la playa del Cochino. En concreto, pide autorización administrativa para un kiosco con terraza y para dos sectores de 150 hamacas y 75 sombrillas cada uno.

Los representantes legales de la familia del Castillo, que tramita el expediente ante Costas para la ocupación de dominio público en ese espacio de la playa, dan por reiterada la solicitud de concesión administrativa que presentaron el 2 de abril de 2020, pero instan a que, mientras tanto se le dé curso, se les otorgue autorización administrativa por un nuevo periodo de un año.

Instan a eliminar la limitación de mesas y sillas para el kiosco

El kiosco, que ya está instalado y en servicio fruto de concesiones anteriores, es desmontable y tiene una superficie cerrada de 20 metros cuadrados y una terraza abierta de 50. En esta nueva solicitud, la familia del Castillo pide que se elimine cualquier alusión a la limitación que se había impuesto en cuanto al número de mesas y sillas a instalar dentro de la terraza, «toda vez que además de ser inédita y arbitraria, carece de base legal que lo ampare».

Además, por seguridad y mejora de la accesibilidad, reclama la posibilidad de instalar una base de madera desmontable tipo tarima, que no requiere de ningún tipo de obra, sobre la que apoyar las mesas y las sillas, y la sustitución de la zona de sombra actual con sombrillas por un toldo desmontable apoyado en una pérgola de madera.

Ingresos previstos al año de 199.460 euros

El expediente incluye la petición del permiso para colocar 300 hamacas y 150 sombrillas en dos sectores. En caso de que no sea posible, instan a que al menos se les autoricen 240 hamacas y 120 sombrillas.

Los peticionarios prevén ingresar al año 199.460 euros, de los que 104.000 procederían del kiosco y el resto, 94.000 euros, del alquiler de hamacas y sombrillas. Por contra, los gastos ascenderían a 140.000 euros. Dado ese balance de cuentas, cifran el canon a Costas en 8.000 euros.