c7

Canarias debe acelerar la energía eólica marina para lograr ser líder

El desarrollo de la tecnología que permite aprovechar toda le energía aún es incipiente

EFE Las Palmas de Gran Canaria

Canarias debe acelerar la implantación de la energía eólica marina si desea alcanzar sus aspiraciones de ser líder en el sector y pionera en España en abrir parques eléctricos industriales con ella, que no podrán estar operativos en todo caso, según lo afirmado este miércoles en un debate entre empresarios y autoridades, antes de 2030 o, como mucho, de 2028.

El desarrollo todavía incipiente de la tecnología que permita aprovechar esa fuente energética del mejor modo posible y la falta de certezas que hay sobre qué soportes serían más adecuados como base de la maquinaria que la transformará en electricidad, si construcciones tradicionales o barcazas u otros elementos que hagan viable su ubicación no solo en puertos sino en aguas abiertas incluso, son algunos de los factores determinantes de esos plazos.

Algo que ha expuesto Bernardino Couñago, ingeniero que dirige la empresa Bluenewables, en un «Desayuno Renovable» organizado para analizar la situación de la eólica marina por el Clúster Marítimo de Canarias junto a la Federación Canaria de Empresas Portuarias donde ha sostenido además que en las islas «tenemos que ser más ambiciosos» al marcar metas en su implantación.

Ya que, de momento , las pretensiones que hay son de que en 2030 se produzca por esa vía un volumen de electricidad de entre 200 y 300 megavatios, y «eso es poco», ha considerado.

Ha añadido que, en vez de ese, «el discurso de Canarias debería ser de llegar a 1 gigavatio, o 2 o 3».

Couñago, que acumula varias patentes de componentes tecnológicos diseñados expresamente para el desarrollo de la energía eólica marina y es socio fundador de su empresa, que se creó en 2019 en Tenerife y cuenta con trabajadores con sede en Madrid y Rotterdam (Holanda), además de en las islas, ha insistido en su apuesta por ampliar objetivos y agilizar acciones en la materia como forma de sortear o contrarrestar «riesgos» de dilaciones en el proceso.

Porque se trata de un sector cuyo avance depende también de la capacidad de las empresas de adaptarse para dar respuestas industriales a sus necesidades, y al respecto, hasta ahora, «hay un mercado global que está en evolución» y ni es descartable que, si esas soluciones no están disponibles con suficiente rapidez, «se nos ralentice el desarrollo«, ha argumentado.

Con todo, el ingeniero ha opinado que «Canarias tiene capacidad de tener un rol líder en su desarrollo» y que esa «es la imagen que tiene que proyectar» hacia el exterior.

Si bien, para aprovechar esa ventaja, «tenemos que empezar ya» a adelantar las labores que permitan llegar a asumir ese papel protagonista, comenzando, según ha dicho, por un parque de dimensiones industriales proyectado en las cercanías de Arinaga, al sureste de Gran Canaria.

Como conclusión, Couñago ha sentenciado: «tenemos que empezar ya a trabajar en ese parque y a pensar en los siguientes» que se podrían crear en el archipiélago.

Acorde a algunos de sus planteamientos, el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, participante también en la sesión, ha planteado que en las islas «tenemos que tener una política de energías renovables» y procurar recuperar, en lo posible, el tiempo perdido en su desarrollo, sobre todo como forma de luchar contra la «crisis climática» del planeta.

Puesto que so n «cuestiones que llevamos oyendo y hablando desde hace 40 años sin actuar al respecto», ha señalado.

Ibarra ha matizado, no obstante, que entiende que, por fin, «ahora sí que vamos todos de la mano», autoridades y agentes económicos y sociales, y ha alabado especialmente la actual apuesta por la eólica marina off-shore, una energía en cuyo desarrollo «somos punta de lanza en Canarias», ha afirmado.