Canarias7
Europa Press / Madrid

Hallan una nueva conexión entre el olfato y la memoria

De acuerdo con los investigadores, los hallazgos ofrecen una nueva perspectiva sobre cómo se representan los sentidos en la memoria, y podrían explicar por qué la pérdida de la capacidad de oler se ha reconocido como un síntoma temprano de la enfermedad de Alzheimer.

"Nuestros hallazgos demuestran por primera vez cómo los olores que hemos experimentado en nuestras vidas se recrean en la memoria. En otras palabras, hemos descubierto cómo puedes recordar el olor del pastel de manzana de tu abuela cuando entras a su cocina", detalla Afif Aqrabawi, del Departamento de Biología Celular y de Sistemas en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Toronto, y autor principal del estudio, publicado en la revista 'Nature Communications'.

Al examinar la conexión del olfato y la memoria en ratones, Aqrabawi y Junchul Kim, del Departamento de Psicología de la Universidad de California (Estados Unidos), descubrieron que la información sobre el espacio y tiempo se integra dentro de una región del cerebro importante para el sentido del olfato, aún poco conocida, conocida como núcleo olfatorio anterior (AON, por sus siglas en inglés).

"Cuando estos elementos se combinan, se forma una memoria de qué-cuándo-dónde. Por eso, por ejemplo, es posible recordar el olor del perfume de una persona (el qué) cuando recuerdas tu primer beso (cuándo y dónde)", explica Aqrabawi.

Para indagar en la función del núcleo olfatorio anterior, Aqrabawi y Kim diseñaron una serie de pruebas para analizar las preferencias de los ratones para olfatear nuevos olores. "Prefieren pasar más tiempo oliendo un nuevo olor que el que les es familiar. Cuando pierden esta preferencia, está implícito que ya no recuerdan el olor aunque lo hayan olfateado antes, por lo que continúan oliendo algo como si fuera la primera vez", argumenta.

Examinando la estructura y función de la AON, los investigadores descubrieron una ruta neuronal previamente desconocida entre esta zona y el hipocampo, una estructura crítica para la memoria y la representación contextual, y muy implicada en la enfermedad de Alzheimer. Así, descubrieron que podían imitar los problemas de memoria de olores observados en pacientes con Alzheimer al desconectar la comunicación entre el hipocampo y la AON.

Mientras que los ratones cuya conexión permaneció intacta se abstuvieron de regresar a lugares familiares para oler olores que ya no eran noveles, aquellos con esta vía desconectada volvieron a oler olores previamente olidos por períodos de tiempo más largos.

"Demuestra que ahora entendemos qué circuitos en el cerebro rigen la memoria para el olfato. El circuito ahora puede usarse como modelo para estudiar aspectos fundamentales de la memoria humana y los déficits de memoria de olores observados en enfermedades neurodegenerativas", avanz Aqrabawi.