Canarias7
Efe / Barcelona / Madrid

División separatista por la estrategia de diálogo con Sánchez

La moción, debatida este miércoles en el Congreso y que se pensaba votar este jueves, instaba al Gobierno a abrir un proceso de diálogo político con la Generalitat "sin imposiciones ni impedimentos", pero, eso sí, "en el marco de la legislación vigente". A última hora, el PDeCAT optó por retirar la iniciativa, a la vista de que no contaba con mayoría suficiente para prosperar.

El texto presentado inicialmente por el PDeCAT no hacía esa referencia al diálogo en el marco de la ley, aunque el grupo catalán se aceptó la enmienda de los socialistas en ese sentido.

El portavoz de PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, reclamó a Sánchez que tenga "la misma audacia y coraje" del expresidente Adolfo Suárez, que en octubre de 1977 decretó el restablecimiento de la Generalitat y permitió el regreso de Josep Tarradellas del exilio.

La moción pactada con el PSOE no ha sido una maniobra aislada del PDeCAT sin coordinarse con el Govern, al menos con la parte que controla JxCat, ya que la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, había justificado en rueda de prensa la operación.

Artadi ha razonado que el Govern "prioriza" el diálogo y la negociación con Sánchez para intentar pactar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, si bien "no excluye" otras vías para alcanzar su objetivo, en velada alusión a la vía unilateral.

Según Artadi, este diálogo debe servir para "buscar los caminos que creemos que ya existen", en la legislación catalana, española e internacional, para hacer posible un "referéndum acordado".

De la misma forma, el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, aseguró que la moción "no supone una renuncia, sino avanzar", porque la Constitución "permite un referéndum" y en ningún caso se "contradice" la línea del Govern.

En cambio, a quien no gustó nada la moción pactada entre el PDeCAT y el PSOE ha sido a ERC, que anunció su intención de no votar a favor de la iniciativa, porque no acepta la enmienda que habla de dialogar en el "marco de la legislación vigente". Esa negativa bastó para retirar la moción a última hora del miércoles.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, considera que el pacto con el PSOE es menos de lo ya acordado con el Gobierno y supone "un paso atrás".

Según ERC, en democracia se tiene que poder hablar "de todo", y el único límite es el respeto a los derechos fundamentales y políticos y a los principios democráticos, por lo que va a continuar trabajando por un diálogo "sin condiciones ni renuncias previas".

Tras escuchar la intervención este miércoles del diputado socialista José Zaragoza en el debate, quien aseguró que se puede hablar de todo "menos de la independencia", para ERC ha quedado claro que el PSOE "no va por esta línea" y, por eso, confirmó que no van a apoyar la moción.

La posición de ERC llevaba en la práctica a no aprobar de la iniciativa, ante el rechazo de PP y Ciudadanos y los votos a favor del PSOE, el PDeCAT, Unidos Podemos y el PNV, entre otros, si bien fuentes de la formación demócrata se mostraron convencidas de que con la abstención de los republicanos podrá aprobarse el texto por mayoría simple.

Por su parte, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, replicó al PSOE y al PDeCAT que el diálogo debe abordarse primero entre catalanes y en el Parlament, y ha criticado que el Gobierno "confunda" Cataluña con el president Quim Torra.

A las críticas a la moción se ha sumado otro componente del bloque soberanista, la CUP, que ha acusado al PDeCAT y al PSOE de "vulnerar gravemente la voluntad del pueblo".