Luis Rubiales, presidente de la FEF. / FOTO: Efe | VÍDEO: EP

Tribunales

Rubiales, acorralado por Anticorrupción

La Fiscalía investiga por presunta prevaricación al presidente de la FEF, a quien el CSD exige dar explicaciones por grabar a altos cargos del Gobierno

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Luis Rubiales se encuentra acorralado por la Fiscalía Anticorrupción, que este jueves abrió una investigación contra el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) por el polémico contrato firmado con Gerard Piqué para trasladar la Supercopa de España a Arabia Saudí. Rubiales también deberá responder ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) después de que el Gobierno le haya exigido dar explicaciones por haber grabado conversaciones privadas con altos cargos del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Entre otros, con el exministro de Cultura y Deporte José Guirao, y con la anterior secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano.

El actual presidente del CSD, José Manuel Franco, envió este mismo jueves una contundente carta a Rubiales, en la que muestra su preocupación por «la reiterada publicación de informaciones periodísticas que apuntan a presuntos comportamientos irregulares» en una gestión «que puede perjudicar la imagen y el buen nombre» de la FEF. «Es muy conveniente que proporciones a la opinión pública los datos de que dispongas para mitigar la inquietud que algunas informaciones han generado», reclama José Manuel Franco a Luis Rubiales. Tal y como ha revelado 'El Confidencial', el máximo dirigente de la FEF grabó en secreto a miembros del Gobierno, y también al presidente del sindicato de futbolistas (AFE), David Aganzo, que ya ha anunciado «medidas legales» contra Rubiales. Una vez que explotó el escándalo de la Supercopa de España y, tras la denuncia interpuesta hace un mes por el presidente del Centro Nacional de Formación de Entrenadores de Fútbol (Cenafe), Miguel Ángel Galán, Anticorrupción procederá a presentar una querella contra Rubiales en los tribunales o archivará su investigación.

Denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción por «una supuesta corrupción entre particulares, corrupción en los negocios, administración desleal, prevaricación administrativa y un supuesto delito de cohecho», Rubiales atraviesa su momento más delicado al frente de la FEF desde que se convirtió en presidente hace justo cuatro años. La denuncia de Miguel Ángel Galán, quien fuera azote de Ángel Villar y no dejó de batallar en los tribunales contra el dirigente vizcaíno que acabó en la cárcel, también alcanza a la FEF, Gerard Piqué y la empresa que preside el futbolista del Barcelona, Kosmos.

«Legalidad de todos sus movimientos»

También se acusa en la denuncia que ya investiga Anticorrupción el pago «presuntamente irregular» de 3.100 euros mensuales por parte de la FEF del alquiler de «un piso de lujo» de Rubiales en el centro de Madrid. Sin embargo, lo que realmente ha puesto contra las cuerdas a Rubiales ha sido el escándalo de la Supercopa, con una comisión de 24 millones de euros para Piqué -abonada por Arabia Saudí-, y unos comportamientos presuntamente ilegales, con grabaciones clandestinas que han llevado al Gobierno a intervenir.

Amenazado ahora por una querella judicial y presionado por el Ejecutivo, Rubiales anunció este jueves que «en aras de la transparencia y con el fin de colaborar con la justicia, la FEF se ha personado ante la Fiscalía Anticorrupción, poniéndose a su disposición para facilitar la documentación que precise o aclarar cualquier aspecto que se le solicite». «La FEF mantiene firme su postura a propósito de la legalidad de todos sus movimientos, ante las acusaciones vertidas en una campaña de desprestigio sin precedentes sobre el presidente de la FEF y su equipo. La Federación colabora y colaborará con todos aquellos órganos que soliciten información para demostrar que todas las acusaciones responden a un relato forzado para confundir a la opinión pública y tratar de acabar con el presidente de la FEF», insiste el organismo federativo a través de un comunicado.