Canarias7
Ignacio S. Acedo (Enviado especial) Funchal / Porto santo (Madeira)

Otra joya de Binter: Porto Santo

Madeira ha vuelto a ser elegida como la mejor isla del continente europeo por quinta vez en los últimos seis años. Y hasta en dos ocasiones fue distinguida como la más exclusiva del planeta. Convertida en destino emergente, ya alcanzado el listón del millón y medio de turistas al año, una oferta alojativa por encima de las 30.000 camas repartidas en complejos hoteleros de primer nivel, y bajo las excelencias que le brindan sus espacios naturales únicos (dos tercios de su geografía están declarados como área protegida), la tierra que vio nacer a Cristiano Ronaldo, su celebridad más universal, disfruta de un momento de crecimiento y previsiones favorables jamás visto.

En este entorno de abundancia creciente tiene Binter un matiz protagonista indiscutible. Trece años atrás, en 2005, la compañía aérea apostó por Madeira como su primera ruta internacional junto a Marrakech (Marruecos). Y su frecuencia de vuelos con destino a este enclave oceánico de Portugal no ha parado de crecer. «Creímos en Madeira y el tiempo no ha hecho otra cosa que darnos la razón», reconoce Laura Torres, ejecutiva de la marca en el área de expansión internacional. Desde el pasado 5 de junio, Binter ya opera con dos vuelos diarios desde Funchal, con sus correspondientes vueltas, a Porto Santo, la otra isla que compone el archipiélago de Madeira (Desiertas y Salvajes, las restantes, son enormes montículos sin habitantes y ni son consideradas en los mapas de las agencias de viajes). A 50 kilómetros al norte de su capital administrativa, Porto Santo amplía las bondades y atractivos de un entorno en el que se da «la mezcla perfecta», como considera Torres y avalan sus premios internacionales, para convertirse en la joya del Atlántico junto a Canarias. Los expertos no ven competencia excluyente entre Madeira y Canarias para mantener el principal motor de sus economías («hay pastel para todos si se mantienen unos parámetros de evolución sostenible y armónica», sostienen con rotundidad) e, incluso, consideran que el beneficio mutuo puede ser mayúsculo por la proximidad que tienen en el mapa. Y el papel interviniente de Binter, tendiendo puentes de contacto, termina por cerrar la cuadratura del círculo.

Las conclusiones que sacan las autoridades lusas no pueden ser más provechosas, números auditados en mano. Al habla Marta Henriques, directora de de la Asociación de Promoción de Madeira: «Que Porto Santo vaya a disfrutar de los servicios de Binter multiplicando hasta por cuatro su anterior oferta de conectividad aérea desde Funchal es una noticia de impacto decisivo en dar más valor a nuestra marca y asentar nuestro posicionamiento a nivel mundial».

«Casi treinta especies de cetáceos migrantes pasan por nuestras aguas, disponemos de una reserva de focas monje, un amplísimo calendario de pruebas deportivas de prestigio europeo y que abarcan todo el año por nuestra cálida climatología, circuitos de caminos y senderos, condiciones naturales excepcionales y programas lúdicos en mar y tierra para brindar a nuestros visitantes una experiencia única. Nuestra oferta gastronómica, los caldos que ofrecemos de los viñedos propios, y fiestas autóctonas de gran tradición histórica amplían un catálogo impecable. Como dice nuestro eslógan en las redes sociales, Madeira no necesita palabras. Vengan y juzguen ustedes», insiste Henriques, quien valora los planes urbanísticos ya puestos en marcha para tener mayor capacidad alojativa «sin perder la esencia, la identidad y el respeto al medio ambiente».

«Nuestro sello distintivo está en brindar lo mejor que tenemos, que es mucho, añadiéndole la hospitalidad, seguridad, cercanía y serenidad que ofrecen nuestras gentes. Paisajes y anfitriones, los dos de la mano. Una fórmula que, ya he comprobado, también se aplica en Canarias», añade la promotora local.

Madeira y Porto Santo, unidos a diario por un servicio a la altura de los nuevos tiempos, el que brinda Binter, refuerzan su candidatura a seguir siendo actores principales en el mercado del Reino Unido y Alemania, sus principales caladeros junto a la demada interna, aunque países como Dinamarca, Francia, Suecia, Polonia y Rusia comienzan a asomar con fuerza en sus listados turísticos.

«Madeira y Canarias son tierras hermanas. Compartimos muchas tradiciones y hasta palabras que hemos hecho nuestras. A la posición geográfica común también unimos intereses coincidentes en materia de turismo y de expectativas económicas y de crecimiento. Binter se ha posicionado de una manera clara y decidida en su vocación de servicio y, desde que inauguramos los vuelos a Porto Santo, hacemos más visible, si cabe, nuestro compromiso con las islas. Es la primera vez que una compañía no portuguesa unirá los dos puntos neurálgicos de Madeira, lo que para nosotros supone un nuevo desafío que, día a día, queremos superar con la mejor nota para consolidar el prestigio que tenemos dentro y fuera de Canarias. Porque Canarias también sale beneficiada de esta nueva oferta en los itinerarios al unirla a la ya disponible con Funchal», finaliza Laura Torres, concisa en recalcar lo que es un nuevo acto de canariedad lejos de casa.