El presidente de la FEF, Luis Rubiales. / efe

Polémica

«Graves desprecios» de Rubiales a Valencia, Sevilla y Villarreal

«Son los equipos que peor me caen», escribió durante una conversación privada con su padre el presidente de la FEF, que también llama «patético» al Atlético y a quien los clubes menospreciados exigen una rectificación «y pedir disculpas públicamente»

AMADOR GÓMEZ Madrid

El Valencia, el Sevilla y el Villarreal condenaron este martes «los graves desprecios» hacia los tres clubes por parte de Luis Rubiales, quien, según una conversación privada por WhatsApp con su padre publicada por 'El Confidencial', habla de sus preferencias futbolísticas y falta al respeto a dichas entidades. El Valencia, el Villarreal y el Sevilla exigen una rectificación al presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) y «pedir disculpas públicamente a las tres instituciones y a sus aficionados». Más tarde, 'El Confidencial' publicó otro mensaje de Rubiales preguntando a su padre por el Atlético de Madrid, utilizando una expresión despectiva. «¿Y el patético? ¿Dónde?», pregunta el máximo dirigente de la FEF. «Me dan pena, porque son unos cenizos. Gil me cae bien y Cerezo creo que es un carota», responde el padre de Luis Rubiales.

«A ver si nos cepillamos a los palangana (apodo despectivo con el que es conocido el equipo hispalense) estos», escribió Rubiales durante el partido Real Madrid-Sevilla de Liga (2-1) disputado en enero de 2020 en el Santiago Bernabéu, donde el árbitro Martínez Munuera anuló un gol a Luuk de Jong que provocó la indignación del club andaluz, a través de su director deportivo, Monchi, muy crítico con el colegiado de aquel encuentro. Según los mensajes desvelados este martes por 'El Confidencial', el Sevilla, el Valencia y el Villarreal son los equipos «que peor» le caen al máximo dirigente de la FEF, organismo encargado de designar a los árbitros de la Liga.

«Son el segundo equipo que peor me cae de todos», escribe Rubiales. Su padre añade junto a unos emoticonos de risa: «Sí. Y a mí. Valencia y Sevilla». Entonces, Rubiales afirma. «A mí en este orden Villarreal, Sevilla y Valencia». Pocas horas después, los tres clubes emitieron de forma conjunta un comunicado denunciando que «las conversaciones en las que se habla con tal agravio, animadversión y arrogancia hacia las tres instituciones son inaceptables viniendo de una persona que ostenta un cargo de tal responsabilidad y que debe velar por igual por los intereses de todos los clubes del fútbol español».

Después de la nueva polémica protagonizada por Rubiales cuando el presidente de la FEF se enfrenta a una denuncia en los tribunales tras su acuerdo con Gerard Piqué por la Supercopa de España en Arabia Saudí, los tres clubes muestran su «enorme preocupación por las posibles consecuencias que puede suponer su actitud» hacia estas entidades. Valencia, Sevilla y Villarreal consideran que «el comportamiento de Rubiales no contribuye a la transparencia de la competición».

Pepe Castro, «otro capullo integral»

Durante la comprometida conversación revelada por el medio que destapó el escándalo de la Supercopa, el padre de Luis Rubiales lanza también una dura crítica al presidente del Sevilla, Pepe Castro. «Otro capullo integral. Con la prepotencia de la sevillanía, que se creen que son lo mejor del mundo. Payaso. Que les vayan dando. ¡Que les vayan dando!», escribió presuntamente al presidente de la FEF. Rubiales respondió entonces riéndose y haciendo referencia a una acción del Real Madrid-Sevilla: «Me estarán poniendo fino por el VAR».

Los nuevos mensajes difundidos -en este caso en el ámbito privado- que dañan aún más la imagen pública de Rubiales, marcaron este martes la asamblea de LaLiga, durante la cual el Valencia, el Sevilla y el Villarreal no ocultaron su malestar con el presidente de la FEF, para manifestarse públicamente con un comunicado de condera al «desaire» y la «falta de respeto» del dirigente canario hacia dichas entidades «y, lo más importante, hacia el sentimiento de sus aficiones».

Rubiales, nacido en Las Palmas de Gran Canaria pero criado en Granada, fue futbolista del Guadix, el Mallorca B, el Lleida, el Xerez, el Levante y el Alicante, antes de convertirse en presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), desde donde, al ganar las elecciones el 17 de mayo de 2018, dio el salto a la presidencia de la FEF para acabar con los 28 años de mandato de Ángel Villar. Cuando 'El Confidencial' reveló los polémicos audios de la Supercopa de Arabia, Rubiales denunció que su móvil había sido hackeado.

Como consecuencia de los nuevos whatsapp publicados, Rubiales se ve de nuevo inmerso en una nueva polémica con el Valencia, que decidió denunciar a la FEF por el reparto económico tras el traslado de la Supercopa a Arabia Saudí, al considerarlo injusto. El Valencia todavía mantiene un litigio con la FEF a causa de los pagos de la Supercopa de 2020, cuando el club de la capital del Turia disputó la competición tras conquistar la Copa un año antes. El organismo federativo acordó abonar al Valencia 2,5 millones de euros, frente a los 4,5 para el Atlético y los seis para el Real Madrid y el Barcelona. El club blanco al final percibió diez millones como vencedor de la edición disputada en Yeda.