Canarias7
Kevin Fontecha

Juegos Olímpicos

Canarios en el Olimpo

El deporte canario comenzaba a curtir al combinado nacional para competir en los Juegos Olímpicos. Y, en el año 1984, fueron cinco los isleños que representaron a España en Los Ángeles. José Luis Doreste, Luis Doreste, Roberto Molina, Manuel Doreste y Joaquín Molina. Todos ellos lo hicieron en vela. Asimismo, el grancanario Luis Doreste y el lanzaroteño Roberto Molina se colgaron el metal más brillante, al conseguir el primer puesto como pareja. Impecables, regalaron el único oro al país.

Desde el nacimiento de este periódico se han disputado nueve Juegos Olímpicos, en los que destacan el que acogió Barcelona, en el año 1992. España batió su propio récord de medallas en la Ciudad Condal, cosechando un total de 22 metales (13 oros).

Ya en los Juegos de Seúl 88 -cuatro años más tarde-, vuelve a haber un grueso de representantes canarios en el olimpo del deporte. Un total de 12 embajadores buscaban reinar y, pese a que va-rios casi lo consiguen, tan solo José Luis Doreste se colgaba la medalla dorada al cuello. Único oro insular y nacional. Y, de nue-vo, en vela. «Un canario, se encuentre donde se encuentre, siempre busca el mar», reza el dicho popular en las islas y, el regatista verificó la teoría volando sobre el agua en la clase Finn. Así fue como aupó a España y colaboró, con un éxito rotundo, al pobre bagaje español en Corea del Sur.


En 1992, la competición se jugaba en casa. Barcelona acogía los Juegos, que se celebraban por primera y única vez en el país. Con 22 medallas -13 oros, 7 platas y 2 bronces-, el casillero nacional rozó la excelencia. Los deportistas no fallaron y batieron el récord -hasta la actualidad- de metales. Patricia Guerra, Domingo Manrique y Luis Doreste, quien conseguía su segundo oro -tras el de Los Ángeles-, añadían a su excelso palmarés el tesoro dorado. Tres grancanarios que situaron el nombre del archipiélago en boca de todos y, dieron visibilidad a la hegemonía gobernante en vela. Un cuatrienio más tarde, cruzando el charco, Fernando León tomó el relevo para convertirse en el último deportista insular en conseguir la medalla más valiosa en el siglo veinte.


Con el cambio de centuria, ya en 2000, el currículum canario se quedó en blanco hasta los juegos de Pekín (2008). El paso por Sidney, donde, con una participación de 15 deportistas insulares -mayor número hasta la actualidad-, fue gris. Ni siquiera en vela, competición fetiche, donde hubo siete representantes del archipiélago, pudo evitar la hecatombe. Al igual que en Atenas, donde el combinado nacional sobresalió, casi igualando el récord de Barcelona -sumando 19 medallas-, pero en donde los atletas de la tierra bañada por el océano Atlántico no corrieron la misma suerte.


El primer metal cosechado en el siglo veintiuno lo atrapó Thaïs Henríquez en Pekín (2008). La atleta bailó sobre el agua, encandilando, junto a sus compañeras, al jurado. Una plata justa y merecida en natación sincronizada. Pero el plato fuerte llegaba cuatro años más tarde.

Londres 2012 fue el apogeo canario. Los deportistas del archipiélago abrazaron el sobresaliente, acariciando el cielo con la yema de sus dedos, obteniendo 5 medallas de las 17 que conquistó el representativo español. Repetía Henríquez en natación sincronizada (bronce). Marta Mangué y Eli Chávez quedaban, también, en tercera posición en balonmano femenino. Mientras que Nicolás García se colgaba la plata en taekwondo y El Chacho Sergio Rodríguez se estrenaba con la selección de baloncesto con una plata para la posteridad. Asimismo, el jugador tinerfeño añadía cuatro años más tarde a su palmarés, en Río, el metal de bronce.

El archipiélago ha nutrido siempre al combinado nacional, sobre todo en el deporte de la vela, donde los isleños han sido bastante solventes y han contribuido con muchas medallas. Luis Doreste es el único que ha conseguido dos metales de oro.

Campeones que serán recordados
Historia viva y patrimonio del deporte canario. Héroes que recogieron un premio al esfuerzo y a la constancia y que, sin duda, serán recordados siempre en el archipiélago. Además, telegrafían el camino para que los más jóvenes puedan seguir su estela, sabiendo que es posible llegar a lo más alto.


CANARIAS7 se volcó con cada una de las hazañas logradas por estos once intrépidos atletas, cubriendo y honrando sus méritos. Épicas victorias que son el triunfo de todas las islas. Cada ciudadano tembló y juntó fuerzas para alzar esos metales. Y, todavía a día de hoy, hay quienes siguen brindando por el reinado canario en el olimpo del deporte.


Sin ir más lejos, este periódico logró reunir el pasado 27 de julio a Domingo Manrique, Patricia Guerra y Luis Doreste, medallistas de oro en vela.