Canarias7
Loreto Gutiérrez

El ‘efecto Casado’ se verá en las listas electorales del PP canario

Las consecuencias en el PP canario de la renovación de la dirección nacional del partido bajo el liderazgo de Pablo Casado se van a percibir «de manera notoria» en la elaboración de las listas electorales para los comicios autonómicos de 2019, que serán confeccionadas en coordinación con la dirección regional pero bajo indicaciones precisas de la órbita de Génova.

La nueva dirección popular se propone resetear la oferta electoral del PP canario con la renovación de buena parte de los candidatos, con el objetivo de «volver a ilusionar» a los votantes isleños y mejorar las perspectivas electorales para evitar una debacle en las urnas. La confección de las planchas electorales será por tanto donde más va a notar el PP canario el efecto Casado, sin que tengan que producirse necesariamente los cambios drásticos que vaticinó en un primer momento el entorno del exministro José Manuel Soria tras la clara victoria de su candidato en el congreso extraordinario.

El equipo de Casado descarta de hecho cualquier repercusión fulminante sobre el liderazgo de Asier Antona y en pocos días ha enfriado el ímpetu de quienes pedían la convocatoria de un congreso regional extraordinario, la renovación de la Ejecutiva regional para integrar al sector casadista o la sustitución inmediata de Australia Navarro como portavoz en el Parlamento canario por su apoyo a la candidatura de Sáenz de Santamaría.

La llamada a la calma de la dirección nacional no significa sin embargo que nada se vaya a mover en el PP canario, aunque se busca que cada paso sea justificado y se dé a su debido tiempo. «Casado es sincero cuando dice que a partir de ahora a nadie se le va a preguntar a quién votó», asegura el diputado por Las Palmas Guillermo Mariscal, que participó activamente en la campaña del nuevo presidente popular, «pero no va a renunciar a ejercer su liderazgo y definir su modelo de partido, y eso conlleva también cambios en las organizaciones territoriales».

Ajustes.Aunque reconoce que en el propio PP canario no ha sentado muy bien que Antona defendiera en todo momento su supuesta neutralidad al tiempo que daba su apoyo tácito a Sáenz de Santamaría, Mariscal descarta que la decisión individual del presidente regional de los populares vaya a tener consecuencias. Los ajustes que se produzcan, asegura, serán en todo caso fruto de la nueva estrategia de Casado para tratar de recuperar cuotas de poder en el ámbito estatal, autonómico, insular y municipal.

«Antona ganó las primarias y está absolutamente legitimado como presidente del PP canario, eso a nadie se le ocurre cuestionarlo», asegura Mariscal, «pero no podemos obviar que hay un nuevo presidente nacional que va a marcar una nueva acción política, y el PP canario tendrá que acomodarse al proyecto de partido de Pablo Casado, que no coincide con el que Antona tiene en la cabeza», añadió.

El presidente del PP canario, por su parte, recuerda que pese a votar por Soraya Saénz Santamaría en línea con la voluntad mayoritaria de los militantes en las islas, tras la victoria de Casado se puso «en el minuto uno» a disposición de la nueva dirección nacional con «lealtad y disciplina» y tacha de «simple ruido» las hostilidades abiertas contra él desde el entorno de José Manuel Soria.