Canarias7
B. Hernández/Las Palmas de Gran Canaria

La propuesta electoral del PP afectaría al 42% de las alcaldías

El 42% de los ayuntamientos canarios vería cambios en su actual grupo de gobierno si llega a prosperar la propuesta de reforma de la ley electoral que defiende el Partido Popular (PP) y que la pasada semana presentó su nueva portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat.

Según esos nuevos parámetros, por ejemplo, Nueva Canarias (NC) quedaría fuera del pacto en Las Palmas de Gran Canaria o los populares tendrían el bastón de mando en Agaete y Artenara; el PIL no cogobernaría en Arrecife o Granadilla -que dio la puntilla al acuerdo CC-PSOE- estaría unicamente en manos socialistas.

Los populares han puesto sobre la mesa una proposición de ley con la que quieren reformar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) y han diseñado un sistema mixto que otorga una mayoría reforzada pero que también apuesta por una doble vuelta si no se cumplen los requisitos, porque creen que será más fácil el consenso con esta fórmula.

De ponerse en práctica este sistema, en once ayuntamientos canarios habría cambios directos en la Alcaldía -donde no gobierna el partido que más votos sacó o no lo hace en solitario- además de otros 26 municipios en los que habría que acudir a una segunda vuelta. En once de estos ayuntamientos del Archipiélago, los actuales pactos verían modificadas sus siglas puesto que algunas de las formaciones que lo integran no pasarían a la segunda vuelta por no haber obtenido en la primera ronda el 15% del respaldo de los votantes, tal como propone la iniciativa presentada esta semana por el Partido Popular.

Con estos criterios, los conservadores ganarían tres alcaldías -dos en Gran Canaria- y Coalición Canaria otras tres, mientras que el PSOE y NC serían los grandes damnificados de la reforma de la ley electoral. Y es que los socialistas dejarían de formar gobierno en cinco municipios de Gran Canaria mientras que los nacionalistas de Román Rodríguez quedarían fuera de cuatro ayuntamientos de Gran Canaria, uno en Fuerteventura y otro en Tenerife -donde une sus siglas con una formación local). Por el contrario, accedería a una Alcaldía en solitario en La Gomera.

Propuesta. El PP pide al resto de los grupos que defienda esta propuesta -que no sólo está en su ideario, sino que responde a una demanda generalizada de los ciudadanos, que quieren que se les «devuelva» la decisión de quién ha de ser su alcalde. Insistió Montserrat en que hay que acabar con los «pactos oscuros» en los despachos entre los partidos menos votados. Los populares puntualizan que siempre han defendido que gobierne la lista más votada, mientras que el PSOE estaría a favor de un sistema de doble vuelta, por lo que con este sistema mixto esperan lograr el consenso de los socialistas.

Dolors Montserrat ha enmarcado esta propuesta de reforma electoral dentro del paquete «potente» de medidas que el nuevo PP que lidera Pablo Casado va a ir presentando a partir del próximo mes de septiembre, cuando se reanude el curso político. Recordó al respecto la portavoz popular que es la primera vez en la historia de la democracia que el partido más votado no gobierna en España.