Borrar
Peter Goes
Lo que el pasado le enseña al presente

Lo que el pasado le enseña al presente

«Sin la comprensión de la historia es imposible dar sentido a la actualidad»

Viernes, 20 de noviembre 2020, 23:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los hallazgos arqueológicos y la documentación de los archivos reales y generales nos permiten saber, en muchos casos, cómo vivían los primeros humanos que habitaron la Tierra hace millones de años. Así es como descubrimos, por ejemplo, que entre 700.000 y 200.000 años atrás, el Homo heidelbergensis, un antecesor nuestro, fue el primero en construir chozas y salir a cazar armado con una lanza, o que en la Edad de Bronce (en torno al 3.500 a. C) el ser humano ya poseía conocimientos científicos y astronómicos, como demuestra la colocación de las piedras gigantes de Stonehenge de acuerdo con las posiciones de los astros celestes.

También es así cómo averiguamos que los egipcios se preocupaban por su salud dental y se lavaban los dientes, al igual que nosotros, aunque con una pasta dentífrica muy distinta a la nuestra (a base de cáscaras de huevo y pezuñas de buey trituradas, aderezadas con pimienta molida); que nuestra forma de medir el tiempo proviene del sistema sexagesimal que utilizaban los sumerios, o que uno de los primeros «periódicos» fue el Acta Diurna romana, donde las noticias estaban escritas en piedra en lugar de en papel.

Son algunas de las curiosidades que incluye la nueva edición del libro 'La Línea del Tiempo' (MAEVA Young), escrito e ilustrado por Peter Goes, un volumen de gran formato que recoge hitos de la evolución humana a través de los descubrimientos e inventos que se han ido desarrollando a lo largo de los siglos. El uso de la piedra para hacer lanzas en el Paleolítico, el desarrollo de la trigonometría durante el Califato de los Abasíes, la invención de la pólvora en el siglo IX , la instalación de los primeros semáforos en el XIX, del carrito de la compra en los años 30 o la aparición de Youtube en 2005, son algunas de los acontecimientos aquí recogidos, entre muchos otros.

Todos ellos son datos interesantes, pero sobre todo importantes para poder hacernos una idea de cómo los humanos del pasado han moldeado nuestro presente y nos han dado muchas de las herramientas que a día de hoy nos resultan imprescindibles.

La escritura, por ejemplo. ¿Sabía que yo no podría haber escrito este texto, ni usted podría estar leyéndolo, si hace 3.300 a. C. los sumerios no hubiesen desarrollado la escritura pictográfica, que precedió a la escritura actual? Además, si el británico Tim Berners-Lee no hubiera inventado la World Wide Web en 1989, la posibilidad de leerlo desde su ordenador o su movil sería impensable.

Aprender con espíritu crítico

«La historia no son fases que se cierran de forma estanca. Cada período histórico influye en el siguiente, y así sucesivamente. Por eso, sin la perspectiva y la comprensión del pasado es imposible tener una visión crítica del presente ni se le puede dar sentido a la actualidad», expresa Pablo M. Orduna, profesor de Historia Moderna del Grado de Humanidades de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

«La historia puede ayudar a explicar los fenómenos contemporáneos. ¿De dónde vienen las tensiones en el Medio Oriente? ¿Por qué algunas cosas son tabú en un país y no en otro? Usando el pasado puedes explicar, examinar críticamente o poner en perspectiva muchos hechos contemporáneos», añade Goes.

Noticia Relacionada

El problema es que existen algunos obstáculos en el conocimiento del ayer. El primero de ellos, que no estuvimos allí. «La historia se está reescribiendo continuamente. Los historiadores profesionales intentamos reproducir el pasado de la manera más fiel posible para que sirva a las generaciones presentes y futuras, pero la disciplina evoluciona con los nuevos descubrimientos. Cuando no existe información suficiente lo que hacemos es una interpretación o acercamiento a lo que pudo pasar. De ahí que haya estudios de hace 50 años que ya no son válidos, porque no sabían muchas de las cosas que conocemos actualmente», explica Javier Ilundain Chamarro, profesor-tutor de Historia Medieval en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Pamplona y La Rioja. Además, los humanos somos seres subjetivos, por lo que «hasta el historiador más científico transmite una visión personal a su análisis del proceso histórico», subraya Orduna. El otro inconveniente es que, comúnmente, se tergiversa la historia con fines partidistas.

Entonces, ¿no es posible conocer el pasado de forma objetiva? «Es posible conocerlo de forma honesta, gracias al trabajo de historiadores que se basan en una metodología más allá de sus creencias políticas», dice Illundain. «El trabajo del historiador profesional da una garantía. Tengo compañeros que están en una posición política opuesta a la mía, pero sus estudios son perfectamente válidos, aunque discrepemos en nuestra reflexión final».

Otro aspecto destacable es la forma de enseñarla. La tradición nos muestra que en el estudio de la historia en los centros educativos la memorización ha jugado un papel muy relevante. El deseo de ambos historiadores es que evolucione hacia un aprendizaje con espíritu crítico, pues solo así se consigue «una verdadera comprensión de los procesos históricos».

Imágenes del libro 'La Línea del Tiempo' (MAEVA Young). Peter Goes
Imagen principal - Imágenes del libro 'La Línea del Tiempo' (MAEVA Young).
Imagen secundaria 1 - Imágenes del libro 'La Línea del Tiempo' (MAEVA Young).
Imagen secundaria 2 - Imágenes del libro 'La Línea del Tiempo' (MAEVA Young).

«Evidentemente, tiene que haber una parte memorística, como en cualquier disciplina, pues te da unos fundamentos previos necesarios a la realización de cualquier juicio, pero el conocimiento memorístico por sí mismo no aporta prácticamente nada», destaca Ilundain. De hecho, este es un debate muy actual, pues en las pruebas de la EBAU (antigua Selectividad), se está valorando eliminar los comentarios de texto.

«Dicha discusión nos habla de qué tipo de enseñanza de la historia queremos dar. El comentario de texto exige una reflexión que se fundamenta en conocimientos previos adquiridos mediante la memoria, pero que requiere del espíritu crítico del alumno. No incluirlo implica ir hacia un aprendizaje puramente memorístico que, posiblemente, los alumnos olvidarán al día siguiente de haber terminado los estudios de bachillerato», lamenta el docente de la UNED.

Un conocimiento más global

La historia, además, suele escribirse y estudiarse desde una perspectiva única, principalmente la Occidental o la Oriental. «Para los europeos tiene más sentido estudiar Grecia y Roma, que nos afecta directamente porque está en los fundamentos de nuestra civilización, que China, la India o las civilizaciones prehispánicas. Estudiarlo todo es imposible, aunque cada vez se va más en la línea de ampliar horizontes y de que los estudiantes puedan tener una visión histórica más global», declara Ilundain.

De hecho, el libro de Peter Goes incluye información sobre épocas que muy pocos estudiamos en la escuela, como las civilizaciones del valle del Indo, la de Caral-Supe o las primeras dinastías chinas. «Al recopilar la información para mis libros intento tener en cuenta otras culturas, pero es difícil quitarse esas gafas occidentales. También, las cosas que parecen menos importantes a primera vista, como la moda o la pintura, a veces pueden dar una mejor imagen de un período de nuestra historia. Cuantas más conexiones puedas hacer con diferentes disciplinas y culturas, mejor», expresa el autor.

Uno de los inconvenientes de conocer la historia de forma global es que no siempre hay información disponible. «Los griegos y los romanos nos dejaron un legado enorme de documentación. Sin embargo, de Rusia no tenemos prácticamente nada hasta el siglo X, por lo que es muy difícil estudiarlos más allá de lo que nos aporta la arqueología», sostiene Illundain.

Algunos hitos históricos

  • Paleolítico Los barcos se usan desde hace 800.000 años y el instrumento musical más antiguo es una flauta que tiene 42.000 años.

  • Mesolítico Las agujas para fabricar ropa ya se utilizaban y estaban hechas de hueso.

  • Neolítico Se inventó la rueda.

  • Mesopotamia Se inventó en Sumeria la escritura pictográfica más antigua del mundo que, con el tiempo, daría lugar a la escritura cuneiforme de hoy.

  • Egipto Se impulsó la navegación marítima con la puesta en marcha de los primeros faros.

  • Grecia El griego Tales de Mileto descubrió la electricidad estática.

  • Roma Se construyeron letrinas públicas. El papel higiénico de la época era un palo con una esponja húmeda.

  • Edad Media Los chinos inventan la pólvora en el siglo IX y Johannes Gutenberg la imprenta en 1440.

  • Siglo XVI Se crearon los primeros relojes portátiles.

  • Siglo XVII Se formuló la ley de la gravedad y la teoría heliocéntrica.

  • Siglo XVIII Se inventó la máquina de vapor, el pararrayos, la hiladora multibobina y el diapasón.

  • Siglo XIX Se tomó la primera fotografía y se inventó la programación, los semáforos, el teléfono, las películas y la bombilla.

  • Siglo XX Se presentó la primera televisión, se descubrió la penicilina, se instaló el primer parkímetro y se desarrolló la web.

  • Siglo XXI Apareció Facebook, Wikipedia y Youtube y se obtuvo el ADN humano más antiguo. Continuará...

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios