Canarias7
Ignacio S. Acedo

Cinco puntos de nueve: saldo discreto

Cinco puntos de nueve posibles. Las cuentas, de momento, no cuadran. Y aunque únicamente se hayan disputado tres jornadas, es indudable que de esta UD se esperaba más en prestaciones y en la contabilidad de su casillero. El propio Manolo Jiménez ha reconocido aspectos a mejorar tanto en cuestiones tácticas como físicas aunque, considerando que el margen de progreso es amplio y que hay jugadores por estrenar y acoplar, el técnico andaluz relativiza su preocupación. Eso sí, si ya le descuadró dejarse puntos en casa frente al Albacete, fue un peso añadido no ganar en Zaragoza, pues otorgaba importancia a marcar diferencias desde el inicio del calendario y, de momento, no está siendo así. De hecho, si esta noche vence el Málaga al Almería, la UD se quedaría ya a cuatro puntos del conjunto andaluz. Margen salvable pero, a la vez, significativo.

No quiere Jiménez depender de otros ni andar pendiente de carambolas externas para asegurar el ascenso directo y eso pasa por enlazar victorias de manera prolongada, hasta la fecha reto pendiente. Ni siquiera un inicio de campeonato accesible sobre el papel, con dos encuentros seguidos en casa frente a adversarios más llamados a sobrevivir que a mirar hacia arriba, permitió el pleno de triunfos que se perseguía. Y en La Romareda, patinazo táctico para empezar mediante, a la UD le tocó aplicarse de lo lindo para acabar protagonizando un empate que, se reconozca o no, añade presión a la visita del próximo viernes del Nástic de Tarragona al Gran Canaria.

Si en el vestuario se asume que cada jornada traerá máxima responsabilidad por las aspiraciones mayúsculas que se tienen, luego de enlazar dos partidos sin ganar la cuestión cobra una magnitud más pronunciada. Claro que todos han empezado el camino avisados de que en este proyecto no hay excusas y encajan de buen grado la urgencia generada a las primeras de cambio. En esta UD la vida será así hasta lograr el ascenso.