Canarias7
eltiempo.es

Los fenómenos astronómicos de 2018

Los próximos 365 días vienen cargados de citas con el firmamento que no nos podemos perder. No todos ellos serán visibles desde España. Sin embargo, si te encuentras de viaje en otro lugar del mundo, puedes asistir a alguno de ellos. Porque como verás en este calendario de fenómenos astronómicos del 2018, nos esperan citas como eclipses solares, y muchos otros fenómenos (aunque os los presentamos de forma resumida).

Enero y febrero

Enero ha comenzado con fuerza. La noche del 1 al 2 de enero tuvimos la primera luna llena del año. Fue una superluna, y es conocida como la luna del lobo, porque era en esta época del año cuando las manadas de lobos, hambrientas, aullaban a las afueras de las aldeas. En la noche del 3 y 4 de enero también hemos tenido la lluvia de estrellas de las Cuadrántidas, aunque no ha sido muy espectacular en estas latitudes (Península Ibérica y Canarias).El mes de enero se despedirá con la segunda luna llena del año. Será, de nuevo, una superluna. Como es la segunda que sucede en un mes, se la denomina luna azul. Además, tiene el aliciente de venir acompañado de un eclipse lunar total. Por desgracia, no será visible desde la mayor parte de Europa y Sudamérica. Será visible desde la mayor parte de Asia, Australia y gran parte de la costa occidental de Norteamérica.

Febrero será un mes muy tranquilo, que solo nos va a traer un eclipse solar parcial el día 15. Por desgracia no será visible en la mayor parte del mundo. De hecho, solo se podrá ver en la Antártida y en las regiones más al sur de Chile y Argentina. Así que solo los habitantes de esas regiones podrán disfrutar del espectáculo. Dicho sea de paso, en ningún lugar del planeta será visible como eclipse total.

Marzo, abril y mayo

El mes de marzo nos traerá, de nuevo, dos lunas llenas. La primera será el día 2, la luna del gusano, denominada así porque en esta época, la tierra se ablanda lo suficiente como para que vuelvan a aparecer los característicos agujeros cavados por el gusano de tierra. El 20 de marzo daremos la bienvenida al equinoccio de primavera, a las 17:15 (horario peninsular). Finalmente Abril nos trae una cita con la lluvia de las Líridas. Será en la noche del 22 al 23. Si bien es una lluvia que no es demasiado activa (se esperan unos 5 meteoros por hora), podría ser un buen espectáculo porque el cielo, a partir de medianoche (el mejor momento de observación) estará libre de la luz de nuestro satélite. El día 30, también, llegará la luna llena, conocida popularmente como luna rosa, por marcar la llegada de las primeras flores de la primavera.

En mayo también tendremos la lluvia de estrellas de las Eta Acuáridas. Sin embargo, aunque es posible que se pueda observar alguna estrella en el hemisferio norte, es visible casi exclusivamente en el hemisferio sur. Si por casualidad estuvieses por allí, en la noche del 6 al 7 de mayo, puede producir hasta 60 meteoros por hora. La luna llena, por su parte, llegará el 29 de mayo. Será la luna de las flores, denominada así por ser el momento en el que las flores son más abundantes.

Junio y julio

Junio será un mes bastante tranquilo. Daremos la bienvenida al solsticio de verano, que se producirá el 21 de junio a las 12:07 (horario peninsular). Será el primer día de verano. Por su parte, la luna llena llegará el día 28. Es popularmente conocida como la luna de la fresa. Porque, como quizá intuyas por su nombre, indica el momento del año en el que la fruta ya estaba lista para comenzar su recogida.

Y digo parcialmente porque va a coincidir con la salida del satélite sobre el horizonte. Desde Madrid, por ejemplo, será visible justo unos minutos antes de entrar en la fase de totalidad. Eso sí, después podremos ver el resto del eclipse sin ningún impedimento. Ese mismo día, Marte también brillará con fuerza en el firmamento, al estar en oposición, es decir, plenamente iluminado por el Sol. También veremos la lluvia de las Delta Acuáridas, que producirá unos 5 meteoros por hora, en la noche del 29 de julio.

Agosto y septiembre

El 11 de agosto asistiremos al tercer eclipse parcial solar del año. En esta ocasión, será visible desde el Polo Norte, Groenlandia y el extremo más al norte de Europa y Asia. El 12 de agosto llega una de las grandes citas del año, porque llegarán las Perseidas. Promete ser una gran cita, porque desde la Península Ibérica se esperan en torno a 35 meteoros por hora y, además, la luna no va a iluminar el cielo durante gran parte de la noche.

El día 26, además, daremos la bienvenida a la luna llena del mes. Es popularmente conocida como la luna del esturión. Porque era el momento del año en el que era más fácil pescar estos peces (y otras especies) en los Grandes Lagos en Norteamérica. Hay que mencionar, que no lo he hecho hasta ahora, que la mayor parte de nombres de la luna llena proceden de la cultura de las tribus norteamericanas.

Septiembre, por su parte, será un mes relativamente tranquilo. De hecho, solo cabe destacar dos citas en este calendario de fenómenos astronómicos del 2018. Por un lado, el equinoccio de septiembre, que tendrá lugar el día 23, a las 03:54 (hora peninsular). Por otro, como no, la luna llena, que tendrá lugar el día 25. Es popularmente conocida como la luna de la cosecha, por ser la que, este año, sucede más cerca del equinoccio.

Septiembre, por su parte, será un mes relativamente tranquilo. De hecho, solo cabe destacar dos citas en este calendario de fenómenos astronómicos del 2018. Por un lado, el equinoccio de septiembre, que tendrá lugar el día 23, a las 03:54 (hora peninsular). Por otro, como no, la luna llena, que tendrá lugar el día 25. Es popularmente conocida como la luna de la cosecha, por ser la que, este año, sucede más cerca del equinoccio.

Octubre y noviembre

En octubre tendremos una cita con la lluvia de las Oriónidas. Sin embargo, este año no será una ocasión demasiado espectacular. Porque, por desgracia, va a coincidir con la luna muy cerca de su fase de luna llena, de tal manera que solo se esperan unos 5 meteoros por hora (en la noche del 21 al 22 de octubre). La luna llena, por su parte, será el día 24. Es popularmente conocida como la luna del cazador, por ser el mejor momento del año para cazar.

El 5 y 6 de noviembre tendremos una cita con la lluvia de las Táuridas. Aunque no es una lluvia especialmente activa, este año promete ser bastante interesante. Se esperan unos 8 meteoros por hora (el máximo teórico es 10), porque el cielo estará libre de la luz de la luna. La noche del 17 al 18 de noviembre también tendremos una cita con las Leónidas, si bien será una lluvia de poca actividad en el hemisferio norte.

Finalmente, tendremos una nueva cita con la luna llena. Será el 23 de noviembre. Es popularmente conocida como la luna del castor, porque es el momento en el que estos animales (y muchos otros) se activan para prepararse para la llegada del invierno. En algunas tribus, también, era el momento para colocar las trampas y cazarlos antes de que llegase el invierno y los ríos y lagos comenzasen a congelarse.

Diciembre

El fin de año será, como siempre, bastante activo. Comenzaremos con la lluvia de las Gemínidas, que podría ser la más espectacular de este año que tenemos por delante. Tendrá lugar en la noche del 13 al 14 de diciembre. La lluvia de estrellas no va a competir con la luz de nuestro satélite durante la mayor parte de la noche. En la Península Ibérica se esperan en torno a unos 75 meteoros por hora, muy superior a las Perseidas.

El 21 de diciembre, por su parte, daremos la bienvenida al solsticio de invierno. Será a las 23:23 (horario peninsular). La luna llena, por su parte, llegará el día 22. Es popularmente conocida como la luna fría, por coincidir con las noches más largas y frías del año. Además, en esa misma noche, se producirá también la lluvia de las Úrsidas. Sin embargo, no se espera mucha actividad. En torno a 5 meteoros por hora. Solo los más brillantes serán visibles, porque la luna llena oscurecerá los demás.

¡Así que esto es todo lo que nos espera en los próximos 365 días! Tenemos muchas citas interesantes, como puedes ver. Además, como siempre, habrá muchas oportunidades para observar el firmamento. Especialmente en torno a las fechas de luna nueva. Es uno de los mejores momentos del mes (de cada mes) para observar los objetos más tenues, como nebulosas, galaxias y un largo etcétera.