Los productos frescos son los que más encarecen la cesta de la alimentación. / JOSÉ LUIS CARRASCO

Los vecinos de la capital pagan un 8% más por hacer la compra que los de las diez grandes ciudades españolas

Un estudio de la OCU señala que Las Palmas de Gran Canaria tiene la cesta de la compra más cara de toda España

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Otro clavo más en el ataúd de la recuperación económica. Al impacto de la destrucción de empleo por los efectos de la pandemia, se suma que Las Palmas de Gran Canaria tiene la cesta de la compra más cara de España. Según un estudio dado a conocer este lunes por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los vecinos de la capital tienen que pagar un 30% más que los de Coia (Vigo) -donde se encuentra el hipermercado más barato del país- por llenar su despensa con los mismos productos.

El informe anual sobre los supermercados determina que los vecinos de la capital grancanaria tienen que pagar alrededor de un 8% más que los ciudadanos de las diez grandes ciudades españolas. Con los datos de la OCU, la compra de un palmense es un 7% más cara que la de un madrileño; un 5% superior a la de un barcelonés o un bilbaíno; un 12% mayor que la de un valenciano o un sevillano; y hasta un 13% más onerosa que la de un murciano.

Con estos datos, las diferencias salariales con la Península y el aumento de precios (2,8% de media) registrado por los supermercados en el último año, se entiende algo mejor que las organizaciones humanitarias estén desbordadas -durante la pandemia, la petición de ayuda para necesidades básicas se triplicó en Cáritas- y que el Ayuntamiento palmense haya gastado más de dos millones de euros en bonos de alimentación para facilitar que más de 13.000 personas puedan hacer la compra.

El elevado coste de los productos frescos explica en buena medida la carestía de la alimentación en la ciudad

El podio de las ciudades más caras de España se completa con Palma de Mallorca (todavía un 2% más económica que Las Palmas de Gran Canaria) y Barcelona (un 5%). Los supermercados más baratos de todo el país están en Jerez de la Frontera (17% más barato que la capital grancanaria), Teruel (14%) y Zamora (15%).

Las Palmas de Gran Canaria también marca diferencias con Santa Cruz de Tenerife, donde llenar el carro de la compra es un 9% más económico. Aún así, la capital tinerfeña sigue siendo más cara que ciudades como Sevilla, Zaragoza, Valencia o Murcia.

Por comunidades autónomas, Castilla y León, Murcia, Extremadura, Asturias, Galicia y Andalucía son las más baratas, mientras que Cataluña, País Vasco, Canarias y Baleares son las más caras.

El análisis que realiza la OCU analiza los precios de alimentación y droguería e higiene en una cesta formada por 229 productos de diversas categorías que incluyen alimentos frescos (carne, pescado, frutas y verduras), envasados, higiene y droguería, tanto de marcas líderes en su segmento como de marca blanca.

Imagen de archivo de un ciudadano haciendo la compra.

El estudio de supermercados de OCU refleja la subida de precios que han tenido los productos de alimentación y droguería. Comparados con los precios recogidos en 2019, un 64% de los productos que componen la cesta OCU se encareció. Las subidas fueron especialmente elevadas en el caso de los productos frescos, que llegan al 4% y donde destacan especialmente las frutas y verduras. Los productos de marca de fabricante han subido de media un 2%, frente a los productos de marca blanca que son los únicos que en conjunto han bajado, un 0,3%.

En el caso de Las Palmas de Gran Canaria, lo que castiga al consumidor es la cesta de alimentos frescos. De hecho, dos de los seis supermercados más caros de España están en la capital grancanaria en lo referente a este tipo de productos. Los tres primeros están en Madrid, el cuarto se localiza en Alcobendas y los dos siguientes se encuentran en el distrito palmense de Ciudad Alta. La media del precio de los productos frescos en nuestra ciudad es un 58% superior a la del supermercado más económico en este tipo de alimentos, que se encuentra en Murcia.

En cuanto a la cesta sin productos frescos, el precio medio en Las Palmas de Gran Canaria es un 24% superior al del establecimiento más económico de todo el país, que en este caso vuelve a ser el de Vigo.

OCU advierte también de que cada vez se compra más a través de internet. Al respecto, las marcas analizadas son también más baratas que los supermercados de nuestra ciudad: en torno a un 8% más económico.

Imagen de Mercalaspalmas. / Juan Carlos alonso

Puede ahorrar 1.520 euros al año cambiando de súper

A pesar de que los precios subieron en el último año, el análisis realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) demuestra que si se acierta en la elección del supermercado, cada comprador podría ahorrar una media de 1.520 euros al año. Esto supone un ahorro muy por encima del nivel medio del país, que es de 971 euros.

Con ello, el consumidor palmense tiene más posibilidades que otros en conseguir un ahorro importante si elige los establecimientos más baratos. De este modo, Las palmas de Gran Canaria es la sexta ciudad que presenta mayores posibilidades de ahorro. En este aspecto, solo se ve superada por Madrid (3.226 euros anuales de ahorro potencial), Alcobendas (2.690 euros), Barcelona (1.965 euros), Gerona (1.631 euros) y Badalona (1.572), de acuerdo con los datos de la organización de consumidores.

Los 1.520 euros anuales pueden llegar a representar una cifra importante de ahorro para el bolsillo de los vecinos de la capital grancanaria. Si se tiene en cuenta que el gasto anual en productos alimenticios puede rondar los 5.200 euros al año, el hecho de conseguir ese ahorro supone mantener en poder del consumidor aproximadamente el 27% de esa cantidad. Sería darle la posibilidad de comprar casi tres meses más con el mismo dinero.

En internet se puede lograr todavía un ahorro mayor si se presta atención a los precios. En este caso, la OCU calcula que la cifra alcanza los 2.068 euros.

En la capital grancanaria, la zona baja es la que concentra los supermercados con productos más asequibles, mientras que en Ciudad Alta se localizan algunos de los más caros.