El perro Rambo juega con uno de los trabajadores municipales. / C7

21 días claves en la vida de Rambo

El Ayuntamiento capitalino tiene tres semanas para devolver a sus dueños el perro que se escapó en Schamann si no quiere verse obligado a llevarlo al albergue

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

Rambo salió del albergue insular de animales de Gran Canaria rumbo a Schamann. Fue dado en adopción. Sin embargo, por algunos golpes que da la vida, su dueño legal no pudo quedárselo y se lo entregó a un amigo sin hacer el traspaso de titularidad en la base de datos de Zoocan, el registro canario de identificación animal.

Un día el perro se escapó y fue rescatado por el nuevo grupo de Protección Animal de la Policía Local. Desde ese momento, se ha intentado localizar al propietario, pero todos los esfuerzos han resultado infructuosos.

Ahora, el Ayuntamiento trata de encontrar al dueño o alguien cercano que pueda hacerse cargo del perro antes de verse obligado a devolverlo al albergue insular de Arucas.

«Al tener microchip tenemos que mantener el perro en nuestra instalaciones durante el periodo legal, que son 21 días laborables, antes de llevarlo al albergue y que se pueda dar en adopción», explicó el concejal de Salud Pública y Protección Animal, Luis Zamorano.

Investigación en los barrios

«En estos 21 días seguimos intentando localizar al dueño, vamos por el barrio a ver si alguien conoce al perro y nos puede dar información», añade, «esto de ir a preguntar a los barrios también lo hacemos con los perros que no tienen microchip».

En este caso, los animales acaban antes en el albergue, pero aún así los trabajadores de Salud Pública tratan de averiguar quiénes son sus dueños para que puedan recuperarlos cuanto antes.

En el albergue permanecen hasta que son adoptados ya que los sacrificios están prácticamente erradicados. «En este caso creo que se adopta fácil porque es un perro muy dócil», explica el concejal Zamorano.

15 perros abandonados

La historia de Rambo y la lucha contrarreloj para evitar que regrese al albergue fueron conocidas este martes durante la presentación del nuevo grupo de protección animal de la Policía Local, que es pionero en las islas.

Según los datos aportados por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a través de una nota de prensa, desde su puesta en marcha, el equipo ha logrado salvar a más de una decena de animales en situación de maltrato, interviniendo en 11 casos que han conllevado denuncias, y en otros 15 de abandono.

También se han realizado 15 intervenciones por agresiones entre perros o de perro a una persona.

Microchips y vacunas

Desde febrero, se han tramitado 238 propuestas para sanción por incumplimiento de la ordenanza municipal de Protección y Tenencia Animal.

Entre los motivos, destacan especialmente carecer de microchip de identificación y no tener en vigor la vacunación, seguido de llevar al animal suelto o no limpiar los excrementos.

Entre estas multas, 26 son por incumplimiento de la normativa de perros potencialmente peligrosos.

El importe de las multas

Si se trata de sanciones de carácter leve, estas van desde los 30 a los 150 euros.

Las graves, entre las que se encuentran no tener identificado al perro o carecer de vacunación van desde los 150 a los 1.500 euros.

Y las muy graves, donde se sitúa el maltrato y abandono, llegan hasta los 15.000 euros.

De perros a cerdos

La Policía Loca ha realizado, desde que se puso en marcha en febrero el nuevo grupo especializado en animales, 465 actuaciones relacionadas con perros (282), gatos (55), y otros animales (128) como gallos, carneros, hurones, caballos o cerdos.

En los casos más frecuentes en los que ha trabajado este grupo especializado destacan los casos de perros sin identificar, así como situaciones de maltrato.

En cuanto a la convivencia, e ntre las incidencias más frecuentes se encuentran los excrementos o los ladridos.