Canarias7
Carlos S. Beltrán

Cuatro investigados por el robo en una tienda de motos de Siete Palmas

Agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y de la Comisaría de Distrito Centro de Las Palmas de Gran Canaria resolvieron el robo con fuerza perpetrado en la madrugada del pasado lunes 6 de agosto en la tienda especializada en motocicletas Rider Motoshop Canarias, ubicada en la Avenida Pintor Felo Monzón del barrio capitalino de Siete Palmas.

Cuatro varones, de 45, 37, 24 y 23 años y todos ellos con antecedentes policiales, fueron identificados e investigados por su presunta implicación en dicho robo. Al menos uno de ellos está en prisión, según confirmaron ayer fuentes cercanas al caso.

Los ladrones reventaron a golpes la puerta de cristal de la tienda, al parecer con una piedra de grandes dimensiones, y, tras acceder al interior del establecimiento, se hicieron con varias chaquetas, cascos, una minimoto y un ordenador. Los presuntos ladrones se llevaron las prendas que estaban más cercanas al acceso del local, del que huyeron a toda prisa.

En el transcurso de la investigación los agentes lograron identificar varias prendas y objetos robados por los cuatro acusados a la venta en establecimientos de compraventa de artículos de segunda mano e incluso habían llegado a ofertarlos en una aplicación de mensajería instantánea.

Registro. Los agentes lograron identificar a los cuatro presuntos autores del robo y, tras solicitar la correspondiente autorización judicial, realizaron un registro en el domicilio de uno ellos, localizando gran cantidad de objetos y prendas robadas, que pudieron ser recuperados y devueltos a sus propietarios, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

Además, en el transcurso del operativo los policías lograron localizar estacionados en distintas calles de Las Palmas de Gran Canaria tres vehículos de la misma marca que presuntamente habían sustraído los encartados.

Tras comprobar que los mismos figuraban como sustraídos y una vez localizados sus legítimos dueños, estos fueron devueltos a sus propietarios.

A esto se suma el hecho de que las pesquisas apuntan también a que dos de los cuatro investigados están detrás de la autoría del robo con fuerza a una farmacia del mismo barrio capitalino a la que accedieron tras forzar el sistema de entrada y, una vez dentro del local, se dirigieron a la caja registradora, de donde sustrajeron dos mil euros en metálico.

Ante estos hechos, y junto con las pruebas recabadas durante las pesquisas, los agentes mantiene abierta la investigación para intentar aclarar si los cuatro encartados están detrás de otros robos con fuerza cometidos tanto en el citado barrio capitalino y zonas aledañas como en otros municipios de la isla. De momento, los agentes se mantienen cautos y continúan trabajando para esclarecer hasta dónde llega la espiral delictiva de los investigados.