Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de abril
Uno de los espacios del restaurante. Juan Carlos Alonso
El restaurante Jardín Canario dice adiós este domingo tras una emocionante etapa de doce años
Gastronomía

El restaurante Jardín Canario dice adiós este domingo tras una emocionante etapa de doce años

Los socios que explotaban la concesión se despiden con la satisfacción de haber logrado posicionar durante tanto tiempo un lugar muy querido en Gran Canaria

José Luis Reina

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 26 de marzo 2024, 13:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Es uno de los restaurantes con más encanto de Gran Canaria, de eso no cabe duda alguna. Y lo es porque, después de una gran etapa de doce años, donde un grupo de empresarios recuperaron el restaurante del Jardín Canario, convirtiéndolo en un espacio a la altura del entorno que lo acoge, este destino se convirtió en un clásico de cientos de familias que celebraban sus momentos especiales ahí, donde la gastronomía canaria se fusionaba con un sobrecogedor e imponente paisaje.

«Ha sido una experiencia de doce años muy gratificante y especial. Cuando nosotros cogimos la concesión, hace doce años y medio, nos encontramos con un espacio que llevaba años cerrado, por el que nadie se había preocupado mucho. Lo cogimos con la máxima ilusión del mundo, lo fuimos arreglando, pusimos a punto los almacenes, restauramos los salones, le dimos un impulso a la oferta gastronómica, arreglamos y añadimos baños... y creamos la terraza, que se ha convertido en el espacio favorito y más especial del restaurante», apunta uno de los socios, en una entrevista con este periódico.

Terraza del restaurante.
Terraza del restaurante. Juan Carlos Alonso

En este emblemático lugar, son incontables las anécdotas y los buenos momentos que los fieles comensales vivieron. «Se convirtió, por méritos propios, en un escenario vital para mucha gente. Aniversarios, pedidas de mano, eventos, comidas familiares... miles de personas guardan aquí un momento especial, y no hay un espacio como este en la isla, por lo que decimos adiós a una larga etapa con cierta emoción y nostalgia, pero con el placer de haber formado parte de esta historia y de haber recuperado un lugar tan especial», declara el socio del restaurante, donde trabajaban unas 27 personas.

¿Fin a la actividad hostelera?

¿Y qué pasará ahora? Pues esa es la gran pregunta. «Nos hemos enterado, y así nos lo han confirmado, que han desafectado la terraza del restaurante, lo que supone que el nuevo concesionario sólo optará a explotar el restaurante, desapareciendo la terraza. Es totalmente anacrónico que el jardín botánico más grande de España saque a concurso un restaurante sin jardín, sin terraza. No tiene sentido», lamenta el grupo de empresarios que lo explotaban hasta ahora. «Sustraer a los ciudadanos de ese espacio duele, porque no están teniendo en cuenta los deseos de los propios clientes. Es una de las terrazas más especiales que existen y, si nada cambia, desaparecerá».

Noticia relacionada

Aunque otros de los escenarios que se contemplan, aunque de esto no hay confirmación oficial, es que no salga a concurso una nueva concesión que continúe con la actividad hostelera, y que la casa que ahora acoge el restaurante pase a formar parte de la actividad investigadora del Jardín Botánico Viera y Clavijo.

Diferentes estancias dentro del restaurante. / Juan Carlos Alonso
Imagen principal - Diferentes estancias dentro del restaurante. / Juan Carlos Alonso
Imagen secundaria 1 - Diferentes estancias dentro del restaurante. / Juan Carlos Alonso
Imagen secundaria 2 - Diferentes estancias dentro del restaurante. / Juan Carlos Alonso

Las pautas de consumo en hostelería desde la pandemia han cambiado, es evidente, y los espacios abiertos le han ganado la partida a los interiores. «Por eso parece un tanto incongruente que el nuevo concurso público del Cabildo de Gran Canaria no permita a los nuevos inversores poder ofrecer la terraza, en un espacio, además, que es uno de los mayores reclamos del negocio», apuntan, insistiendo en que «haber consolidado una clientela en un lugar como este no ha sido una labor fácil, hemos hecho muchas mejoras y lo hemos dado todo. Lo único que nos gustaría, por el cariño que le tenemos al restaurante Jardín Canario, es que la terraza no desaparezca, y que desde la institución pública rectifiquen».

Al parecer, el principal problema, según señalan desde la parte concesionaria, está en que los miembros del Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin) desean poder utilizar el espacio donde se ubica la terraza para poder pasar con los vehículos, «en lugar de utilizar la entrada que tienen habilitada para ello, de ahí que desde el Cabildo se quiera desafectar este espacio en el nuevo concurso».

Entrada al restaurante Jardín Canario.
Entrada al restaurante Jardín Canario. Juan Carlos Alonso

Un mercadillo de despedida

Más allá de esta polémica, los socios salientes reiteran el buen sabor de boca que les deja esta etapa, y lo quieren compartir con los clientes de una manera muy especial. «Desde este viernes, a partir de las once de la mañana, y hasta el domingo, vamos a montar un mercadillo con todo lo que está dentro del restaurante. Muebles, lámparas, manteles, copas... todo lo que tenemos aquí, que hay cosas muy chulas, lo podrán tener nuestros clientes en sus casas, porque además lo vamos a poner a precio de saldo. Es una manera original para que se queden con un bonito recuerdo».

Este mercadillo, que promete experimentar un éxito arrollador, será el colofón final a una emocionante etapa gastronómica, que finalizará oficialmente el próximo lunes.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios