Vela - Clase Snipe

«Esperábamos ganar, pero ser subcampeones es magnífico»

12/08/2017

En cuanto a las condiciones climatológicas que encontraron en la bahía coruñesa, Gustavo afirma que les habría gustado que hubiese un poco menos de viento.

ETIQUETAS:

El patrón Gustavo del Castillo que, junto a su hermano y tripulante Rafael, se proclamó subcampeón mundial de la clase Snipe en la competición disputada en aguas de La Coruña, ha reconocido a Efe que se habían preparado para ganar el evento, aunque ha resaltado que el subcampeonato conquistado -tras el equipo de Puerto Rico- es magnífico.

"Nos queda un regusto amargo porque en la última regata estábamos a solo tres puntos de los líderes, pero ellos navegaron muy bien, con mucha velocidad, y fueron superiores. Nosotros estamos contentos con el campeonato que hemos hecho porque navegamos muy bien y fuimos regulares durante todos los días, al igual que los ganadores", indica.

"Sí es cierto que hay un sistema clasificatorio que es injusto en mi opinión, porque los dos primeros días de regatas se hacen unas previas y al final de esos días solo cuenta cómo va la clasificación general, sin contabilizar todas las pruebas que has hecho, y el que lo hace mal en esos dos días solo tiene otros tres más para arreglarlo un poco", señala.

En cuanto a las condiciones climatológicas que encontraron en la bahía coruñesa, Gustavo afirma que les habría gustado que hubiese un poco menos de viento.

"Tanto mi hermano Rafa como yo somos una tripulación ligera, ya que no pasamos de 1,70 de estatura, y nos viene mejor poco viento, y salvo el primer día los restantes hubo bastante, lo cual benefició a otras tripulaciones con más poderío físico", manifiesta.

Del Castillo ha dicho que no sabe si regatear con su hermano "aporta un plus", si bien ha admitido que "en los momentos difíciles igual es más fácil que te apoye él que un amigo".

Gustavo, que este año cumplirá 40 años, afirma que forma un "buen equipillo" con Rafa, de 38, pues el pasado año fueron campeones de Europa, y ahora logran el subcampeonato mundial en una embarcación en la que él es quien manda como patrón, aunque bromea al señalar que cuando están en familia igual cambia esa historia.

Los hermanos Del Castillo no tienen previsto pasarse a otra clase en la que poder competir para intentar estar en la próxima Olimpiada de Tokio.

"Ambos ya tenemos una cierta edad y somos padres de familia. Además, yo soy funcionario y mi hermano Rafa es autónomo, y para preparar una olimpiada debes estar dedicado al 100% a la vela", dice.

Por lo que respecta al capítulo de agradecimientos por el subcampeonato, ambos lo dedican a sus respectivas familias, porque sufren su ausencia cuando ellos entrenan y viajan, a los compañeros de Snipe de la isla y al Club Náutico por su apoyo, a su entrenador, Óliver Bravo de Laguna, y a Fernando Medina, que les ayudó en la puesta a punto del barco.

Feliz por este nuevo logro en su exitoso y extenso palmarés, Gustavo del Castillo, patrón asimismo del Tomás Morales de Vela Latina Canaria, se permite bromear al afirmar que no aumentará su caché por llevar la caña del histórico bote tras la consecución de este subcampeonato mundial.