Uno de los platos de Arcos de La Laguna. / C7

Arcos de La Laguna: sabor a Segovia en pleno corazón de Gran Canaria

Este célebre restaurante es un oasis de buen producto y buen hacer.

CANARIAS7 Valleseco

Las Jornadas de los Asados de Medianías, que se celebra hasta el 3 de julio, supone un auténtico deleite de producto donde destaca el icónico restaurante Arcos de La Laguna, en Valleseco. Allí, además de las carnes frescas de las medianías de Gran Canaria, el feliz comensal podrá disfrutar con dos platos ganadores que atrae a miles de peregrinos del buen comer: lechazo y cochinillo, todo un homenaje a la cocina segoviana en la isla que aquí preparan a la perfección.

La pequeña Segovia

El alma máter en cocina de Arcos de La Laguna, Fran Rodríguez, ha diseñado una potente carta que se ha consolidado como una propuesta muy singular y atractiva en la isla. «Desde hace 23 años la filosofía del negocio es cocina segoviana y de medianías. Convertir a Valleseco en una pequeña Segovia, y poco a poco lo hemos conseguido». Y desde luego su carta no da lugar a ningún tipo de dudas.

Reconoce que la pandemia le afectó, pues el factor humano, «que es lo más importante en un negocio», como reconoce, se vio muy debilitado. Pero ahora, y tras el éxito de las Jornadas Segovianas y de las de los Asados de Medianías, el restaurante vuelve a coger velocidad de crucero, para gran alegría de todos.

El cochinillo, uno de los platos estrella del restaurante. / C7

«Siempre he querido que esto sea la pequeña Segovia en Gran Canaria. La gente viene a comer cochinillo y salen encantados». Fran, que lleva en primera línea muchos años y es un hombre optimista y alegre, celebra que su joya de la corona vuelva a vivir momentos de gloria, «gracias a los numerosos eventos que están siendo un éxito» la gente se está volviendo a reencontrar con Arcos de La Laguna.

Un entorno único

En un entorno privilegiado, con un más que acogedor comedor y una cómoda zona de aparcamientos, las verdes vistas invitan a una desconexión plena mientras el hedonista festín hace el resto. «Vamos a seguir mejorando todo lo posible para ser el referente en la isla. Hemos tenido aquí a grandes jefes de cocina de Segovia, que todos jubilados han seguido pasando por aquí, y eso es una muy buena señal». Además, todo eso acompañado por una generosa oferta de vinos que duermen en una preciosa bodega que merece la pena ver.

Un restaurante para sorprender y dejarse sorprender. ¡Buen provecho!