Lanzarote baja a nivel 2 y Gran Canaria y Tenerife pasan a un nivel 2 «reforzado»

Tras la celebración del Consejo de Gobierno celebrado este jueves, el Ejecutivo ha anunciado las nuevas medidas sanitarias adoptadas para cada isla.

José Luis Reina/ EFE
JOSÉ LUIS REINA/ EFE Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias ha acordado que Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura, islas donde reside el 90 % de la población de Canarias, sigan en nivel 2 de alerta covid (semáforo naranja), pero con restricciones reforzadas, porque «no se conforma» con la estabilización de sus datos.

El portavoz del Gobierno, Julio Pérez, ha recordado que se han inmunizado con las dos dosis de la vacuna en Canarias a 60.000 personas, y que se alcanzarán en las próximas horas las 200.000 vacunas administradas. Es por ello por lo que, si las previsiones se cumplen, se logrará el objetivo de vacunación para el verano.

Por su parte, el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, ha destacado que «las islas que se encuentran en nivel 1 tienen una condición envidiable, dentro del drama. En Lanzarote ha habido una evolución tremendamente positiva, después de unos momentos muy duros». Además, Trujillo ha querido tener palabras de admiración para el personal sanitario de la isla y la población en general, por su comportamiento durante el nivel 4 de alerta.

Las medidas reforzadas para Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura consisten básicamente en un adelanto del toque de queda, de las 23.00 a las 22.00 horas, y en una reducción de los aforos autorizados en las reuniones privadas y negocios de hostelería de seis a cuatro personas.

Se adelanta el toque de queda, se reducen los aforos y el número de personas en grupos

En palabras del titular de Sanidad, en esas tres islas va a regir desde las 0.00 del lunes «casi un nivel 3», pero con dos diferencias importantes: Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura se libran por ahora de un cierre perimetral y no se prohíben las actividades de interior que vetaría el semáforo rojo (hostelería y gimnasios).

También habrá reducciones de aforo en otras actividades, que se perfilarán en el decreto correspondiente, pero no se va a suspender el deporte federado de ámbito regional e insular, como hubiera ocurrido de activarse en esas islas la alerta de nivel 3.

Los dos consejeros han explicado además que el endurecimiento de las restricciones en esas islas responden, además, a una intención de preparar a Canarias para el periodo vacacional de final de mes, en el de Semana Santa, en el que es previsible que la movilidad de los ciudadanos dentro de Canarias aumente.

El Gobierno canario espera que si llega algún turismo en Semana Santa será solo interior y extranjero, porque toda la península estará sujeta a cierres perimetrales. Y la semana próxima analizará cómo será la movilidad interna en las islas y entre islas.

Todo ello, ha precisado Trujillo, siempre que ninguna isla suba a nivel 3, lo que implica que quedaría cerrada, salvo a para los desplazamientos esenciales marcados en la legislación.

Previsiones positivas de vacunación

En cuanto a la vacunación, el portavoz del Ejecutivo ha señalado que entre este jueves y el viernes se alcanzará la cifra de 200.000 dosis administradas, con unos 60.000 canarios ya inmunizados (con la pauta de dos inyecciones ya cumplida), una cifra que ha considerado significativa, aunque «modesta» (4,5 % de la población diana).

Pérez ha dicho que, si las previsiones de llegada de suministros anunciadas por el Gobierno de España y la Comisión Europea se cumplen, Canarias mantiene que podrá conseguir sus objetivos de vacunación a lo largo del verano, lo que a su vez prepararía el terreno para una reactivación «segura» del turismo.

A este respecto, el titular de Sanidad ha añadido que las nuevas partidas ya comprometidas permitirán alcanzar «velocidad de crucero» en la administración de vacunas en abril, con la llegada además de una nueva monodosis, la de Johnson & Johnson, autorizada este jueves.

Durante la rueda de prensa, Blas Trujillo ha defendido que, durante este periodo de pandemia, Canarias ha sido la comunidad que más actividad ha mantenido por sí misma dentro de las restricciones, pese al impacto enorme que supone el freno al turismo.

De hecho, ha señalado que si en este momento hay comunidades que tienen mejores indicadores de Canarias, es porque vienen de casi dos meses de cierre perimetral y parón casi general de sus actividades.