Canarias7
Bárbara Hernández

«No puede ser que todo siga igual»

Las Palmas de Gran Canaria

Los familiares de las víctimas del vuelo de Spanair sigue, diez años después del accidente, «peleando por lo que consideramos justo». Ayer, 20 de agosto, volvieron a homenajear publicamente a quienes perdieron la vida en aquella tragedia y manifestaron, una vez más, que su dolor no les impide seguir exigiendo responsabilidades porque «nos han condenado doblemente». El portavoz de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, Federico Sosa, indicó ayer en el acto celebrado en la Plaza de la Memoria que «154 personas murieron y no puede ser que todo siga igual, porque eso pone en peligro a todos los que utilizamos el avión»,

«Nuestro país», agregó Sosa en la lectura de un manifiesto en nombre de la Asociación, «se ha empecinado en no revisar sus sistemas, en no cuestionarse qué pasó aquel día, en no reconocer los fallos de seguridad que llevaron a la catástrofe más grave en los últimos 30 años en España».

Explicó que «la esperanza, la fe y la profunda convicción por aclarar lo que ocurrió el 20 de agosto de 2008 han marcado la trayectoria de la Asociación de Afectados, que ha logrado sobrevivir 3.650 días». Sosa dedicó unas palabras a la presidenta y «alma» de la organización, Pilar Vera, porque, dijo, «probablemente no hubiera sido posible llegar a estos diez años sin su fortaleza, liderando una lucha sin cuartel para la que no había manuales que seguir».

Comisión.

Se refirió también el portavoz a la comisión de investigación que se ha constituido en el Congreso de los Diputados -que inició sus trabajos el pasado mes de julio y los continuará en septiembre tras el parón de verano- para asegurar que «depurará responsabilidades políticas y alumbrará la oscuridad que ha ocultado las causas de una tragedia evitable».

Después de haber dedicado estos diez años a investigar qué pasó, que falló y por qué se produjo el accidente, la Asociación quiso enviar un mensaje «de esperanza y generosidad», porque «diez años sin ellos nos han hecho más vulnerables, pero también más fuertes en el compromiso con su memoria y su recuerdo». Federico Sosa afirmó que «por ellos hemos aguantado diez años de lágrimas y de lucha por la verdad y la justicia, que ansiamos encontrar en este doloroso camino».

A los actos celebrados en Las Palmas de Gran Canaria acudió ayer una nutrida representación institucional que quisieron acompañar en este aniversario a las familias. El alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, realizó una ofrenda floral y expresó el «cariño y el consuelo de todos los vecinos a los familiares porque su dolor es inmenso». Además, el cantautor Sergio Alzola, familiar directo de una víctima, estrenó una canción dedicada a «154 ángeles vivos».