Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 20 de abril
El PP se disputa con PSOE, Vox y Junts tres escaños del voto desde el extranjero

El PP se disputa con PSOE, Vox y Junts tres escaños del voto desde el extranjero

El voto CERA puede ser llave y decantar la balanza a favor de los populares en Madrid, Cantabria y Girona

Lunes, 24 de julio 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El 23-J aún está en tiempo de descuento y el PP está muy pendiente de cómo se reparten los últimos escaños en juego. Es decir, los que proceden del recuento de votos de los españoles residentes en el extranjero, conocido como voto CERA. Este comenzará a más tardar este viernes 28 de julio, como regula el artículo 75 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General. Actualmente hay algo más de dos millones de españoles en este registro y la mayoría de ellos viven en Argentina, Francia, Estados Unidos y Cuba.

¿Cuánto puede mover este resultado el reparto final de escaños? Según el escrutinio final, que se conocerá, previsiblemente, el 1 de agosto, el voto extranjero puede decantar la balanza del lado de los populares en circunscripciones como Girona, Cantabria y Madrid.

Según los datos oficiales del escrutinio facilitados por el Ministerio del Interior, en la circunscripción catalana el partido que lidera Alberto Núñez Feijóo se ha quedado a 363 votos de arrebatarle el último escaño a Junts per Catalunya, mientras que en Cantabria, el PP se ha dejado por el camino 428 papeletas que han ido a parar a Vox. Incluso en Madrid, los populares podrían quitarle un diputado al PSOE si consiguiese 1.738 votos más que los socialistas.

Y es precisamente en estas circunscripciones donde la diferencia de votos perdidos respecto a la población en el extranjero que vota en esta provincias pueden ser clave.

Hay otras siete provincias –Albacete, Castellón, Cuenca, Las Palmas, Lleida y Málaga–donde el voto de los españoles residentes en el exterior puede cambiar cuando se contabilicen sus papeletas, aunque las posibilidades son más reducidas porque la diferencia entre los partidos afectados es mucho mayor.

De hecho, si se cruza el censo CERA respecto al voto 'llave', las provincias con mayor probabilidad de que el escaño cambie de signo se reducen a Madrid, Coruña, Barcelona, Pontevedra y Asturias.

  1. Gobernabilidad

Con el actual resultado, la suma de PP y Vox alcanza los 169 diputados, a los que podrían unirse UPN y Coalición Canaria, ambos con un representante. Esa eventual alianza alcanzaría los 171 escaños, mientras que el PSOE (122) con sus socios (31 de Sumar, 7 de ERC, seis de EH Bildu, cinco de PNV y uno de BNG) sumaría 172, uno por encima del otro bloque. En este caso, Junts tendría en la abstención la llave de la gobernabilidad.

Sin embargo, si el PP obtiene el escaño madrileño, y contando con esa hipotética suma, se colocaría en 172 y el PSOE en 171. Y si logra además sumar el de Girona a este espacio podría dar 173 frente a 171. Y en ese escenario al partido de Pedro Sánchez no le bastaría la abstención de Junts y necesitaría el sí.

Según los datos oficiales del escrutinio facilitados por el Ministerio del Interior, en la circunscripción catalana los populares se han quedado a 363 votos de arrebatarle el último escaño a Junts, mientras que en Cantabria, el PP se ha dejado por el camino 428 papeletas que han ido a parar a Vox. Incluso en Madrid, el PP podría quitarle un diputado al PSOE si consiguiese 1.547 votos más que los socialistas. Una aritmética que se antoja clave para la gobernabilidad en el caso de que el PSOE retroceda a 121 representantes en el caso de que el PP sume otro en Madrid y Junts pierda uno de sus siete escaños.

  1. La letra pequeña del 23-J

Los titulares que dejaron las elecciones generales del domingo dejaron claro que el Partido Popular se impuso cómodamente en las circunscripciones que reparten entre tres y cinco escaños y que se disputaba cara a cara con el PSOE. Sin embargo, la formación que encabeza Feijóo no lo hizo con la rotundidad que habían vaticinado las encuestas ni cumplió con las expectativas del candidato.

Sí cumplió con lo previsto en Galicia, donde el expresidente de la Xunta venía presumiendo de cuatro mayorías absolutas, pero pinchó en provincias clave como León, Valladolid, Cáceres, Badajoz, Huelva, Ciudad Real, Jaén, Albacete, Castellón, Guadalajara, y La Rioja, donde empató a escaños con el PSOE.

Y es que si se pone la lupa sobre la letra pequeña resultante de la voluntad de las urnas, el análisis electoral posterior arroja dos conclusiones. La primera, que a los populares les ha costado un mayor número de votos traducir en escaños esos últimos apoyos en liza que al PSOE. En concreto, 12.800 papeletas frente a las 8.000 que han necesitado los socialistas para conseguir un representante.

Y la segunda, que esos 200.702 votos que ha recibido el PP y que se han quedado en papel mojado en la asignación de los últimos diputados representan 16 escaños que han ido a parar casi a partes iguales a PSOE y Vox.

El partido capitaneado por Pedro Sánchez ha arrebatado al PP siete asientos en la Cámara baja, los que les corresponden a las circunscripciones de Burgos, La Rioja, Baleares, Pontevedra, Lleida, Murcia y Madrid. Y los de Abascal han ganado seis diputados a costa del PP en Ciudad Real, Huelva, Jaén, Valladolid, Guadalajara y Cantabria. Los tres escaños restantes se han ido a Sumar en Córdoba y Sevilla y a Junts per Catalunya en Girona.

En el lado contrario, el PSOE solo ha necesitado 104.525 papeletas para hacerse con los últimos doce escaños: los cinco del PP citados anteriormente más uno en Burgos y otro en La Rioja, dos de Vox en León y Albacete, dos de Sumar en Navarra y Santa Cruz de Tenerife y el de Soria Ya, que se queda sin representación en el Congreso.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios